ESTILO DE VIDA

Así es como tu cuerpo distingue entre 100 calorías de kale vs. comida chatarra

Una prueba más de la inutilidad de contar las calorías.

07/11/2017 12:02 PM CST | Actualizado 07/11/2017 1:06 PM CST

No todas las calorías se crean igual.

Tu cuerpo procesa de forma diferente las calorías que provienen de ciertos alimentos, dependiendo de si el alimento (y sus ingredientes) es rico o pobre en nutrientes. Kelly Hogan, una directora de nutrición clínica y wellness del Centro Dubin para el Cáncer de Seno del hospital Mount Sinai, ayuda a explicar porqué ciertos alimentos, como el kale, se procesan de forma diferente en nuestros cuerpos que alimentos ricos en azúcar, como algunos cereales. Hogan dice que lo relevante es enfocarse en la densidad nutricional de los alimentos.

"Un tazón (de 100 calorías) de kale con un huevo te va a dar proteína de alta calidad, fibra, y una gran variedad de vitaminas y minerales como la A, C, Ka, folato, etc.", dijo Hogan. "Un tazón de (100 calorías) de cereal rico en azúcar no te va a dar los mismos nutrientes de calidad. Además, el hecho de que sea bajo en proteína y fibra y alto en azúcar puede detonar tus niveles de azúcar en la sangre, lo que te provocarás más antojo de dulces o harinas refinadas durante el día".

Y añade: "Es muy fácil comer de más cuando ingieres estos tipos de alimentos debido a las fluctuaciones en la sangre y al hecho de que por lo general no te llenan tanto".

Getty

Podrás darte cuenta de que padeces un ataque de azúcar en la sangre si experimentas irritabilidad, mareos, debilidad o una enorme sensación de hambre", asegura.

De ahí deriva el "término 'hangry' (una mezcla de las palabras 'hungry' y 'angry' que en inglés significan 'hambre' y 'enojo'), que es una señal de que nuestros niveles de azúcar en la sangre son bajos y necesitamos comer algo. Por ello, a menudo nos cuesta trabajo concentrarnos y hay ocasiones en que nos morimos de sueño", explica Hogan. "El cuerpo manifiesta psicológicamente antojos por algo dulce o harinoso cuando el nivel de azúcar es bajo porque estos son los alimentos que pueden subirlo rápidamente".

Para evitar este crash, trata de comer alimentos ricos en nutrientes, como frutas, vegetales, proteínas magras, leguminosas, granos, semillas y lácteos (en el sitio del Centro para el Control de Enfermedades puedes encontrar información gráfica sobre la densidad alimenticia en algunos ingredientes). A Hogan le gusta llamarlos "alimentos completos", aunque también hay otro término para ellos: "carbohidratos complejos".

"Se trata de carbohidratos a los que el cuerpo le toma más tiempo descomponer en azúcar porque tienen estructuras químicas más densas y complejas en comparación con el azúcar", dice Hogan "Son una fuente más sustentable de energía que no elevará el nivel de azúcar tan rápido como los azúcares simples".

No importa lo que hagas, sólo no asumas que algunos alimentos contienen "calorías vacías" o los etiquetes como alimentos "buenos" o "malos".

"Etiquetar a los alimentos así fomenta una cultura de las dietas y una relación dañina con la comida", dice Hogan. "En una dieta rica en alimentos completos, hay espacio suficiente para alimentos menos densos en nutrientes, pero deliciosos, como el pastel".