INTERNACIONAL

Trump dice que el tiroteo mortal de Texas no es un problema de armas, sino de salud mental

"Este es un problema de salud mental al más alto nivel".

06/11/2017 5:40 AM CST | Actualizado 06/11/2017 5:47 AM CST
Kiyoshi Ota/Getty Images

El presidente estadounidense, Donald Trump, respondió al tiroteo masivo que ha dejado más muertos en la historia de Texas, diciendo que era resultado de un "problema de salud mental" y no de de las leyes laxas de control de armas en el país.

El lunes, durante una conferencia de prensa en Tokio, Japón, dijo que era "un poco temprano" para entrar en la discusión sobre el control de armas.

"Esto no es un tema de armas", dijo Trump, observando que una persona en la multitud disparó al atacante y lo obligó a huir. "Esto es un problema de salud mental en el más alto nivel. Es una situación tan, pero tan triste".

El presidente despertó el lunes en la mañana en Japón con la noticia de que un atacante solitario había abierto fuego a feligreses de una pequeña iglesia bautista en la parte rural de Texas, matando al menos a veintiséis personas e hiriendo a otras veinte. La edad de los muertos y heridos va de los cinco a los setenta y dos años de edad.

Mientras respondía preguntas de la prensa en Tokio, el presidente se refirió al atacante, al que múltiples reportes identifican como Devin Patrick Kelley de 26 años de edad, como un "individuo muy trastornado"

"ÚLTIMA HORA: Trump llama el tiroteo de Texas "un problema de salud mental al más alto nivel". Dice que el atacante estaba trastornado".

"Trump sobre tiroteo en Texas y control de armas: 'Creo que la salud mental es su problema aquí'".

"Trump sobre tiroteo en Texas y control de armas: 'Es muy temprano para entrar en eso' "Él dijo lo mismo después del tiroteo masivo en Las Vegas".

"El presidente (@POTUS en twitter), durante la conferencia de prensa, trae al tema el tiroteo en la iglesia de Texas. Pregunta: ¿Quién hubiera pensado que una cosa como esta podría pasar?".

Noticias/Trump sobre el tiroteo en Texas: 'esto no es un tema de armas. podríamos entrar en eso' pero es un poco temprano, dice. Se enfoca en salud mental".

El atacante acusado era un exmiembro de la Fuerza Aérea de Estados Unidos desde 2010 hasta su despido en 2014. Fue juzgado en un consejo de guerra en 2012 por agresión contra su cónyuge y su hijo, según un portavoz de la USAF.

Temprano por la mañana, Trump usó su cuenta en Twitter para enviar sus oraciones a la gente de Sutherland Springs, en Texas, antes de dar su declaración oficial sobre el tiroteo como lo haría más tarde en una reunión con empresarios líderes estadounidenses y japoneses en Tokio.

"Deseo que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en la escena. Estoy monitoreando la situación desde Japón".

Esta nota se publicó originalmente en la edición estadounidense, HuffPost US.