INTERNACIONAL

Mohamed bin Salmán: el príncipe heredero que sacude Arabia Saudita

El hijo del rey saudí Salmán bin Abdulaziz, ha sorprendido al mundo con movimientos arriesgados para un país conservador.

06/11/2017 4:29 PM CST | Actualizado 06/11/2017 4:32 PM CST
Reuters

Vientos de cambio soplan en el reino de Arabia Saudita, desde el nombramiento el 21 de junio del príncipe heredero: Mohamed bin Salmán.

A sus 32 años, el hijo del octogenario rey saudí Salmán bin Abdulaziz, ha sorprendido al mundo con movimientos arriesgados para un país conservador como Arabia Saudita.

El último movimiento que ha sacudido el reino se dio este fin de semana, después de que detuvieran a once príncipes, incluyendo al multimillonario Al Walid bin Talal, así como cuatro ministros, en lo que las autoridades describieron como una operación anticorrupción, mientras que poderosos miembros de la realeza, como el jefe de la guardia real, fueron despedidos.

Para algunos, lo del fin de semana más que combate a la corrupción es una manera de contrarrestar a la oposición. "

Los despidos y detenciones sugieren que el príncipe Mohamed, más que formar alianzas, está ampliando su rígido control para contrarrestar la oposición", dijo a la AFP James Dorsey, de la Facultad de Estudios Internacional S. Rajaratnam de SIngapur.

Los saudíes esperan ahora la apertura de salas de cine y mayores ofertas de ocio, prohibidas desde hace tiempo por los medios conservadores.

Reuters
El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, Masayoshi Son, Presidente de SoftBank Group y Christine Lagarde, Directora General del Fondo Monetario Internacional (FMI) asisten a una conferencia en Riyadh, Arabia Saudita, el 24 de octubre de 2017.

Los cambios promovidos por Mohamed sugieren una reestructuración sin precedentes en Arabia Saudita, pues el príncipe Mohamed está sacudiendo un modelo de gobierno que ha gozado de consenso en la familia real, al tiempo que amasa un poder extraordinario.

"La estructura de gobierno dinástico establecida durante las últimas décadas se está reestructurando en un sistema monárquico más centralizado", dijo a la AFP Jane Kinninmont, del grupo Chatham House.

Para algunos llamó mucho la atención que en un país como Arabia Saudita, en donde rara vez la monarquía ventila lo que sucede al interior, haya habido un operativo de gran envergadura como el del fin de semana pasado.

"Los príncipes son marginados en privado y los funcionarios son degradados silenciosamente. La defenestración (ventilación) figurativa de personajes públicos como el Príncipe Alwaleed bin Talal podría ser una señal de que el príncipe heredero está enviando un mensaje a potenciales rivales al trono", sugiere un análisis de la revista estadounidense The Atlantic.

Una Arabia Saudita "moderada y tolerante"

Mohamed es el principal responsable también de la decisión en septiembre de levantar la prohibición de conducir para las mujeres saudíes, un hecho aplaudido por Occidente, pero que enfrentó serias críticas en el reino.

El príncipe Mohamed también logró que el reino comenzara a abrirse a las artes, y por primera vez, las mujeres pudieron participar en septiembre en unas celebraciones de la fiesta nacional en un estadio de Riad.

Uno de los mayores obstáculos que podría enfrentar el príncipe heredero es en el terreno religioso. El 24 de junio, durante una conferencia en Riad, Mohamed bin Salmán abogó por un islam "moderado y tolerante", y se comprometió a "destruir al extremismo muy pronto".

"Volvemos a lo que éramos antes, un país con un islam moderado, tolerante, abierto al mundo y a todas las otras religiones", declaró el príncipe

"Queremos tener una vida normal. Una vida en la que nuestra religión significa tolerancia y bondad", añadió.

El príncipe Mohamed, hijo del octogenario rey saudí Salmán, consideró que la monarquía saudí había abandonado la moderación en 1979 con el crecimiento de corrientes religiosas extremistas.

"El 70% de la población saudí tiene menos de 30 años y, francamente, no vamos a pasar 30 años más de nuestra vida aceptando ideas extremistas y vamos a destruirlas ahora".

"Vamos a destruir el extremismo muy pronto", insistió el príncipe, cuyas palabras provocaron aplausos de los asistentes a la conferencia de Riad.

Con información de AFP.