ENTRETENIMIENTO

Julianna Margulies asegura que Steven Seagal y Harvey Weinstein intentaron acosarla

"No sé cómo conseguí salir de la habitación de este hotel", ha afirmado sobre un desagradable encuentro con Steven Seagal.

06/11/2017 12:18 PM CST | Actualizado 06/11/2017 12:20 PM CST
Slaven Vlasic via Getty Images

La actriz Julianna Margulies, de 51 años, ha añadido sus desagradables experiencias con Harvey Weinstein y Steven Seagal al aluvión de acusaciones de acoso y abuso sexual que está sacudiendo Hollywood.

En una entrevista el viernes en la emisora SiriusXM, la protagonista de The Good Wife habló sobre dos encuentros con Seagal y Weinstein en los inicios de su carrera.

Margulies contó que cuando tenía 23 años una directora de casting la envió a ver a Seagal a las diez de la noche para leer una escena. La directora obvió las objeciones de la actriz ofreciéndole pagarle el taxi y prometiéndole que estaría presente. Sin embargo, cuando Margulies llegó, se encontró a solas con la estrella de las películas de acción.

"Me la jugó", dijo Margulies sobre la mujer que organizó la audición. El encuentro con Seagal pronto se volvió amenazante, recordó la actriz. "Se aseguró de que viera su pistola. Nunca había visto una en la vida real", confesó. "Salí ilesa de allí... no sé cómo conseguí salir de la habitación de ese hotel".

Según relató, Seagal intentó convertir la supuesta audición en un encuentro sexual mediante una práctica de la que también se acusa a Weinstein. "Siempre comienza con un 'soy un sanador, quiero darte un masaje", aseguró.

Varios años después, en 1996, a Margulies la invitaron a conocer a Weinstein. Contó que una mujer la llevó a su hotel, prometiéndole que si hablaba con el productor conseguiría una prueba de pantalla para un papel potencialmente ganador de premios en una gran película. Tras su encuentro con Seagal, Margulies fue cauta.

"Dije: 'No voy a subir allí sola', por la experiencia con Seagal y porque tenía una carrera", aseguró la actriz, que por aquel entonces participaba en la serie E.R.

Después de que Margulies insistiera en que se iría a su casa si la otra mujer no la acompañaba, las dos entraron juntas en la habitación de Weinstein.

"Abrió la puerta en bata", recordó. "Pude ver que había velas encendidas en la habitación y cena para dos. Y vi que se quedó mirándola, fulminándola". Margulies se giró hacia la otra mujer y la pilló encogiéndose de hombros "en plan: '¿Qué podía hacer?".

Según la intérprete, Weinstein parecía furioso y le espetó: "Sólo quería decirte que buena audición". Después, dio un portazo. No le dieron el papel.

Margulies forma parte de la lista de medio centenar de mujeres que han acusado a Weinstein de comportamientos sexuales inadecuados, con acusaciones que van desde el intento de acoso hasta la violación. Tras dos exclusivas de The New York Times y The New Yorker y el testimonio de numerosas mujeres, Weinstein fue despedido de su propia productora, The Weinstein Company, y fue expulsado de la Academia de Hollywood. La policía de Los Ángeles y de Londres están investigando acusaciones de violación contra él. El viernes, la policía de Nueva York confirmó que ha reunido evidencias de "una acusación de violación creíble", que podría conducir a su arresto.

Seagal ya había sido acusado también de conductas inapropiadas. En 1998, la actriz Jenny McCarthy aseguró que se había marchado angustiada de una audición después de que el actor insistiera repetidamente en que se desnudara. En 2010 fue demandado por acoso sexual por una exasistente que afirmaba que la había usado como "juguete sexual". La demanda fue retirada más tarde. En octubre de este año la actriz Lisa Guerrero contó que había recibido presiones para hacer una audición a solas en casa de Seagal para un papel en la película de 1997 Infierno bajo tierra.

Durante la entrevista del viernes, Margulies aseguró que la reciente ola de acusaciones públicas hizo que se diera cuenta de que "había guardado lo barrido debajo de la alfombra. Te encoges de hombros porque es Hollywood".

También señaló el papel de algunas mujeres a la hora de permitir ese comportamiento depredador de algunos hombres, como el de las mujeres de la industria que la condujeron a esas situaciones.

"Tenemos que empezar a responsabilizar a esas personas", afirmó. "Esas mujeres me llevaron a la guarida del león".

Este artículo fue originalmente publicado en la edición estadounidense del 'HuffPost' y ha sido traducido del inglés.