INTERNACIONAL

Una semana de pesadilla para Trump por la trama rusa

Carter Page, quien fuera asesor de política exterior del presidente estadounidense, admitió que se reunió con altos funcionarios rusos en 2016

04/11/2017 11:53 AM CST | Actualizado 04/11/2017 12:28 PM CST
Andrew Harrer/Bloomberg/Getty Images

La investigación sobre la injerencia rusa en la última elección presidencial comienza a ser una pesadilla para el presidente estadounidense, Donald Trump.

Carter Page, quien fuera asesor de política exterior de Trump durante la campaña presidencial, admitió que se reunió con funcionarios del gobierno ruso en Moscú en julio de 2016, contrariamente a lo que había declarado hasta ahora sobre esos viajes.

Page acudió el jueves a la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, tras la aceleración de la investigación sobre la injerencia rusa en la última elección presidencial en Estados Unidos.

Artyom Korotayev/Getty Images
Carter Page durante una conferencia de prensa en Moscú, Rusia, el 16 de diciembre de 2016.

Interrogado por los legisladores estadounidenses, Page reconoció la existencia de esas reuniones. También fue leído en la audiencia un mensaje electrónico enviado tras su viaje a al menos un miembro del equipo de campaña del futuro presidente, en el que describía esos encuentros, informa The New York Times.

El exasesor confirmó a CNN que en Moscú habló con el viceprimer ministro ruso, Arkadi Dvorkovitch. De acuerdo con el New York Times, minimizó esas reuniones y aseguró que se trató apenas de "breves saludos a dos o tres personas".

Page también reconoció que advirtió a Jeff Sessions, entonces senador y asesor del candidato Trump y hoy secretario de Justicia, acerca de ese viaje a Rusia.

Trump nombró a Page asesor en marzo de 2016. Pero unos meses más tarde fue desaprobado por el equipo del millonario republicano, aparentemente a causa de sus viajes a Moscú -por asuntos privados, según él-, que comenzaban a llamar la atención.

El procurador especial Robert Mueller, encargado de esta investigación federal, acusó el lunes a tres miembros del equipo de campaña de Trump.

Una semana de pesadilla para Trump

El lunes, Paul Manafort, quien fuera el jefe de la campaña electoral de Donald Trump, se entregó al FBI por acusaciones de "conspiración contra Estados Unidos", tentativa de lavado de dinero y no registrarse como agente de un país extranjero, en el marco de la investigación de la injerencia rusa en las elecciones.

Su socio, Rick Gates, también se entregó. Tanto Manafort como Gates se declararon inocentes de las 12 acusaciones hechas en su contra por la oficina del fiscal especial Robert Mueller.

George Papadopoulos, asesor de política exterior de Trump durante la campaña, fue declarado culpable de haberle mentido al FBI. El martes, Trump usó twitter para decir que Papadopolous era un "joven voluntario de bajo nivel", a quien "sólo unos cuantos conocían".

Con información de AFP.