INTERNACIONAL

Las mejores ciudades para vivir sin coche en Estados Unidos

Veamos qué necesita México para que sus habitantes sean menos dependientes del coche.

02/11/2017 8:21 AM CST | Actualizado 02/11/2017 8:23 AM CST
Young people have been driving less than previous generations.
Grafissimo via Getty Images

Los estadounidenses siempre han amado sus coches pero las generaciones más jóvenes tal vez están cambiando. Los millennials manejan menos y usan más el transporte público, y ni siquiera se molestan en sacar su licencia de manejo.

Expertos en transportación aseguran que esto se debe, en parte, a la migración de la gente y de los trabajos a las ciudades, lo que significa un cambio al estilo de vida de las generaciones anteriores, que necesitaban sus coches para trasladarse en los suburbios.

Vivir en zonas urbanas más densas hace que moverse sin coche sea más fácil que antes.

"La gente quiere vivir vidas menos dependientes de los coches", dice Tony Dutzik, analista senior de políticas del think tank Frontier Group. El estudio de Dutzik de 2012 demuestra que los jóvenes han manejado casi 25% menos kilómetros durante la última década de lo que manejaban hace veinte años; además, asegura que han aumentado en 40% su uso del transporte colectivo.

Ramin Talaie via Getty Images
A row of Citibikes stationed at downtown bike-sharing location in New York City.

Así es que ¿cuáles son las mejores ciudades para vivir sin coche?

Los expertos hablan de grandes ciudades europeas como Amsterdam, en los Países Bajos, y Copenhague en Dinamarca como modelos para vivir sin auto.

En EU existen dos tipos de ciudades para viajar sin coche: las ciudades más viejas (como Nueva York, Washington, D.C., Chicago y San Francisco) y aquellas que durante la última década empezaron a construir o a fortalecer sistemas de transportación o carriles para bicicletas (Minneapolis, Portland, Seattle, Denver, e incluso Los Angeles).

Las primeras ciudades se caracterizan por tener centros compactos con medios de transporte público muy eficiente, y opciones múltiples de transporte en distancias cortas que —incluso— pueden realizarse a pie en determinadas zonas. Las segundas, están trabajando en construir infraestructura para ofrecer una buena alternativa a los coches y, en el camino, reducir el tráfico y la contaminación.

Nueva York

Es, sin lugar a dudas, uno de los mejores lugares para vivir sin coche. Encabeza la lista de Wald Score de las ciudades más caminables y también la de las con tránsito amable en EU, y tal vez sea por esto que el 54.4% de las casas no tienen auto, que es el porcentaje más alto de EU.

En 2013, la ciudad introdujo el programa Citi Bike y amplió la red de carriles de circulación para bicicletas. Y, en años más recientes, las plazas exclusivas para peatones. Todos estos cambios fueron una bendición para los neoyorquinos que no quieren usar coches, señala Caroline Samponaro, subdirectora de Transportation Alternatives, un grupo con sede en Nueva York que promueve caminar y usar la bicicleta.

Considera que la remodelación de Queens Boulevard, que era uno de los caminos más transitados y más mortales de la ciudad, es un símbolo de las drásticas mejoras que se han hecho. A pesar de la resistencia inicial de los residentes de Queens, Sampomaro asegura que la remodelación ayudó a tener una vía más segura. "Era el boulevard de la muerte, y ahora tiene un carril ecológico protegido para bicicletas en medio de la calle", dice con orgullo.

Washington, D.C.,

El Metro subterráneo que recorre una buena parte de la ciudad se considera el número uno de Estados Unidos, según un estudio de Smart Asset de 2017 (aunque los residentes se quejan de su construcción y su falta de consistencia), y el programa Capital Bikeshare, que tiene 440 estaciones en toda la zona metropolitana, cuesta solamente 85 dólares por un pase anual.

Chicago

Los trenes "L" son el segundo sistema ferroviario más grande de EU. Entre 2011 y 2015, la ciudad agregó más de 160 km de carriles protegidos para ciclistas, y se comprometió a construir 80 más para 2019.

Seattle

Ha hecho crecer rápidamente sus sistemas de autobús y tren ligero para atender las necesidades del enorme crecimiento poblacional con un plan de 930 millones de dólares llamado Move Seattle.

Portland

Es la ciudad de EU con mayor uso de bicicleta. El 7% de todos sus habitantes llegan en bicicleta a su trabajo. En 2015, inauguraron la vía Tilikum Crossing, sobre el Río Willamette, que es el puente más grande del país que no permite el paso a coches. Para 2030 quieren que el 25% de viajes a Portland se hagan en bicicleta.

Minneapolis

A pesar de lo frío de su temperatura en invierno es una ciudad con un gran uso de bicicletas: 5% de sus habitantes se mueven en dos ruedas. Cuenta con la red de carriles para bicicleta más grande del país: 120 km añadidos desde 2011. El camino para ciclistas y peatones de casi 10 km conocido como Midtown Greenway se construyó sobre vías abandonadas del tren, se abrió en 2000, y conecta zonas del centro de la ciudad con los suburbios.

Ralph Buehler, profesor de asuntos urbanos y planeación en Virginia Tech estudia políticas de transportación y dice que el uso de la bicicleta en Estados Unidos está en su punto más alto de años recientes, y que las ciudades tienen que construir una mayor infraestructura ciclista para que la experiencia sea más segura, y por ende, más atractiva.

"Suele suceder que tu carril de bicicleta o tu camino se termina, y entonces, pues buena suerte. A ver qué sigue entonces", dice. "Sólo unas cuantas personas están dispuestas a vivir con eso".

Agrega que en Europa se ha resuelto muy bien ese problema. En Copenhague, en donde el tráfico de ciclistas ha crecido en 68% en los últimos 20 años, más personas viajan en bicicleta en la zona del centro que en coche. La supercarretera ciclista de la ciudad, una red de caminos ciclistas que conectan el centro con las áreas suburbanas abrió en 2012, y su crecimiento resultará en 540 km de carriles para bicicletas en 2018.

En Hamburgo, Alemania, se quiere que caminar y andar en bicicleta sean los medios principales para moverse en la ciudad. Se está construyendo una "red verde" de parques y espacios abiertos conectados por caminos para bicicletas, que ocupará el 40% del terreno de la ciudad y será un gran paso para lograr eliminar totalmente la circulación de autos en 20 años.

Buehler especula que los coches ya no serán un símbolo de estatus para los jóvenes como lo era para las generaciones pasadas, lo que hará que las redes de tránsito sean más importantes. "Para ellos es más una herramienta de movilidad, algo para ir del punto A al punto B", dice. "No están fantaseando con el último modelo de Chevy".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.