INTERNACIONAL

Mariano Rajoy rechaza cualquier mediación con Cataluña

"No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia", dijo el presidente español en el Congreso.

11/10/2017 11:59 AM CDT | Actualizado 11/10/2017 11:59 AM CDT
Angel Navarrete/Bloomberg /Getty Images

El gobierno español no está dispuesto a aceptar de ningún modo la independencia de Cataluña, a pesar de que el día de ayer el presidente de la región, Carles Puigdemont, pidió al Parlamento catalán suspender la declaración de independencia para dialogar con Madrid.

En respuesta, este miércoles el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, reiteró ante el Congreso su negativa a aceptar mediadores en el conflicto con el gobierno regional independentista de Cataluña.

"No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia", dijo Rajoy, horas después de anunciar que había enviado un requerimiento al presidente catalán Carles Puigdemont para que aclare formalmente si el martes declaró la independencia o no.

"Deseo fervientemente que (Puigdemont) acierte en su respuesta", dijo el jefe del gobierno y dejó en manos del presidente de Cataluña "volver a la normalidad".

Puigdemont compareció el martes ante el Parlamento catalán y abogó por el mandato de los catalanes de ser un Estado independiente de España, pero antes de eso pidió "suspender los efectos de la independencia durante unas semanas para que se abra un período de diálogo".

¿Qué pasó ayer? Mariano Rajoy no sabe si el gobierno catalán declaró la independencia o no

Más de dos millones de catalanes votaron el 1 de octubre en el referéndum de independencia, la mayoría votó por independizarse de España, de acuerdo con el gobierno catalán. Desde antes de la jornada de votación, el referéndum había sido declarado ilegal por el gobierno español.

El presidente del gobierno español aprovechó para criticar la "independencia de cuento de hadas" que propone Puigdemont, tras los acontecimientos de las últimas semanas. Para Mariano Rajoy, la independencia de Cataluña "no es pacífica, no es gratuita, no será reconocida por Europa, y ahora todo el mundo sabe que tendrá costes".

Con información de AFP.