UN MUNDO MEJOR

Erradicar el matrimonio infantil en México podría disminuir violencia contra niñas

La ONU hace un llamado a las autoridades mexicanas para acabar con esta práctica nociva para niñas.

11/10/2017 2:49 PM CDT | Actualizado 11/10/2017 4:00 PM CDT
Ibraheem Abu Mustafa / Reuters
REUTERS/Ibraheem Abu Mustafa (GAZA)

Hoy se conmemora el Día Internacional de las Niñas, por eso, la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) hacen un llamado a las autoridades mexicanas para erradicar el matrimonio infantil en todo el el país.

El matrimonio es un derecho que todos los ciudadanos, sin importar su identidad o preferencia sexual, deben ejercer. Sin embargo, las uniones entre un adulto y una menor, con una violación categórica de sus derechos humanos. De acuerdo con la ONU, estas practicas son nocivas pues tienen repercusiones graves en la vida, salud, educación e integridad de las niñas.

La violencia de género debe combatirse desde varios frentes, el infantil es uno de ellos, pues cualquier niña que se desarrolle en condiciones desfavorables presenta mayores posibilidades de sufrir discriminación y otro tipo de agresiones en su vida adulta.

Tan sólo en México hay 6.8 millones de mujeres entre los 15 y 54 años contrajeron matrimonio antes de los 18 años, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) del 2014 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

A pesar de los espacios logrados en materia de derechos de las mujeres, este tipo de prácticas siguen siendo comunes: entre las mujeres de 50 a 54 años 25.3% se unieron antes de los 18 años, mientras que en el grupo de edad de 20 a 24 años este porcentaje es de 21.4%.

Por qué el gobierno debe intervenir

El matrimonio a temprana edad tiene una relación directa problemas sociales como la deserción escolar, el embarazo prematuro, la mortalidad materna, la transmisión intergeneracional de la pobreza.

Las políticas públicas deberías abrir el abanico de oportunidades para las niñas y adolescentes, y las leyes son un medio a la mano para salvaguardar sus derechos.

Actualmente, en México es posible casarse a partir de los 14 (niñas) y 16 años (niños) de acuerdo con el Código Civil Federal.

La ONU recomienda:

"A la luz de la observación general N°18 (2014) adoptada de manera conjunta con el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, el Comité recomienda al estado parte que asegure la efectiva implementación del artículo 45 de la Ley General de los Derechos Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA), asegurando que la edad mínima para contraer matrimonio por parte de niñas y niños sea establecida en 18 años en las leyes de todos los estados. El Estado parte debe también implementar programas integrales de sensibilización sobre las consecuencias negativas del matrimonio infantil en niñas, teniendo como población objetivo a los familiares, maestros y líderes indígenas".

La ONU en México lanzó en 2015 la campaña "De la A (Aguascalientes) a la Z (Zacatecas), México sin unión temprana y matrimonio de las niñas en la ley y en la práctica", convocando a sumar esfuerzos de los gobiernos estatales, municipales y federal, junto a las organizaciones civiles, la academia y otros aliados para poner fin a las uniones tempranas y matrimonios de las niñas:

  • Armonizar los marcos legales federal y estatales de acuerdo con los más altos estándares de protección;
  • Empoderar a niñas y adolescentes para lograr la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres;
  • Promover el cambio de normas culturales alrededor de mujeres y niñas a través del diálogo y la movilizacion de la sociedad y las comunidades;
  • Garantizar la protección social integral de niñas y adolescentes, a través de políticas y programas que promuevan oportunidades de inclusión y desarrollo;
  • Garantizar la permanencia de las niñas en la escuela al menos hasta el término de la preparatoria;
  • Mejorar la información disponible en el tema, a través de la generación y uso de datos cuantitativos y cualitativos;
  • Realizar campañas de difusión a nivel estatal y municipal sobre las consecuencias negativas de la unión temprana y el matrimonio de las niñas con la finalidad de desalentar y erradicar esta práctica nociva.