INTERNACIONAL

Trump tiene un nuevo plan para minar el Obamacare sin tener que recurrir al Congreso

El presidente está considerando una orden ejecutiva que podría desestabilizar los mercados y socavar las protecciones de las condiciones preexistentes.

10/10/2017 11:04 AM CDT | Actualizado 10/10/2017 11:07 AM CDT
WASHINGTON DC - OCTOBER 07: President Donald Trump speaks to the media before boarding Marine One on the South Lawn of the White House on October 7, 2017 in Washington, DC. President Trump is traveling to North Carolina to attend a pair of fund raising events. (Photo by Shawn Thew-Pool/Getty Images)

El presidente Donald Trump ha hecho mucho para sabotear la Affordable Care Act, la reforma de salud clave del expresidente Barack Obama, ya sea reduciendo el presupuesto de publicidad del programa o amenazando con cortar algunos pagos que las aseguradoras necesitan para cubrir sus costos.

Ahora Trump está pensando usar su autoridad ejecutiva para hacer algo que va más allá de dañar la ley, y posiblemente, más amenazante para las personas que dependen de ella para la cobertura.

En los próximos días, de acuerdo con información de The Wall Street Journal, Trump probablemente instruirá a tres agencias clave para reescribir una serie de regulaciones que afectan el seguro de salud. Algunos de los detalles todavía estaban en marcha a partir del fin de semana, dijeron las fuentes familiarizadas con la propuesta al HuffPost. Pero el objetivo final de estos esfuerzos sería lograr a través de la acción ejecutiva lo que, hasta ahora, Trump y el Congreso republicano han sido incapaces de lograr a través de la legislación. Específicamente, socavarían las reglas que garantizan una cobertura integral a las personas con condiciones preexistentes.

Trump se burló en un tuit el martes, diciendo que él podría "usar el poder de su pluma para dar una gran cobertura de salud para mucha gente".

No es claro qué tan lejos esta administración llevará este esfuerzo. Las leyes que rigen la cobertura de salud incluyen no sólo la llamada Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo, también una ley de 1974 que afecta los planes de seguro para los grandes empleadores. Juntas, estas leyes limitan el margen de maniobra que tiene el poder ejecutivo cuando se trata de rediseñar las restricciones sobre cómo operan las compañías de seguros.

Sin embargo, pocos expertos dudan que el gobierno de Trump tenga cierta latitud, y que probablemente sea suficiente para debilitar al menos algunas de las nuevas reglas que el Obamacare ha puesto en marcha. En el peor escenario, la acción ejecutiva de Trump podría desestabilizar los mercados de seguros, haciendo que la cobertura sea mucho más cara o incluso inaccesible para algunas pequeñas empresas e individuos, especialmente aquellos con serios problemas médicos, mientras que haría que la cobertura sea más barata para otros con relativamente buena salud.

"Un gran tema"

El enfoque principal de los nuevos esfuerzos serán los llamados "planes de asociación de salud" (AHP, por sus siglas en inglés), que son básicamente planes de seguros especiales que las aseguradoras venden a través de organizaciones que representan a los pequeños empleadores, trabajadores autónomos o miembros de organizaciones voluntarias. Una aseguradora podría vender un AHP a través de una asociación de agentes de bienes raíces, por ejemplo, o a través de una cámara de comercio local.

Las AHP han estado alrededor por mucho tiempo. Pero hasta antes de que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Costo se convirtiera en ley, la administración de Obama determinó que deberían estar sujetos a las mismas reglas que otros planes de seguro, basado en quién se inscribió en ellos. Como resultado, un AHP disponible para las pequeñas empresas hoy en día debe operar de acuerdo con las mismas reglas que otras pólizas de seguro para las pequeñas empresas. De manera similar, un AHP disponible para los individuos debe operar de acuerdo con las mismas reglas que otras pólizas de seguro para las personas.

En cualquier caso, significa que todos los planes deben cubrir beneficios "esenciales", incluido la salud mental, la maternidad y algunas prescripciones. En suma, las aseguradores no pueden variar las primas basadas en los gastos médicos probables de la pequeña empresa o de los miembros individuales que buscan cobertura.

Estas regulaciones tienden a hacer los planes de cobertura más caros, y por esa razón los conservadores se han agitado para hacer AHPs exentos de las reglas. Al hacerlo, los conservadores han argumentado que se crearían nuevas alternativas más baratas para las pequeñas empresas y la gente frustrada con el alto costo de cobertura ahora disponible bajo el Obamacare.

El proyecto contra el Obamacare no se ve muy amigable

Pero los planes tienden a atraer a pequeñas empresas y personas más jóvenes y saludables a los planes que ofrecen beneficios integrales. Como algunos expertos, funcionarios y grupos de la industria han señalado repetidamente, el resultado final podría ser un bifurcado mercado de seguros, con gente saludable comprando cobertura más barata, y la gente más enferma apegada a los planes más viejos y más caros. Esta última sería con frecuencia una propuesta de pérdida de dinero para los aseguradores, y muchas compañías probablemente decidirían abandonar los mercados por completo.

Si las nuevas regulaciones significaran que los AHP tengan la capacidad de variar las primas basadas en el estado médico, la división en el mercado podría ser aún más severa.

"Habrá personas sanas que pueden beneficiarse de primas más bajas, pero las personas con condiciones médicas serias quedarían excluidas de este mercado y se quedarían con opciones cada vez más escasas", dijo al HuffPost Sabrina Corlette, profesora de investigación en el Centro de Reformas de Seguros de Salud de la Universidad de Georgetown, en Washington.

Con el TLCAN a Trump le espera una peor derrota que con Obamacare

Mila Kofman, que ha estudiado de cerca los planes de asociación de salud, tanto como un académico como un regulador gubernamental, estuvo de acuerdo. "Si selecciona las pequeñas empresas o individuos más saludables, esencialmente podría destruir los mercados regulados que quedan, porque terminan cubriendo sólo a personas más enfermas", dijo Kofman, quien ahora es director ejecutivo del Centro de Salud Washington. "Este es un gran negocio", aseguró.

Separando los saludables y los enfermos

El más persistente y eficaz defensor de estos cambios ha sido el senador republicano Rand Paul, quien terminó oponiéndose al esfuerzo más reciente para aprobar la legislación de revocación porque dijo que no hizo lo suficiente para desmantelar Obamacare. Tan pronto como los líderes del Partido Republicano abandonaron ese esfuerzo, debido a que carecía de los votos que necesitaba para aprobar, Paul comenzó a agitar, públicamente y en privado, para que el gobierno considerara su idea. En su mundo ideal, casi cualquier persona sería capaz de unirse a plan de asociación de salud.

La defensa del senador Paul parece haber captado la atención de la Casa Blanca, aunque queda por ver lo agresivo que serían las agencias que siguen la orden de Trump. en parte, porque la ley limita su discreción.

La idea de Paul, en pocas palabras, es permitir que los AHP vendan planes poco regulados y hacerlo a través de las líneas estatales, anulando cualquier regulación que los estados hayan establecido. Esa última parte podría ser difícil, porque la administración Trump habría encontrado alguna manera de reinterpretar una ley de 1974, llamada Ley de Seguridad del Ingreso de los Jubilados de los Empleados (ERISA, por sus siglas en inglés), de manera que abarcara a los PSA. Muchos expertos legales creen que ERISA no permitiría tal margen de maniobra, por lo que un esfuerzo para reescribir las reglas como Paul ha instado rápidamente se enfrentaría a un desafío legal, y probablemente uno exitoso.

Cámara baja de EU vota por eliminar Obamacare marcando primera gran victoria para Trump

Pero incluso si la administración de Trump no puede ir tan lejos como Paul quisiera, los expertos reconocen que todavía tendrían autoridad para aflojar regulaciones existentes en AHP de manera que modificarían substancialmente los mercados de seguros. Una posibilidad muy real es que cada estado podría decidir qué tan cerca debe regularse la AHPs, y que con discreción, algunos decidirían debilitar las reglas, permitiendo a los planes de asociación de salud vender planes baratos y aumentando las primas para las personas o pequeñas empresas con un historial de altas reclamaciones médicas.

La orden ejecutiva de Trump podría tener otro elemento, ya que podría instruir a las agencias para reescribir las reglas para los planes de seguro a corto plazo. Al igual que los AHP, estos planes de corto plazo suelen ofrecer una cobertura menos completa. Por esa razón, el gobierno de Obama emitió un reglamento que limitaba los planes a corto plazo a sólo tres meses.

La administración de Trump ha discutido expandir eso a casi un año completo, creando otra manera para que las aseguradoras atraigan individuos y negocios más saludables lejos del terreno más grande del seguro, de modo que la cobertura sea más barata para algunas personas sanas, y más costosa para algunos de los enfermos.

O se apuran o se queda el Obamacare

En términos generales, los tipos de cambios que la orden ejecutiva de Trump podría desencadenar son similares a los cambios que las leyes de derogación anteriores del Partido Republicano tendrían. Pero para todos los problemas reales de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y la verdadera frustración que muchas personas sienten con ella, las propuestas republicanas resultaron ser muy impopulares y despertaron una intensa oposición popular.

Una pregunta es si estas nuevas órdenes provocarán una reacción similar, o si, debido a que pasan por el proceso regulatorio más que por el Congreso, terminan escapando de la indignación pública.

Este artículo se publicó originalmente en la edición estadounidense, HuffPost US.