NEGOCIOS

El Nobel de Economía para quien hizo la economía más humana

Richard H. Thaler ha construido un puente entre los análisis económicos y psicológicos de la toma de decisiones individual, dijo la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

09/10/2017 7:01 AM CDT | Actualizado 09/10/2017 7:07 AM CDT

La semana de los Premios Nobel concluyó este lunes con el último galardón para el estadounidense Richard Thaler con el premio Nobel de Economía de 2017.

La Real Academia de las Ciencias de Suecia concedió el más joven de los premios a Thaler por sus contribuciones en el campo de la Economía del Comportamiento, que muestra cómo los rasgos humanos afectan a mercados supuestamente racionales, de acuerdo con el fallo emitido este lunes.

Es decir, Thaler, de 72 años, ha revelado cómo ciertas características humanas como "la racionalidad limitada, las preferencias sociales y la falta de autocontrol" afectan "las decisiones individuales y las orientaciones de los mercados", explicó la Academia durante el anuncio.

A la búsqueda del ser humano tras las decisiones económicas

El comité Nobel calificó a Thaler de "pionero en la integración de economía y psicología", haciendo con ello "más humana la economía"·

El nombre de este economista llegó con el libro Nudge: improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness, que escribió con el jurista Cass R. Sunstein y que, en el mundo de las finanzas, se convirtió en un bestseller en E U con sus teorías para mejorar la toma de decisiones en temas relacionados con la salud, el dinero y la felicidad, de acuerdo con un perfil de EFE.

La obra, que recibió excelentes críticas, da cuenta de cómo las personas actúan a veces de forma irracional, también al tomar decisiones de carácter económico, y explica a las instituciones cómo pueden influir en la toma de decisiones para favorecer el bien común.

Como destaca su biografía en la Universidad de Chicago, su trabajo cuestiona que todo el mundo actúe en economía de forma exclusivamente racional y egoísta.

Thaler juega con la idea, cogida de la psicología, de que algunos agentes de la economía actúan, ocasionalmente, "como humanos", señala con ironía su biografía.

En la llamada posterior al anuncio, el nuevo nobel expresó su "satisfacción" por recibir el premio y prometió "gastar el premio" de más de un millón de dólares "de la forma más irracional posible".

"Creo que el más importante reconocimiento es que los agentes económicos son humanos, y los modelos económicos deben integrar" este concepto, afirmó, ya más en serio.