NEGOCIOS

¿Quién ganará en la reconstrucción tras el sismo?

Los inmuebles dañados por los temblores podrían ser más de 125 mil.

08/10/2017 5:00 AM CDT | Actualizado 08/10/2017 5:00 AM CDT
Jose Luis Gonzalez / Reuters
.

Si existe una palabra que resume las dimensiones del trabajo de reconstrucción después de los terremotos del mes pasado es masiva. La cantidad de inmuebles dañados en los estados afectados probablemente sobrepasará los 125 mil de acuerdo con reportes de prensa.

Leo Peralta
Fuentes: Diario La Razón, Noticieros Televisa, Reforma, Instinto Político, El Universal y Poblanerías.

Esta cuenta reúne lo mismo casas destruidas en Jojutla que hospitales en Puebla y edificios de departamentos en la Ciudad de México. En este panorama las grandes empresas del sector de la construcción se llevarían buena parte de la tajada del pastel... o quizá no.

El problema es que la parte sustancial de los inmuebles dañados son casas construidas por sus propietarios bajo el sistema de autoconstrucción. De acuerdo con un analista bursátil de Cemex, quien solicitó el anonimato para hablar con amplitud sobre el tema, el incremento en las ventas nacionales de cemento será modesto.

"Poco más de un tercio de la demanda de cemento en México proviene de la autoconstrucción de casas, por lo que muchos dueños no tienen seguro ni recursos para emprender de inmediato la reconstrucción de sus inmuebles", dijo la fuente.

Quizá las constructoras de vivienda se verán beneficiadas por compradores que buscarán nueva casa después de la destrucción de la que poseían. De hecho, el comportamiento de algunas de las 15 empresas vivienderas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores ha sido positivo en los días posteriores al terremoto del 19 de septiembre.

Yahoo! Finance
Comportamiento de la acción de Consorcio ARA, Desarrolladora Homex y Corporación GEO entre el 19 de septiembre y el 5 de octubre.

Estas compañías podrían experimentar un crecimiento en la demanda, siempre y cuando no sea en el Valle de México, según Marco Medina, gerente de análisis bursátil en el grupo financiero BX+.

"La Ciudad de México es el mayor mercado inmobiliario habitacional del país, pero carece de terreno para nuevos desarrollos como los que hacen las grandes constructoras, especializadas en unidades de más de 5 mil casas" indicó.

Otras ciudades como Puebla sí poseen terrenos para construir nuevas unidades habitacionales, aunque no existe certeza en la demanda de personas que buscarán una casa nueva para vivir, "buscar nueva casa requiere pasos previos como cobros de seguros o la búsqueda de financiamiento para casa nueva y eso no sucede de la noche a la mañana".

Otros potenciales ganadores serían las grandes desarrolladoras de infraestructura como hospitales y escuelas. Solo la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha anunciado que por lo menos 400 escuelas deberán ser reconstruidas por completo y miles serán objeto de diversas reparaciones.

Los inmuebles públicos tienen seguros que fondearán la reconstrucción, pero las licitación de las obras tomarán meses: una revisión de contrataciones realizadas por el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (entidad encargada de construir aulas e instalaciones educativas) registradas en la base de datos Contratobook indican que las contrataciones toman entre cuatro y diez meses.

Por otro lado, los grandes constructores están especializados en ciertos tipos de infraestructura, por lo que no existe interés en participar en labores ajenas a sus áreas de negocio a decir de Manuel González, analista bursátil de Signum Research, "empresas como OHL y Pinfra se dedican a las carreteras, por lo que es difícil pensar que salgan de allí para hacer cosas diferentes".

Paradójicamente existe un ramo de la industria que tendrá abundante chamba tras el sismo. Las empresas de demoliciones (rubro 238910 en el Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte) deberán ocuparse de la destrucción de cientos de inmuebles que ya no tienen reparación.

Tan sólo en la Ciudad de México, según el jefe de gobierno, en la entidad tendrán que demolerse hasta un millar de construcciones. Nada mal para un sector (el de los demoledores) que apenas cuenta con 31 compañías en los ocho estados afectados por el sismo.

Ellos sí tendrán trabajo en los meses por venir.