INTERNACIONAL

Atacan a una robot sexual en festival tecnológico en Austria, acusa su creador

El creador de esta muñeca sexual denunció el "bárbaro" comportamiento.

04/10/2017 9:24 AM CDT | Actualizado 04/10/2017 11:31 AM CDT
Sergi Santos ha inventado una muñeca sexual con inteligencia artificial que supuestamente responde a los besos y otras formas de afecto.

Por eso no podemos tener cosas bonitas.

El creador de una robot sexual "inteligente" llamado "Samantha" dice que la muñeca necesita muchas reparaciones luego de que unos "bárbaros" la atacaron en un festival industrial de tecnología en Austria.

El ingeniero Sergi Santos, de la ciudad española de Barcelona, quería hacer una demostración de la muñeca Samantha en el festival Arts Electrónica en Linz, Austria.

El robot fue programado con inteligencia artificial que le permite responder a la seducción. Samantha aparentemente se "excita" más cuando hay más "romance" de por medio.

Pero eso no fue lo que ocurrió en el festival. En lugar de eso, "Samantha" fue atacada y seriamente dañada por los asistentes.

"La gente violentó los pechos de Samantha, sus piernas y brazos, tenía dos dedos rotos y estaba muy sucia", dijo, según el sitio de noticias Metro de Gran Bretaña. "La gente puede ser mala, porque no entienden nada de tecnología y porque no tenían que pagar, trataban a la muñeca como bárbaros".

A pesar de que los pechos de Samantha y algunas otras partes de su cuerpo estaban gravemente dañados por la horda austriaca, el software de inteligencia artificial en el robot todavía funcionaba perfectamente. Cuando Santos preguntó a la muñeca, "¿Cómo estás?" ella respondió: "Hola, estoy bien", según Daily Star.

Eso le dio esperanza al inventor. "Samantha puede soportar mucho, ella va a estar bien", dijo, según el diario británico.

"La muñeca sexual Samantha finalmente se rompe después de que muchos gente la masajearon".

Arran Lee Squire, un ingeniero británico que ayudó a Santos a desarrollar "Samantha", dijo al Daily Post que cree que el robot debe ser tratado como a una dama.

"Creo que la gente se ha vuelto exagerada y la trató como una muñeca de sexual; no lo es, es un robot con IA", dijo.

Santos envió a Samantha en una caja de vuelta a Barcelona para que fuera reparada. The Daily Star informa que ha vendido 15 versiones de ella a unos 4 mil dólares (72 mil pesos).