ESTILO DE VIDA

Una clave contra la obesidad: enseñar a los niños a comer dulces 'sanamente'

¿Eso existe?

29/09/2017 6:30 AM CDT

Azúcar: un tema muy complicado por el momento, especialmente si le añades la palabra niño a la mezcla.

No existe la menor duda de que México tiene un problema de obesidad que tiene que enfrentarse. Tres de cada 10 niños padecen sobrepeso u obesidad y va en aumento.

¿Deberíamos tratar de reducir nuestra ingesta de azúcar para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud? Definitivamente. ¿Deberían los padres tratar de darle opciones saludables a sus hijos todo el tiempo posible? Claro que sí.

RichVintage via Getty Images

¿Pero cuándo cae en excesos la "patrulla del azúcar"? Incluso si lograste dejar fuera de tu casa los productos azucarados durante los primeros años de tu hijo, llegará el momento en que lo inviten a una fiesta de cumpleaños y el pastel no va a estar hecho de dátiles y cacao.

¿Cómo encontrar el balance perfecto en lo que se refiere a los niños y el azúcar?

"Cuando hablamos de niños y azúcar, como madre, yo pienso que tenemos que enfrentarlo de manera realista", dijo a HuffPost Australia la psicóloga, coach de snutrición y fundadora de Fermentanicals, Jayta Szpitalak.

"Yo propongo seguir la recomendación de la OMS que es de seis cucharaditas cafeteras por persona diariamente. Si logras mantener esa medida estás en zona segura.

"Creo que si endureces tu postura sólo provocarás ansiedad en el niño y en el padre. Es como tener un objetivo inalcanzable, y en algunos casos el niño sentirá que falló y se sentirá desolado".

Spitalak se refiere por supuesto a situaciones como fiestas de cumpleaños y otros eventos en los que el azúcar estará incluída en el menú. Porque incluso aquellos que han logrado evitar el azúcar en casa durante los primeros años del niño se darán cuenta de que no es posible que esto dure para siempre.

"Si tienes un niño muy pequeño y puedes abstenerte por el mayor tiempo posible y salirte con la tuya, por supuesto que sigue así", dice Spitalk.

Mientras más tiempo puedas posponer el azúcar en sus alimentos, será mejor porque no desarrollarán gusto por ella. Pero las fiestas de cumpleaños empezarán a llegar. Y tu bebé sólo tiene un año y no se dará cuenta de que no le dieron pastel de chocolate, pero después de los dos, se va a dar cuenta.

Spitalak también subraya la importancia de marcar una diferencia para los niños entre "premio" y comida "diaria", pero considera que la comida industrializada lo hace difícil porque muchos alimentos que se consideran "opciones saludables" están llenas de azúcar.

"Cuando hablas de los que es un premio y lo que no es, resulta muy importante, pero la industria alimenticia hace muy difícil poder marcar la diferencia", observó. "A veces piensas que tienes una bolsa de una muy sana granola, pero la realidad es que está llena de azúcar.

"Para ayudar con eso, recomiendo leer las etiquetas. Entender lo que le estás dando a tu hijo en su comida".

Angelafoto via Getty Images

También existen formas de ser inteligente con respecto al azúcar sin tener que eliminar la dulzura de la casa, dijo.

"Puedes pensar muy bien tus opciones de comida", dijo Szpitalak, "Existen alternativas como la miel de abeja o de maple que son mucho mejores que el azúcar procesado".

"Así es que por ejemplo, le damos a los niños Weet-Bix, y le agregamos una probadita de miel. Y sí, le estamos agregando un poco de azúcar, pero también están consumiendo probióticos".

"Otra cosa que hago son los smoothies con kale, espinaca y chía, que si lo piensas bien son alimentos para adultos, y difíciles para el gusto de un niño, pero le agrego un poco de chocolate en polvo con stevia.

"Así es que piensan que están tomando una malteada de chocolate pero lo que están tomando es una malteada de vegetales con un poco de chocolate en polvo".

"No me avergüenza decir que cuando se me acaba el chocolate con stevia uso sin problemas el Nestlé. Es como una negociación, les voy a dar una cucharada de azúcar pero les hago comer espinacas con kale".

Encontrar el equilibrio es difícil a veces, pero es fácil detectar cuando tu hijo ha consumido azúcar en exceso, en cuyo caso habrá que remediarlo.

Getty Images/iStockphoto

"En los niños puede verse inmediatamente cuando consumieron demasiada azúcar", dice. "Si no comieron nada en todo el día y luego comen un cupcake, empiezan a azotarse contra las paredes. Mi hijo de seis años no es así, pero a mi hijo de tres, se le nota inmediatamente."

"Otra forma es cuando dicen que tienen hambre con frecuencia pero lo que quieren es el premio no una comida".

A fin de cuentas, como cualquier otra recomendación de dieta, Szpitalak dice que la clave está en el equilibrio.

"Creo que seguir la disciplina de 90/10 o de 80/20 es bastante razonable". Dice. "En mi opinión, la postura dura de no consumir azúcar y punto sólo provoca ansiedad en los niños sy en los adultos por igual".

"Obviamente que tiene que discutirse el tema del azúcar, pero una respuesta rígida, que no permita indulgencias, es realmente difícil de disfrutar".

"Creo que la gente tiene que informarse, conocer el debate y conocer los hechos. Y tomar las opciones más honestas e informadas hará que aumenten las probabilidades de que tu hijo lleve una dieta sana".