INTERNACIONAL

Obama cuenta que al dejar a Malia en la universidad sintió como "una operación a corazón abierto"

Nadie está llorando.

28/09/2017 8:52 AM CDT | Actualizado 28/09/2017 11:20 AM CDT
Scott Olson via Getty Images

Hace casi diez años, cuando Barack Obama entró por primera vez a la Casa Blanca, Malia apenas tenía 10 años. Hoy es una estudiante de universidad de Harvard de 19 años y ese primer día de clases fue uno complicado para su papá.

El expresidente de Estados Unidos asistió el lunes en Delaware a una reunión de la Fundación Beau Biden para honrar al difunto hijo del ex vicepresidente Joe Biden que murió en 2015 de cáncer cerebral.

Frente al micrófono, Barack habló sobre su propia hija y de sentirse afortunado por cada momento con ella.

"Para aquellos de nosotros que tenemos hijas, simplemente ocurre demasiado rápido", dijo en un video que obtuvo la estación de radio WDEL 101.7FM. "Cuando dejé a Malia en la universidad, le dije a Joe y a Jill (Biden) que se sintió como una operación a corazón abierto".

Beau luchó para proteger a los más vulnerables entre nosotros. Gracias a mi amigo Barack Obama por honrar el trabajo que hizo durante su vida con la Fundación Beau Biden.

Malia inició su primer año en Harvard este agosto y Barack admitió sentirse sensible.

"Me sentí muy orgulloso de no llorar en frente de ella, pero en el camino de regreso el Servicio Secreto miraba al frente, pretendía que no me oía sonarme la nariz. Fue duro", dijo.

A pesar de las lágrimas, fue un momento de reflexión y apreciación.

"Es un recordatorio de que al final de nuestras vidas, lo que sea que hayamos conseguido, lo que recordaremos serán las alegrías que nuestros hijos y, con suerte, nuestros nietos experimenten", agregó. "Tomar su mano, columpiarlos, oír lo que les pasó en la escuela. Cosas simples, pero al final eso es lo que cuenta".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.