INTERNACIONAL

Filipinas rechaza recomendaciones de la ONU sobre su política de drogas

El gobierno de Duterte rechaza investigar los asesinatos extrajudiciales y permitir que la ONU inspeccione estos casos.

25/09/2017 11:00 AM CDT | Actualizado 25/09/2017 11:22 AM CDT
Romeo Ranoco / Reuters

Filipinas ha rechazado la mayoría de las recomendaciones de la ONU relacionadas con la polémica guerra contra las drogas que el presidente Rodrigo Duterte ha encabezado desde su llegada al poder.

Esas propuestas figuran entre las 254 directrices recomendadas el pasado mayo por el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, y de las que Manila acatará solo 103, según informó el portavoz presidencial, Ernesto Abella.

Entre las propuestas más importantes rechazadas por el gobierno filipino están: investigar los asesinatos extrajudiciales de la guerra antidroga y permitir que la ONU inspeccione este caso; detener el proceso de restauración de la pena de muerte; y descartar la reducción de la edad de responsabilidad criminal.

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) solicitó al país estas medidas para luchar contra la impunidad, tras multiplicarse las denuncias de participación de las fuerzas de seguridad en ejecuciones extrajudiciales como parte de la sangrienta cruzada contra la droga de Duterte.

Más de 7,000 fallecidos

Desde que el presidente asumió el poder en junio del año pasado la "guerra antidroga" suma más de 7,000 muertos, según estimaciones de varias ONG, entre ellos más de 3,800 supuestos traficantes, delincuentes y drogadictos abatidos por la policía tras supuestamente resistirse.

El pasado día 11 el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, aseguró estar "gravemente preocupado por el apoyo del presidente a una política de matar a los sospechosos" y por "la aparente ausencia de investigaciones creíbles" de las ejecuciones.

Las condenas a la "guerra" de Duterte contra las drogas crecieron tras las polémicas muertes el mes pasado a manos de la policía de dos jóvenes filipinos sin aparente relación con el narcotráfico.

Por si fuera poco, la Cámara de Representantes aprobó el 13 de septiembre reducir el presupuesto para 2018 de la Comisión de Derechos Humanos a tan solo 1,000 pesos filipinos (19.6 dólares), una medida que para muchos fue vista como una "venganza" de Duterte contra sus críticos.

Medidas polémicas pendientes

El gobierno filipino tiene dos medidas muy polémicas, que se encuentran en el Congreso bicameral en espera de una resolución final: una que contempla reducir la edad penal de 15 a 9 años y la otra que propone restaurar la pena de muerte (abolida en 2006).

Con información de Efe.