MÉXICO

El riesgo de perder el TLCAN no es sólo por aranceles: también importa la logística

Fabricantes de alimentos para animales piden libre flujo de granos básicos

25/09/2017 12:12 PM CDT | Actualizado 25/09/2017 2:20 PM CDT
Getty Images

El TLCAN no es sólo un tema de aranceles, también es logística, por lo que perder las rutas que se han creado para transportar mercancías podría ser más que costoso.

Es el punto de vista del Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de la Nutrición Animal (Conafab), quienes son los responsables de crear alimentos no sólo a mascotas como perros y gatos, sino también a los animales que nos alimentan: vacas, gallinas, patos... así como camarones y pescados.

Es decir, que de perderse el libre flujo de los granos que alimentan a estos animales, se corre el riesgo que la comida que tenemos disponible ahora, se encarezca considerablemente... o escaseé.

Nosotros estamos a favor del libre flujo de granos básicos. Estamos preocupados", explicó Genaro Bernal, director general de Conafab.

¿Cuánto podría incrementarse el precio de la carne o los huevos que consumimos en el país si se pierde el libre flujo de granos? Aún es incierto, pero no sería cualquier cosa: entre 65 y 70% del costo de producción de la carne de animales como el cerdo o las gallinas, por ejemplo, es su alimentación.

¿Por qué necesita México el TLCAN para alimentar a los animales?

La clave del tema es el maíz. México es el principal productor de maíz blanco del mundo; éste es el que consumimos las personas en forma de tortillas, harinas y sus derivados. De acuerdo con Sagarpa, para 2017 la producción de maíz blanco en México será de 23.3 millones de toneladas, es decir, 4.7% más que el año pasado, lo que equivaldría, según estiman algunos, a medio kilo por día de productos relacionados para cada habitante.

El maíz que preocupa es el amarillo, del cual México produce poco. Éste es el que se utiliza para alimentar animales (y para la producción industrial de almidón, frituras y hojuelas). La demanda de maíz amarillo en México es de 33 millones de toneladas al año pero el país no alcanza a producir todo esto, por lo que alrededor de 12 toneladas se importan de Estados Unidos.

Esto significa que México requiere del flujo libre de este grano (y otros más) para seguir cubriendo la cada vez mayor demanda de comida", dijo Bernal.

La Conafab es una asociación civil que integra a empresas mexicanas e internacionales dedicadas a la producción y comercialización de alimentos para el sector acuícola, mascotas, pecuarios y premezclas (vitaminas y minerales para animales). Actualmente, esta industria ocupa el cuarto lugar a nivel mundial, al producir 33 millones de toneladas de alimento terminado a todas las especies.

La importancia de la logística

Las toneladas de maíz amarillo que México compra a EU hoy llegan al país a través de una logística muy particular: productores de EU las dejan en bodegas en la frontera, en donde los productores locales van a recogerlos sin intermediarios, es decir, comprando directo al productor, midiendo los tiempos para desplazarlos a quienes los necesitan.

"Esta logística tiene la ventaja, que además de que el maíz no se echa a perder por largos tiempos de espera en entrega, se paga inmediatamente al productor, "lo que ha dado liquidez al campo", dijo Bernal.

Antes del TLCAN todo lo que se importaba en materia de granos se hacía a través de Conasupo, y fue hasta 2008 que empezaron a importarse libremente sin arancel ni restricciones.

"Crear esta cadena de logística nos ha llevado años, la hemos perfeccionado y gracias a ella hemos aprendido a competir y crecer", dice Bernal, quien es enfático al señalar que con ello no se desapareció la agricultura nacional.

"Para traer a México el maíz amarillo sin arancel nos tardamos 15 años y al lograrlo, aprendimos que el tema del campo también tiene que vivir en un ambiente globalizado... no podemos perder lo que ya ganamos".

La Conafab explica que este tema NO está en las mesas de discusión del TLCAN pero sí está generando mucha incertidumbre en el sector, por lo que ya se está creando un Plan B para comprar maíz amarillo a Argentina o Brasil, en caso que el nuevo TLCAN no les favorezca. "Pero reitero que lo más valioso no es el precio de compra del maíz sino la cadena de logística con la que nos llega".

Bernal comparte la visión del campesino mexicano que ha externado que el TLCAN no les ha favorecido, pero recuerda que ningún país puede sembrar todo lo que necesita, por lo que de igual forma se necesitan cadenas de abasto con otras naciones.

Sólo recuerden: el producto más caro es que no se tiene"