INTERNACIONAL

El lenguaje corporal del príncipe Harry con Melania Trump lo dice todo

No hay más que verlo: su relación es muy distinta de la que el nieto de Isabel II tenía con Michelle Obama.

25/09/2017 11:58 AM CDT | Actualizado 25/09/2017 12:59 PM CDT

Que el matrimonio Trump no es precisamente el más popular en la historia presidencial de Estados Unidos no es ninguna novedad. Donald y Melania tienen más que dividida a la sociedad estadounidense y, por ende, a la mundial. Sus salidas de tono, modelitos excéntricos y guerras contra todo y contra todos generan no pocas controversias. Y parece que el príncipe Harry de Inglaterra es de los que está más en contra que a favor.

Él, como buen y discreto miembro de la familia real británica que es, no ha dicho una palabra al respecto, solo faltaba. Pero hay cosas que hablan más que las palabras: los gestos, las distancias, las medias sonrisas. Todas ellas han gritado por sí solas en el encuentro que Harry ha mantenido con Melania Trump con motivo de los Juegos Invictus, que tienen lugar estos días en Toronto (Canadá). Dicha competición —una suerte de Juegos Paralímpicos— es una iniciativa creada por Harry en 2014 en la que participan veteranos de guerra de una quincena de países.

Durante los días de la competición en Toronto, Harry ha aprovechado también para reunirse con distintos políticos, como Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, o Melania Trump (y también con su novia, Meghan Markle, que vive en ese país, aunque no hay fotos de ellos juntos). Pero igual que con Trudeau todo fueron sonrisas, con la señora Trump la cortesía ha sido mucho más fría. No hay más que ver las imágenes de sus saludos, gélidos, así como sus tensas posturas corporales y sus medias sonrisas.

GTRESONLINE
Melania Trump y el príncipe Harry el 23 de septiembre de 2017 en Toronto, Canadá.

No es algo protocolario o institucional: la frialdad se aprecia de un modo aún más extremo si se compara con otros encuentros de Harry con Michelle Obama, la anterior primera dama estadounidense. Entonces se veía a ambos más relajados, cómodos y sonrientes.

GTRESONLINE
El Príncipe Harry y Michelle Obama en un encuentro en Londres.

No es solo durante la reunión: ya sea intercambiando saludos o apareciendo juntos en el mismo acto público, la postura corporal y los gestos de Harry son muy distintos si se trata de un encuentro con Michelle Obama o con Melania Trump.

�GTRESONLINE
Melania Trump y el príncipe Harry el 23 de septiembre de 2017 en Toronto, Canadá.

GTRESONLINE
Melania Trump y el príncipe Harry en la apertura de los Juegos Invictus en Toronto, Canadá, el 23 de septiembre de 2017.
©GTRESONLINE
El príncipe Harry besa a Michelle Obama en una visita de los Obama a Londres, en abril de 2016.
©GTRESONLINE
El príncipe Harry junto a Michelle Obama en una visita a la Casa Blanca.

El diario británico Daily Mailha analizado la postura del príncipe —quinto en la línea de sucesión al trono británico— con ayuda de una experta en lenguaje corporal, que asegura que se ve al príncipe apagado, con poca energía, "sumiso", y que aunque por etiqueta su postura es "correcta", se ve que hay algo que no le gusta, que le preocupa.

"Empieza con las manos juntas, y sus gestos tienen lugar en la parte más baja del cuerpo. Es como si sintiera necesidad de protegerse durante la interacción", explica Patti Wood al Daily Mail. "No quiere aparecer demasiado emocionado por estar con ella", relata. "Hay muchísima tensión. Es educado pero, más allá, hay un ligero miedo y una tensión de '¿Lo estoy haciendo bien?".

Para Wood, la postura con Obama es completamente opuesta. "Está echado hacia atrás, está mucho más cómodo", comenta la experta. "Mira qué separadas están sus piernas. Es un gesto muy masculino, me presento a mí mismo como un hombre sexual y estoy muy cómodo". Cuando se miran, es como si estuvieran solo ellos dos, algo que no ocurre con Melania.

Aunque lo que es cierto es que la primera dama la regala una imponente sonrisa a Harry, como destaca Wood: "La sonrisa del millón de dólares. Es una sonrisa de alto voltaje. Es muy interesante ver esto cuando está sentada con él, es algo que no se capta normalmente cuando está con su esposo".

Melania Trump, en el tiempo