INTERNACIONAL

François Hollande se salió con la suya: París será la sede de los Juegos Olímpicos en 2024

El HuffPost logró entrevistarlo y esto fue lo que dijo.

14/09/2017 10:59 AM CDT | Actualizado 14/09/2017 1:06 PM CDT
AOL

Fue en el verano de 2012, recién elegido como presidente de la República, que se le ocurrió la idea. Tres meses después de su elección, su visita a los Juegos Olímpicos de Londres para apoyar a los atletas franceses fue el detonador de la resolución de François Hollande a favor de una candidatura de París para la edición de 2024.

Cinco años más tarde, esta perspectiva se convirtió en realidad. Tras los fracasos de las candidaturas para los Juegos Olímpicos de 1992, 2008 y 2012, París fue designada este miércoles en Lima. Esto le da al expresidente "un inmenso orgullo".

El 2 de agosto de 2024, "si todo va bien", François Hollande estará en las tribunas del Stade de France para asistir a la ceremonia de inauguración. Mientras tanto, platicó con el HuffPost y nos contó todo sobre la realización de esta candidatura y los desafíos que quedan por enfrentar en los próximos siete años.

¿Qué siente usted sabiendo que los Juegos Olímpicos regresan a París 100 años después de aquellos de 1924?

Siento orgullo, pero también una cierta impaciencia. ¡100 años es mucho tiempo de espera! ¡Es una aventura extraordinaria, y una suerte para varias generaciones!

"Podría tratarse de una fuerza unificadora importante para Francia, y no solamente para París".François Hollande

¿En qué momento se dijo a sí mismo que los Juegos tenían que regresar a París? ¿Ya estaba convencido de eso a su llegada al Élysée en mayo de 2012?

Estaba consciente de que la oportunidad existía, pero que no podríamos hacerla realidad más que poniendo todas las posibilidades de nuestra parte. Yo no estaba todavía convencido de esta candidatura cuando me presenté en Londres, unas semanas después de mi elección en agosto de 2012. Vi la felicidad de los espectadores, el ambiente en toda Inglaterra y la transformación de los barrios londinenses que recibían el parque olímpico, la villa, la "media center"... Fue entonces que me pareció legítimo replantearse la cuestión: ¿es concebible y, sobre todo, razonable proponer una candidatura para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2024?

Yo conocía el traumatismo del fracaso de 2005, tanto para los deportistas como para los responsables políticos que habían conducido esta campaña. Así que propuse realizar un estudio de las oportunidades en torno a este gran proyecto, consultando al mundo deportivo, a los actores económicos y, por supuesto, las autoridades de París. Le confié este trabajo a Bernard Lapasset y a Tony Estanguet. Esta consulta duró 2 años y mostró que podría tratarse de una fuerza unificadora importante para Francia, y no solamente para París.

A partir de ese momento, la pelota estaba en la cancha del movimiento deportivo y de la alcaldía de París, los únicos facultados para proponer una candidatura. Ellos ya sabían entonces que el Estado jugaría su papel sin reservas y que yo me ponía al servicio de esta organización para hacer ganar a Francia.

¿Usted se considera, entonces, de alguna manera, como el responsable de esta victoria?

Responsable, no. Artífice, sin duda. Es un gran orgullo ver que nuestro país es capaz de dejar diferencias atrás y de aliar sus fuerzas para ganar.

¿Tuvo dudas en algún momento, particularmente en 2014, de que la alcaldesa de París, Anna Hidalgo, no propusiera la candidatura?

Ya les conté del dolor de la decepción de 2005. Anne Hidalgo la vivió directamente, junto con Bertrand Delanoë, a quien le rindo homenaje, pues él es también el origen del éxito de hoy. Comprendía yo que había que convencerla con buenos argumentos y que ella debía ganar la adhesión del consejo de París. Debía proceder metódicamente para sumarlos.

Mariana Bazo / Reuters

Pero si queríamos tener éxito, había que poner al movimiento deportivo en primer lugar. A este respecto yo debía apoyar el trabajo de Tony Estanguet, Bernard Lapasset y de todo el Comité Olímpico Francés, bajo la batuta de Denis Masseglia (el presidente del Comité Olímpico y Deportivo Francés, N. de la R.).

"Ésa es la clave de una organización exitosa: debe beneficiar al mayor número de gente".

¿En qué puede ser provechosa para Francia la organización de los JO en París? ¿Cómo hacer para que el deporte amateur también saque provecho?

Ésa es la clave de una organización exitosa: debe beneficiar al mayor número de gente. Más allá de las infraestructuras, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos cambiarán profundamente la relación de los franceses con el deporte y conducirán a toda una generación hacia un compromiso ciudadano. El verdadero legado de esos Juegos será una ciudad accesible a todos, un nuevo modelo para el deporte francés, pero también una poderosa palanca hacia el éxito para la juventud que, en siete años, estará en el corazón del evento. La educación, la diversidad, la inclusión social y el desarrollo sostenible constituirán la marca de estos Juegos de la Fraternidad.

¿No teme usted que esto cueste una cantidad enorme a Francia, como los Juegos de Río le han costado a Brasil o como los de Atenas dañaron a Grecia?

No hay que confundir inversión con excesos. La candidatura fue concebida para ser ambiciosa pero responsable. Las inversiones son necesarias, especialmente para la zona de Seine-Saint-Denis, que se beneficiará de una nueva accesibilidad, y para el Gran París, que verá su realización acelerada. Francia necesita esos equipamientos.

No se puede comparar la situación de París con la de Atenas en 2004 o de Río en 2016. Y, además, nosotros vamos a organizar unos Juegos diferentes, modernos, participativos e innovadores. Cuando fue la COP 21, el Comité Olímpico Internacional (COI) y su presidente, Thomas Bach, fueron mis invitados, porque ellos saben también que hoy no se pueden organizar unos Juegos con el gigantismo de los años pasados. Es también por este enfoque ambientalista que la propuesta de París sedujo. Porque corresponde perfectamente a la nueva agenda y las nuevas exigencias del COI.

Los opositores denuncian la falta de consulta a la población, como fue el caso de Hamburgo, que acabó desistiendo en razón de la hostilidad de los habitantes. ¿Teme usted una oposición por no haber hecho una consulta así en París?

Los sondeo efectuados, especialmente por el COI, mostraron una fuerte adhesión al proyecto. Evidentemente, es legítimo que haya una oposición y que las personas se hagan preguntas sobre el costo o las molestias que pudiera ocasionar el evento. Pero el trabajo de París 2024 apenas comienza. La participación de la población forma parte de los desafíos a enfrentar.

¿Dónde estará usted el día de la ceremonia de inauguración?

Si todo va bien, estaré en el Stade de France para asistir a ese momento histórico.

Si usted no pudiera asistir más que a una prueba, ¿cuál sería?

Sería el decatlón: la disciplina más difícil, la más completa y la más larga.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost France.