NEGOCIOS

Advierten que próximo gobierno heredará una bomba de tiempo

El país se está endeudando más de lo que puede permitirse.

13/09/2017 4:49 AM CDT | Actualizado 13/09/2017 7:48 AM CDT
Edgard Garrido / Reuters
El secretario de Hacienda, Jose Antonio Meade, y el de Economía, Ildefonso Guajardo, durante un mensaje del presidente Enrique Peña el 23 de enero de 2017.

En su último año de gobierno, la actual administración estará entregando al próximo presidente de México unas finanzas públicas complicadas, debido a que el país se está endeudando más de lo que puede permitirse y los ingresos no crecen a la misma velocidad que los gastos.

Tras analizar la propuesta de Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2018, que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó a la Cámara de Diputados el viernes pasado para su discusión y aprobación, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) consideró que la iniciativa tiene una visión a corto plazo, y no se están atendiendo problemáticas que podrían estallar en varios años más, e incluso décadas, como el aumento del gasto en pensiones y el crecimiento de la deuda gubernamental.

"Cuando llegue el siguiente gobierno y haga el Paquete Económico para el 2019, no la va a pasar bien (...) ​Una de las primeras cosas que sale a relucir es que a la nueva administración se le entrega una situación fiscal frágil, complicada, con una visión a corto plazo", dijo Héctor Villareal Páez, director general del CIEP.

Los gastos aumentan demasiado, y los ingresos no lo suficiente

Uno de los rubros que más preocupa es el de la deuda. Cada año, México tiene que pagar las deudas en la que incurren el Gobierno Federal y las empresas productivas del Estado (Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad), así como los gastos derivados de programas de apoyo a ahorradores y deudores de la banca.

Aunque el 2017 será el primer año, desde hace una década, en que hay una reducción de la deuda –de 48% a 47.3% como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) que se prevé para el 2018–, hay que tomar en cuenta que, desde el 2013 hasta el 2018, la deuda crecerá en 9.6%.

Por si fuera poco, México ha destinado más de su PIB para saldar sus deudas en los últimos años, lo que se conoce como costo financiero de la deuda.

Mientras que en el 2014 México destinó 2% de su PIB a saldar sus deudas, en el 2017 el gasto fue de 2.7%, y para el siguiente año, la SHCP propone que sea de 2.9%, es decir, 663 mil 479 millones de pesos.

"El costo financiero de la deuda está en máximos; ya quisieran algunos sectores tener ese gasto", dijo Héctor Villareal Páez.

El gasto en pensiones es otro que preocupa. El presupuesto que la SHCP propone para el 2018 para atender este rubro es de 833 mil 207 millones de pesos, lo que representaría 3.6% del PIB. Esto incluye tanto a pensiones contributivas (es decir, para los afiliados al IMSS, ISSSTE, Pemex y CFE) y las no contributivas (es decir, para aquellos que recibirán una pensión como parte del Programa de Adultos Mayores).

Las pensiones preocupan, más que por el monto de su costo, por la velocidad con la que aumentan. Desde el 2013 y hasta el 2018, el presupuesto para las pensiones contributivas aumentaría 37.3%, y el de las no contributivas caería 24%.

Por ello, se estima una tendencia al alza que se mantendría hasta mediados de la década de 2055, y se extinguiría hasta el 2120, lo que deja poco espacio para pensar en políticas públicas en educación o salud, advirtió el CIEP.

La diferencia entre el aumento del presupuesto para las pensiones contributivas y la caída de las no contributivas preocupa, además, por la desigualdad que esto supone, ya que las personas con más ingresos estarían recibiendo una mejor pensión, y las de menores recursos afrontarían mayores retos.

Incluyendo estos y otros rubros, los gastos del Gobierno Federal del próximo año supondrían 22.9% del PIB; sin embargo, los ingresos serían de 20.7% del PIB. Es decir, el país gastaría más de lo que ganaría, lo que supone una deuda de 2.2% del PIB.

Ingresos que no alcanzan

Para solventar gastos y pagar sus deudas, México percibe ingresos, principalmente por el pago de impuestos, y por las ganancias de sus empresas productivas, como Pemex y CFE. Aunque se prevé que las reformas estructurales hagan que estos ingresos aumenten, podría pasar mucho tiempo, y, en algunos casos, ya se alcanzó el máximo potencial.

Del lado de los impuestos, como consecuencia de la Reforma Hacendaria el gobierno percibe más dinero por pago de estas obligaciones (los ingresos tributarios representaron 9.7% del PIB en el 2013 y 13% para el 2015). No obstante, si esta fuera la gallina de los huevos de oro, comenzaría a quedarse sin huevos.

"La reforma (hacendaria) ya dio lo que tenía que dar. No seguirán aumentando los ingresos tributarios", previó Ricardo Cantú Calderón, director de Investigación del CIEP.

Getty Images
.

Además de los ingresos por el pago de impuestos, las ganancias petroleras son otra de las principales fuentes de ingresos del país, y debido a que el precio del crudo cayó a nivel mundial, este ingreso se ha reducido significativamente.

Aunque el gobierno considera que la reforma energética ayudará a que se perciban más ingresos petroleros y energéticos, el director del CIEP considera que esta no es la respuesta en el mediano plazo para los problemas financieros que enfrenta el país, ya que muchos de los efectos de esta y otras reformas podrían verse en, al menos, un par de décadas.

"Los ingresos y el uso de los mismos deben ser de gran importancia para todos los ciudadanos, ya que la mayoría de ellos provienen de la población. Esto puede darse en forma de impuestos, multas, o compra de productos y servicios como la gasolina y electricidad", explica el CIEP.

Urge un consejo fiscal

Carlos Jasso / Reuters
.

Debido al aumento exponencial de gastos como el de la deuda y las pensiones, los especialistas del CIEP enfatizaron que se requiere una visión de largo plazo al estructurar las propuestas de Paquete Económico, y esta percepción sólo podría venir de la mano de un Consejo Fiscal Independiente.

El Consejo Fiscal Independiente es una entidad no gubernamental que vigila el debate de decisiones financieras como el del Paquete Económico. Se conforma por figuras independientes expertas en el tema como economistas y abogados, y ha sido adoptado por países como Reino Unido, Alemania y Chile, entre otros.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sugerido a México la creación de un Consejo Fiscal Independiente en varias ocasiones, la primera en el 2015, y la más reciente en las Reuniones de Primavera del FMI, en abril de este año. No obstante, la SHCP se ha opuesto a ello, e incluso el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, consideró en su momento que "sería redundante".

Sin embargo, un Consejo Fiscal Independiente es indispensable para combatir las carencias en la planeación y administración de las finanzas públicas del país, de acuerdo con el CIEP.

"​El (poder) ejecutivo se la pasa pensando en el corto plazo, en su sexenio. ​Nos merecemos proyecciones (económicas) a 20 años, que permitan estar pensando en el largo plazo. Un Consejo Fiscal seria la institución ideal para trabajar en eso", consideró el director del CIEP.