INTERNACIONAL

Esta adolescente confesó ser indocumentada y la respuesta fue maravillosa

"Yo solamente quería concientizar a las personas y que vieran que hay gente por todos lados que está pasando por la misma situación".

11/09/2017 4:11 PM CDT | Actualizado 11/09/2017 4:11 PM CDT

Un acto valiente le demostró a esta adolescente que no está tan sola como creía estarlo.

Karla Martínez se despertó el martes en la mañana para descubrir una nota que su mamá le había dejado junto con dinero en efectivo. La adolescente de 18 años apenas comenzó su primer año en la Universidad del Estado de California, en Long Beach, y planeaba tomar su examen de manejo esa mañana.

Karla Martinez
Karla and Tania Martinez.

Así que su mamá, Tania —que se va a trabajar muy temprano en la mañana— le dejó a su hija un poco de dinero para cubrir la cuota. Junto con el efectivo, Tania también compartió una noticia devastadora en una nota que decía: "Aquí está para que pagues el examen, suerte hija. Estoy con mi corazón roto. Cancelaron el permiso que tenías".

Karla Martinez
Tania's note.

El permiso al que Tania se refería es al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que protege a los inmigrantes indocumentados que fueron llevados a Estados Unidos desde niños. El martes, el fiscal general, Jeff Sessions anunció que el programa acabaría en seis meses, dejando a casi 800,000 jóvenes adultos, incluida Karla, en riesgo de deportación.

Karla Martinez
Just Karla.

"Cuando leí la nota al principio estaba en shock, luego empecé a llorar", le dijo Karla al HuffPost. "Le llamé muerta de miedo a mi mamá preguntándole qué pasaría conmigo ahora".

Tania manejó la situación tan bien como pudo.

"Ella me decía que todo iba a estar bien y que nunca dejaría que nada me pase y que siempre luchará por mí", dijo Karla. "Pero podía sentir que estaba esforzándose demasiado para no llorar".

Karla, al igual que otros beneficiarios del DACA ― popularmente conocidos como dreamers ha vivido en Estados Unidos casi toda su vida. Tania llevó a su hija a EU desde El Salvador en 2004, cuando Karla tenía seis años, para que pudiera tener una mejor vida.

Karla Martinez
Karla and Tania at Karla's high school graduation.

Karla dijo que está agradecida con su mamá por lo que hizo, pero que su estatus de indocumentada siempre la ha hecho sentir aislada.

"Siempre me he sentido un poco atrapada e incapaz de hacer todo lo que la mayoría de mis amigos puededn hacer", dijo Karla. "Desde la secundaria, cuando realmente comencé a entender el proceso, siempre sentí que tenía que escondérselo a la gente porque estaba muy asustada. Y a mis amigos, sentí que nunca realmente logré enseñarles quién era yo y decirles quien era en verdad y de dónde venía".

Karla dijo que aún cuando entró a la universidad —gracias al California Dream Act, que permite a estudiantes que residen de manera ilegal en el país recibir apoyo financiero— ella aún sentía que tenía que mantener su estatus secreto.

"En el registro de la universidad nos dieron un formulario para llenar toda nuestra información, incluido el lugar donde nacimos", comentó. "Siempre tapaba mi información porque me ponía muy nerviosa que cualquier lo viera y se diera cuenta de que no había nacido aquí".

Karla Martinez
Karla decked out in Cal State Long Beach gear.

Aún así, el martes cuando Karla vio la nota que le dejó su mamá, sintió que no podía esconderlo más.

"Yo solamente quería concientizar a las personas y que vieran que hay gente por todos lados que está pasando por la misma situación", contó.

Karla decidió tomar una foto de la nota de su mamá y publicarla en Twitter. Junto con la imagen, escribió esto: "Esta es mi mamá dándome el dinero que ganó con mucho esfuerzo para que tomara el examen escrito hoy más tarde. Despertarme y enterarme de las noticias sobre el #DACA fue difícil...".

Karla confesó que abrirse sobre su estátus le dio mucho miedo.

"Primero lo escribí todo y luego lo tuiteé, pero inmediatamente lo borré", dijo. "Porque no sabía si era lo correcto o si era una buena idea. Pero luego estaba tan alterada que lo volví a hacer".

Y continuó con otros dos tuits más:

Tal vez no sabían que era dreamer porque no es algo con lo que uno generalmente se presenta. Mi familia tiene el corazón roto por mí.

Pero todos continúan creyendo en lo que soy capaz de lograr aún sin el DACA, me desperté y vi a mi mamá llorando porque está muy asustada.

La publicación se volvió viral al poco tiempo, recibió más de 13,000 "me gusta" y 4,000 retuits. Karla recibió una cantidad de apoyo y cariño inimaginable, especialmente por otros beneficiarios del DACA.

Me rompió el corazón leer esto. Honestamente estoy compartiendo tu mismo sufrimiento. Nuestros papás están ahí para hacer todo y cualquier cosa por nosotros.

La letra de un padre inmigrante trabajador y educado. Mi papá es igual.

Yo también soy DACA. Esta foto realmente me llegó.

"Me sorprendió que la mayoría de las respuestas eran positivas y cómo las personas que ni siquiera me conocían me enviaban tanto amor y apoyo", dijo Karla.

También admitió que convertirse en un "libro abierto" le ha ayudado a conectarse con muchos otros beneficiarios de DACA que han estado compartiendo consejos e información sobre qué hacer.

Una cosa que Karla sabe por seguro es que no va a abandonar su educación.

"Espero continuar con mi educación después de que expire mi permiso. Pero probablemente no pueda continuar estudiando en Long Beach por el costo de la colegiatura. Lo que sí haré es continuar yendo a la escuela, como sea que pueda".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.