ESTILO DE VIDA

Si tienes problemas con tu vida sexual, intenta estas 6 cosas con tu pareja

¿La recámara está un poco abandonada?

08/09/2017 6:30 AM CDT

Cualquiera que haya tenido una relación larga sabe que el tiempo que llevas con la otra persona puede tener un impacto directo en su vida de pareja.

En ocasiones los lazos más estrechos ayudan en la intimidad, pero en otros casos, después de la luna de miel, la frecuencia de las travesuras en la cama va disminuyendo hasta que termina siendo un "matrimonio sin sexo".

Un usuario de Reddit presentó el cuadro perfecto cuando pidió ayuda a otros usuarios para su "mundana" vida de pareja con su esposa, diciendo que: "Estoy muy insatisfecho. Tengo 32 años. Es horrible pensar que el resto de mi vida mi vida sexual será así".

Ya sea por factores ambientales (estrés, trabajo, hijos) o por algo más fundamental en tu relación, siempre hay formas de enfrentar esto, así es que el HuffPost pidió a algunos expertos sugerencias para que la vida sexual vuelva a la vida.

Getty Images

1. Habla del problema como si fuera de los dos, no sólo tuyo.

Los problemas de alcoba son difíciles de tratar si te sientes insatisfecho, especialmente si quieres y te preocupa tu pareja y no quieres lastimar sus sentimientos.

Pero Cate Campbell, autora de Relate Guide to Sex and Intimacy (Guía de referencia para el sexo y la intimidad), dijo al HuffPost UK que el primer paso es enfrentar el problema juntos, no solos, y dice:"Trata cualquier tema sexual como un problema de pareja y no como la responsabilidad de uno solo".

Hay que asegurarse de que hay comunicación.

2. Dale a tu pareja la oportunidad de escuchar lo que piensas.

Parecería totalmente obvio que para ti tu pareja es la causa de los problemas en la recámara, o de que tu vida sexual desapareciera antes de lo que imaginabas, pero a menos de que vocalices tus problemas (sin sexo, sin sexo suficiente, mal sexo), no puedes esperar que el otro piense lo mismo que tú.

Campbell dijo: "No culpes a tu pareja de que las cosas no salgan exactamente de acuerdo al plan".

Y porque la verdadera satisfacción llega cuando cedes el control sexual, deberías estar dispuesto a dejar que "tu pareja te haga sentir bien" en lugar de asumir que nada va a cambiar.

3. Guarda un tiempo para el sexo, aunque no parezca espontáneo.

Uno de los mayores problemas de las parejas es que quieren que el sexo sea tan espontáneo y apasionado como cuando apenas se conocían, pero con los horarios, los hijos y el cansancio, esperar que suceda naturalmente es pedir demasiado.

"Encontrar un momento para hacer el amor es un reto constante que las parejas tienen que enfrentar de manera realista. Puede ser algo que tengas que planear, o experimentar en diferentes momentos para ver que funciona", dice Campbell.

4. Los pasos pequeños hacia la dirección correcta cuentan como progreso positivo.

Enfrentar lo que parece ser un enorme problema en tu relación (y probablemente una que lleva construyéndose desde hace un buen tiempo) no va a pasar de un día para otro.

Así es que en lugar de sentir frustración por el estado de las cosas, da pequeños pasos y considera que cualquier avance es una victoria, dice Campbell: "Responde positivamente a la intimidad, pero no tienes que ser sexual si no quieres serlo".

Y no olvides que el comportamiento íntimo hace que la oxitocina fluya en el cuerpo, que es la misma hormona del orgasmo que te hace sentir bien.

5. Entierra los sentimientos de decepción si no te pones sexy siempre.

Si pasas por un tiempo de secas, puede resultar tentador tener relaciones cada vez que estén juntos, pero Campbell sugiere que disfrutar de los besos y las caricias puede ser otro medio para volver a encender la chispa (o mantenerla viva cuando estás presionado).

"Si van a salir pónganse de acuerdo para que la noche termine con un hermoso beso y un par de apapachos en la cama, así sentirás menos decepción. Siempre existe la posibilidad de que un beso y un apapacho pueda llevarte más lejos", dice.

6. Deja de comparar tu matrimonio con los primeros días.

Obviamente que esto no significa que tengas que resignarte a un matrimonio sin sexo, pero no te engañes pensando que será igual que al principio porque tu pareja será inevitablemente diferente a los primeros meses de su relación, para bien o para mal.