MÉXICO

Andrés Roemer es nombrado por la Unesco como embajador de buena voluntad

En 2016, fue destituido como representante permanente de México ante la UNESCO por votar a favor de una resolución que indignó a Israel.

05/09/2017 5:20 PM CDT | Actualizado 05/09/2017 5:20 PM CDT
www.su.org

La UNESCO anunció hoy que nombrará el próximo 8 de septiembre al ensayista y diplomático mexicano Andrés Roemer Slomianski como Embajador de buena voluntad por su compromiso en la promoción de "sociedades plurales y libres".

La directora general de la organización, Irina Bokova, será quien le distinga en una ceremonia que se celebrará en París, según un comunicado.

Slomianski, de 54 años, estuvo en el centro de la polémica el pasado año, cuando fue destituido como representante permanente de México ante la UNESCO por votar a favor de una resolución que indignó a Israel.

En ella, se negaba todo vínculo entre el Monte del Templo de Jerusalén y el judaísmo, limitándose a considerarlo un lugar de culto musulmán.

El ensayista, que se ha centrado en analizar fuerzas del mercado que no pueden evaluarse directamente en la economía, pero que influyen notablemente en el sistema económico como los sentimientos y las emociones, es doctor en Políticas Públicas por la Universidad de California en Berkeley.

Cuenta con al menos una veintena de obras publicadas y varios premios internacionales.

La Unesco destacó también que le reconoce por su apoyo a las ciencias, a la cultura y al desarrollo sostenible y por su apoyo a los ideales y objetivos.

La organización recordó que los Embajadores de buena voluntad, entre los que constan decenas de personalidades como la guatemalteca Rigoberta Menchú o la española Montserrat Caballé, tienen como meta sensibilizar a la opinión mundial sobre la importancia de la educación, la ciencia y la cultura en favor de la paz.

También te puede interesar:

-El caso UNESCO o la definición de una tormenta perfecta

-El voto que lo botó: Roemer fuera de la UNESCO

-La mujer que conquistó a la UNESCO con comida zapoteca