UN MUNDO MEJOR

La revista web de Nigeria que le da una patada a los estereotipos de lo masculino

El origen y objetivo de la transgresora revista que desafía la masculinidad.

31/08/2017 9:33 AM CDT | Actualizado 31/08/2017 10:34 AM CDT

AFP/Getty Images

En un país en el que la homosexualidad puede ser castigada con 14 años de cárcel, Richard Akuson decidió desafiar las normas establecidas en Nigeria con la revista "A Nasty Boy" (Un chico travieso), donde "examina la masculinidad" y la cuestión del género.

Sólo tiene 23 años, pero la seguridad y la impertinencia de Akuson, que lanzó en febrero su revista en línea, le han valido una fama que no ha dejado de crecer en los últimos meses.

Todo comenzó con un pantalón corto ajustado. "Un día, me lancé al desafío de pasearme todo un día por las calles de Abuya [la capital federal] en pantalón corto de seda", cuenta a la AFP.

"La gente me miraba mal, me insultaba abiertamente. Fue una experiencia bastante dolorosa", recuerda.

Decidió relatar su experiencia en Bella Naija, la revista del corazón número 1 de Nigeria, donde trabajaba por entonces como redactor jefe de la sección Moda.

Su publicación "Porqué decidí pasearme por Abuya en pantalón corto ajustado" causó un gran revuelo: los comentarios no tardaron en llegar, tanto para tratar de hacerlo entrar en razón como para felicitarlo por su provocadora proeza.

"Vi las reacciones, me dije que había un verdadero debate por comenzar para examinar nuestra masculinidad", explica Richard.

"El hombre nigeriano debe proteger, sin cesar, eso que nuestra sociedad define como masculinidad: no llorar, tener un ego muy, muy grande, poca compasión y mucho dinero. Paradójicamente, pienso que eso es lo que hace que [los hombres aquí] sean muy frágiles y tan duros con los demás", lanza, satisfecho de no formar parte de la mayoría.

AFP/Getty Images

Andróginos

Hoy, "Richie" ha organizado una sesión de fotos en un hotel un poco apartado de Lagos, la megalópolis económica y cultural de África del oeste.

Con sus cuatro modelos andróginos, dos hombres y dos mujeres, el redactor jefe quiere "transgredir los géneros".

"Abstrakt, ¿te parece bien llevar vestido?", pregunta.

Y aunque Abstrakt, de 21 años, no le guste que le encasillen y en su camiseta lleve estampado "En verdad, no soy normal", la idea de ponerse una falda no parece entusiasmarle.

Aún así, lo hace "por la moda" que hace furor en Lagos desde hace unos años, asegura. Y también por darle una patada a los convencionalismos.

Eso nos permite imaginar, por un momento, lo que conlleva ser mujer.

AFP/Getty Images

Controversia

"Me encanta la controversia, siempre he sido rebelde", explica Ajoke Animashaun, estudiante de Derecho y modelo. "En Nigeria, somos muy conservadores. Las chicas deben ir siempre bien vestidas, tener las uñas hechas (...) ¡Pues mira, yo no!", dice, divertida.

Y aunque la falta de manicura pueda parecer un mero detalle, en Lagos constituye un acto feminista casi revolucionario.

Las fotos publicadas en la revista en línea, que pasará al papel en unos meses, son, cuanto menos, desconcertantes en un país en el que todo lo relacionado con la homosexualidad, la bisexualidad o la mezcla de géneros está visto como una abominación desde el punto de vista religioso.

Hombres maquillados posan en una playa de Lagos, con una mirada que rezuma sensualidad.

En otro artículo, hombres con una peluca afro y calzados con altos tacones levantan su minifalda de tela tejana.

"Nasty Boy ofrece la oportunidad de mostrar una faceta de lo que somos", indica el joven Wole Lawal, modelo profesional de 22 años y con voz grave, con la cara llena de purpurina y un ancho pantalón multicolor. "Eso nos permite imaginar, por un momento, lo que conlleva ser mujer. Y, debo decir (...) verdaderamente no parece fácil", advierte.

AFP/Getty Images

También te puede interesar:

- REPORTAJE ESPECIAL: Los 4 mil olvidados

- Gobernador de Texas acepta la ayuda de México y las redes se llenan de pura buena vibra

- Así han crecido las cachorritas jaguar que están siendo criadas en cautiverio y sin contacto humano