ENTRETENIMIENTO

Por qué la gente viajó y viajaría de nuevo para ver a Kendrick Lamar

"Lo hice una vez y lo haría otras diez veces".

28/08/2017 8:24 PM CDT | Actualizado 30/08/2017 2:16 PM CDT
Berenice Rivera

73 mil almas se reunieron en el emblemático Parque Fundidora, en Monterrey, Nuevo León, el pasado 26 de agosto para asistir a la 9ª edición del Bud Light Hellow Festival, uno de los eventos musicales y culturales más representativos del norte de México.

21 artistas se reunieron en la sultana del norte para ofrecer 13 horas de música, que sin interrupción, tendrían a los asistentes ávidos de música bailando y cantando.

La oferta era seductora: Distintos momentos del rock con LCD Soundsystem, Weezer, The Horrors; el poder regio de Kinky y Neon Indian; dignos representantes latinos como Jesse Baez y Helado Negro y muchos más hicieron del parque del metal una fiesta decorosa.

Sin embargo, en una noche de estrellas, fue sólo un astro quien se robó el firmamento.

39ºC, una amenaza permanente de lluvia, escasez del líquido no vital más esencial (cerveza) y cientos de kilómetros, no impidieron que mexicanos volaran/manejaran/corrieran/nadaran para ver en vivo al rapero estadounidense que está haciendo historia: Kendrick Lamar.

El punto máximo de exaltación llegó a las 10:30 p.m., hora en la que Kendrick Lamar, apareció en el escenario con una puntualidad honorable para el registro histórico (y emotivo) de su primera vez tocando en México.

Berenice Rivera

Se aseguró de que supiéramos que él sabía que ésta era una primera vez colectiva, una primera ocasión muy mexicana.

Desde la soledad del escenario y rodeado de un humo blanco disparó sus primeras palabras "I got, I got, I got, I got loyalty, got royalty inside my DNA". Lamar hizo retumbar los jardines del norte y el público implotó en júbilo. La gente gritaba su nombre, coreaba sus canciones y bailaba a su ritmo.

'King Kunta', 'Collard Greens", 'Loyalty', 'Bitch, Don´t Kill my vibe, y una epopeya hecha música como la versión a capella de 'Humble' quedaron en los anales de la música.

Sólo un meteorito como Lamar es capaz de acomodar olas de frenesí en una hora.

Después de la revuelta musical, algunas de las personas que decidieron migrar durante el fin de semana para ver al rapero salido de The Compton, California (EU), compartieron con nosotros la génesis de su decisión.

Berenice Rivera

Montserrat

"Justo después de su show en Coachella de este año me dio mucha envidia pensar que probablemente jamás lo vería en México. Es raro que artistas de ese género y con esa fama vengan para acá, entonces no me importó tener que ir a MTY con tal de ver su show, no sé cuando pueda volver o cuando pueda volver a tenerlo relativamente accesible. Sí fue complicado, si implicó un esfuerzo, pero también valió la pena, Kendrick significa mucho para mí".

Fernando

"Porque nunca lo había podido ver. Ya vi a Jay-Z a Kanye West, a Drake, Public Enemy, pero no a Kendrick. Se me hizo corto el show, pero valió la pena viajar por él".

Miso

"Amo sus letras por su contenido político, pero a la vez muy personal. No se anda con mamadas, y además, a veces llega a mezclar géneros o ritmos que no esperaba ver juntos. No es el rey del 'sampleo', pero en todo su conjunto es una chulada. Se me hace que su música es muy oscura (en el sentido de que habla de su pasado y de Compton). Algo pesada, pero igual muy poderosa".

Iván

"Kendrick Lamar es un genio cuando escribe y mi intención de ir a verlo en vivo era redescubrir sus letras y en sí a él como un fenómeno, pues se ha vuelto un estandarte para muchas minorías en un contexto de varios atentados en Estados Unidos y el resto del mundo. Además, sabía que tiene un show explosivo/inversivo que no me decepcionó. Fue histórico estar ahí, no porque fuera su primera vez en México, sino porque se trata de un artista que mueve con su música y se está consagrando como una de las grandes voces de la historia de la música".

Daniel

"Para mí es el rapero más importante en este momento y en general es quien hace la música más interesante e importante. Da un mensaje fuerte a través de la música y aunque ahorita puede ser por el hype, creo que en verdad él es de esos grandes que llegan cada poco tiempo. Y no sé si me decepcionó un poco lo que el rock quería ser y lo que terminó siendo, pero siento que Kendrick sí tiene un mensaje muy fuerte".

Y a la pregunta de la posibilidad de volver a recorrer kilómetros, sufrir inclementes calores y hacer filas letales sólo para ver a Kendrick Lamar de nuevo, categórica y uniformemente respondieron con un sí tan definitivo, como el hecho de que vivimos la coronación no oficial de uno de los grandes de la música.

Berenice Rivera

Lograr una edición como ésta por parte del Bud Light Hellow Fest, no sólo fue un acierto, sino un mérito casi insuperable. Más de una persona les agradecerá por haber traído a Kendrick Lamar por primera vez a México.

También te puede interesar:

-Jay-Z rompe su propio récord de la mayor cantidad de álbumes que alcanzan el número 1

-Te urge ver esta mini parodia del intro de 'El príncipe del rap'

-Cómo se escucharían tus bandas de rock tocando sólo con juguetes

-Ya salió el top 20 de rock de Spotify... y el primer lugar no es una banda de rock