ESTILO DE VIDA

El secreto de la felicidad está en darte permiso de enojarte

Estudios demuestran que para algunas personas la clave está en las emociones negativas.

25/08/2017 6:30 AM CDT | Actualizado 25/08/2017 6:30 AM CDT
Kenishirotie via Getty Images
Businessman holding two papers with happy and angry face each on them

Ahora resulta que al parecer nuestro camino hacia la felicidad puede empezar si te enojas, eres hostil o presuntuoso.

La mayoría de los atajos hacia la felicidad con respaldo científico, como entrenar, sonreír o practicar la gratitud, se enfocan en lo positivo, y son útiles en realidad. Pero un nuevo estudio concluye que para algunas personas, el aceptar los sentimientos negativos puede ser una de las formas más poderosas de sentir felicidad por encima de todo.

En un estudio que se publicó este mes en el Journal of Experimental Psychology, los realizadores del estudio entrevistaron a más de 2,300 estudiantes de edad universitaria en ocho países incluyendo EU, Brasil y China. A los estudiantes se les preguntó qué emociones querían sentir más o menos en su vida diaria, como amor, furia, excitación, y también cuáles sentían en realidad. También contestaron preguntas para detectar síntomas de depresión y bienestar general.

Muchos estudiantes dijeron que querían sentir más emociones placenteras, como amor y empatía, de lo que sentían normalmente. Sin embargo, 11% querían sentir menos emociones placenteras, y 10% querían sentir más emociones desagradables como enojo y odio. En general, los participantes del estudio que dijeron sentir las emociones que querían reflejaron mayor satisfacción en la vida y menos síntomas depresivos.

Muy probablemente todo se reduzca a las emociones que valoras como persona, según la autora principal del estudio, Maya Tamir, profesora de psicología de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

"Por ejemplo, alguien que no sienta enojo cuando lee acerca del abuso sexual a los niños tal vez piense que debería estar más enojado por la grave situación de estos niños, así es que tal vez quiera sentir más coraje del que siente en ese momento", explicó en un resumen la Asociación Americana de Psicología. "Una mujer que quiera dejar al compañero que la maltrata pero no tiene la voluntad de hacerlo tal vez sería más feliz si lo quisiera menos".

Obviamente cada emoción no es lo mismo para todos, y la explicación de lo que sienten depende de los valores sociales, culturales y personales. Por ejemplo, el enojo:

"Para el miembro de una minoría que busque justicia porque la gente de la mayoría los maltrata, el sentir enojo podría ser la emoción correcta", escribió el autor. "El que una emoción sea correcta, por tanto, depende de los objetivos y las necesidades de cada persona... MIentras que el enojo puede ser bueno para unos, puede ser malo para otros".

La clave, explican los investigadores, es experimentar las emociones que quieras, sean o no placenteras.

"Querer ser feliz o estar alegre todo el tiempo es algo poco realista", explicó Tamir al HuffPost. "No querer sentir tristeza o furia o miedo no es realista. Si somos capaces de aceptar e incluso apreciar las emociones que tenemos, sean o no placenteras, estaremos más felices y más satisfechos".

El estudio sólo consideró un tipo de emociones negativas, llamadas emociones negativas de autoestima que incluyen odio, hostilidad, furia y enojo. Los autores sugieren que en el futuro se realicen más investigaciones sobre sentimientos negativos como miedo, culpa y tristeza.

La próxima vez que trates de darle un empujoncito a tu felicidad escucha una canción triste o llora un poco. La ciencia sabe que eso puede ser lo que necesites.