ESTILO DE VIDA

Cómo le enseñó Zadie Smith a su hija de 7 años que la belleza es una pérdida de tiempo

Algo que pensar cuando te arregles en la mañana.

22/08/2017 10:55 AM CDT | Actualizado 22/08/2017 11:09 AM CDT

La escritora Zadie Smith sabe de palabras incluso cuando las usa para establecer las reglas en casa.

La autora de Swing Time habló el sábado en el Festival Internacional del Libro de Edimburgo y platicó sobre las razones por las que impuso un límite de 15 minutos para mirarse en el espejo a su hija, según un reporte de Grazia Daily U.K.

"Me di cuenta de que empezaba a pasar mucho tiempo mirándose en los espejos", dice. "Y yo me enfurecía. Espontáneamente inventé un principio: si te toma más de 15 minutos, no lo hagas".

La regla se estableció cuando Smith se dio cuenta de la diferencia de tiempo para arreglarse en las mañanas de su hija y de su hijo para salir de la casa.

Fred Duval via Getty Images
Smith with her husband, Nick Laird.

"En sus términos le expliqué: estás perdiendo tiempo, tu hermano no desperdicia nada de tiempo haciendo lo mismo", dijo. "Todos los días de su vida él se va a poner una camisa, va a salir a la calle y le va a valer madres que tú te tardes hora y media en maquillarte".

Smith contó que su hija consideró que el límite de tiempo era un método práctico para ahorrar tiempo, así es que Smith no le "tuvo que dar una cátedra sobre la belleza femenina". Pero considera que tendencias como el contouring son una pérdida de tiempo. "Ella me ve, y cómo me visto y cuánto me tardo".

Smith, quien generalmente aparece con un mínimo de maquillaje, explora en algunos trabajos la relación que tienen las mujeres consigo mismas. En su libro On Beauty, escribe sobre la lucha para proteger a las hijas de las inevitables batallas de autoestima que se relacionan con el ser mujer.

"Kiki tenía miedo de tener hijas: sabía que no iba a poder protegerlas de la autocrítica", escribió. "Por eso mismo intentó prohibir la televisión durante los primeros años, y por el umbral de la puerta de la casa de los Belsey, nunca pasó un lápiz de labios, ni una revista femenina a saber de Kiki. Pero esta y otras medidas de precaución no sirvieron de nada. Estaba en el aire, o al menos así le parecía a Kiki, ese odio de las mujeres, y de sus cuerpos".

Considerando que la hija de Zadie Smith apenas tiene 7 años, su interacción habla a creces de que desde muy temprana edad las mujeres empiezan a sentir la presión de verse de cierta forma. Dicho eso, los 15 minutos en el espejo debería ser algo que todas tendríamos que aplicar en nuestras vidas, a los 7 y a los 70.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Los privilegios de ser bonita (que no queremos aceptar que existen)

Así es como las mexicanas luchan por destruir el #MitodelaBelleza 👊

El proyecto fotográfico que exalta la belleza de las comunidades indígenas mexicanas