ENTRETENIMIENTO

Es hora de entender y no criticar a Vanessa Huppenkothen

Señalan que la conductora está 'muy flaca'.

12/08/2017 6:40 AM CDT | Actualizado 12/08/2017 4:35 PM CDT
Instagram.com

Vanessa Huppenkothen se convirtió en una de las conductoras y reporteras de deportes más famosas de México, gracias a su trabajo en Televisa Deportes y las cápsulas que realizó, junto con su equipo, en los Juegos Olímpicos de Beijin 2008.

Luego de varios años en la compañía -y hasta participar en programas como Bailando por un Sueño-, la egresada del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) ingresó a las filas del canal especializado en deportes, ESPN, específicamente al programa SportsCenter, porque según comentó en su momento, "quería crecer profesionalmente".

Además de sus conocimientos sobre el futbol alemán y del Pachuca (equipo al que le va), la joven de 32 años también es conocida por su esbelta figura... aunque no siempre fue así. Durante su paso por Televisa, Huppenkothen atravesó por una crisis personal, la cual "liberó" con comida. Debido a este trastorno, subió de peso y tuvo que dejar su trabajo, momentáneamente, para cuidarse y cambiar sus hábitos alimenticios (y, claro, bajar de peso porque, al final, la imagen en televisión lo es todo).

FIFA via Getty Images
Así lucía en 2014.

En entrevista con la revista Quién, la conductora aseguró que tuvo que ir a Comedores Compulsivos para calmar su ansiedad con la comida. Para liberar todas esas tensiones, comenzó a ejercitarse e ir a nutriólogos. Sus esfuerzos riendieron frutos, pues esos 20 kilos que subió en tres meses, los eliminó.

Hace unos meses me detectaron la tiroides completamente fuera de rango, (T3 y T4) terminé en el hospital con un shock tiroideo, a punto de un infarto. Decidí dar un cambio radical: desde trabajo, gente que me rodeaba, actividades, etc. Mi ritmo de vida era estresante y deprimente. De un día para otro me volví sumamente disciplinada en todo, comencé a exigirme el 100% y no mediocridades del 60%. He tenido que ser muy dura conmigo y no la he pasado nada bien, he llorado mucho y aprendí que si algo o alguien deja de sumar, hay que cerrar círculos y etapas. Les comparto estas fotos porque no soy una diva, ni celebridad ni artista ni nada, soy una persona común y corriente y terminaré como todos en el cielo o en el infierno. No tengo bulimia ni anorexia, llevo una dieta vegetariana- no como animales pero si consumo productos derivados como la miel o yoghurt- siempre he sido freak del ejercicio y si no lo hago se me sale el diablo. Gracias por el apoyo y también por el valioso tiempo de escribirme, buenos o malos, me han dado mucha fuerza! 😃

Una publicación compartida de Vanessa Huppenkothen (@vanehupp) el

En mayo de 2016, la exreina de belleza compartió en su cuenta de Instagram una foto en la que comparaba su "yo" de 2015 -con unos kilos extras- y la actual. Acompañando la foto, un texto en el que reveló sus problemas con la tiroides, mismo que casi le provoca un infarto:

"Hace unos meses me detectaron la tiroides completamente fuera de rango, (T3 y T4) terminé en el hospital con un shock tiroideo, a punto de un infarto. Decidí dar un cambio radical: desde trabajo, gente que me rodeaba, actividades, etc."

Mi ritmo de vida era estresante y deprimente. De un día para otro me volví sumamente disciplinada en todo, comencé a exigirme el 100% y no mediocridades del 60%. He tenido que ser muy dura conmigo y no la he pasado nada bien, he llorado mucho y aprendí que, si algo o alguien deja de sumar, hay que cerrar círculos y etapas. Les comparto estas fotos porque no soy una diva, ni celebridad ni artista ni nada, soy una persona común y corriente y terminaré como todos en el cielo o en el infierno".

No fue la única vez que la conductora compartió fotos de su antes y después. Días después del primer posteo, la joven volvió a comunicarle a sus más de 1,2 millones de seguidores que tiene en Instagram, lo feliz que era por bajar de peso y por tener una vida más saludable.

Su cuenta comenzó a llenarse con posteos de ella sonriendo de oreja a oreja, junto a su perro Ruffo, pero, sobre todo, haciendo ejercicio de todo tipo: corriendo, andando en bici, natación y pesas, entre otras.

En ese momento, los comentarios eran positivos; la mayoría de sus fans aplaudían la dedicación de Huppenkothen, el hecho que estuviera superando y enterrando los demonios del pasado, etc. Sin embargo, meses después, todo eso cambio... para mal.

Terminamos entrenamiento por hoy.... A 11 días de la gran prueba, estoy nerviosa #ironman703 #tercerafrontera #endurancetraining

Una publicación compartida de Vanessa Huppenkothen (@vanehupp) el

En cuanto la conductora comenzó a subir fotos de ella mostrando su abdomen marcado, las críticas no se hicieron esperar. La mayoría de los comentarios eran señalando su "extrema delgadez". Sin embargo, hay quienes se detienen a explicarle a la gente que tener un problema en la tiroides puede ocasionar que subas o bajes de peso rápidamente.

Terminamos por hoy 💪💪 "Train insane or remain the same" 😃

Una publicación compartida de Vanessa Huppenkothen (@vanehupp) el

Los ataques incrementaron luego que, el 13 de junio, colgó esta imagen de ella en el gym:

1hr funcional + 1hr20min intermitencias =😃 "Hard work ALWAYS pays off"

Una publicación compartida de Vanessa Huppenkothen (@vanehupp) el

Fue esta foto la que comenzó a generar más comentarios en su cuenta, señalamientos de "extremadamente flaca" y ruido en los medios de comunicación.

Huppenkothen ha preferido callar ante los insultos y ataques, y ha optado por seguir subiendo fotos de ella en las que aparece sonriendo en Disneyland, Italia, corriendo, en el set de ESPN y hasta con su mascota Ruffo.

Pero las cosas no han parado ahí. Hace una semana, la experta en deportes compartió una foto de ella en un traje de baño completo -tomada en Mallorca, España, como se lee en la ubicación del posteo-, la cual generó preocupación entre sus seguidores:

Sin ningún titular que describiera la imagen, Huppenkothen recibió comentarios como: "Eres muy linda, pero no te ves bien", "anoréxica" y otros insultos, los cuales desaparecen entre las notas positivas que le envían sus fans. "No hagas caso" o este: "Es horrible leer todos estos comentarios... me deprime mucho ver cómo entre seres humanos nos denigramos unos a otros. Los problemas alimenticios no son tema de burla y mucho menos un juego. La gente baja de peso no solo por ellos, si no también muchas veces por otras complicaciones... como lo son los problemas en la tiroides. Fuera de eso, es horrible ver cómo hacen comentarios de un ser humano que jamás se ha metido en sus vidas. Pónganse en el lugar de ella y vean si a ustedes les gustaría que les comentaran todo eso... Eres una mujer hermosa, no dudes jamás de eso ", escrito por la usuaria lincellgreen.

Morning run+ caprese toast +green juice+happy dog+Sports Center= perfect day 😃

Una publicación compartida de Vanessa Huppenkothen (@vanehupp) el

Tal como ha ocurrido en el pasado, Huppenkothen hablará cuando ella tenga o quiera hacerlo. Este tipo de comentarios (sobre su peso), la han perseguido desde sus días en Televisa, pero es muy importante aclarar que es una joven que ha sido muy abierta al respecto de sus problemas con la comida, así como su dificultad con la tiroides. Para muchos, ella es un ejemplo de disciplina y amor propio, dos características que no tienen que desaparecer o ser sombra de su figura.

Recordemos que en México los desórdenes alimenticios como la anorexia, bulimia y trastorno por atracón van en aumento, de acuerdo con el sitio salud180. La directora de la Fundación Ellen West, Araceli Aizpuro señala que al menos existen 4 millones de adolescentes y jóvenes con algún desorden alimentario en el país.

También te puede interesar:

- La culpa por comer que me llevó al hospital

- Como especialista en trastornos alimenticios, me preocupa la película de Netflix 'Hasta los huesos'

- ¿Que te sientes gorda? Te hace falta conocer estas ilustraciones