INTERNACIONAL

Esta es la razón por la que Anthony Scaramucci odia a Reince Priebus

Todo inició en enero.

28/07/2017 5:52 PM CDT | Actualizado 28/07/2017 5:57 PM CDT
HuffPost

En la escalada enemistad pública entre Anthony Scaramucci, nuevo director de Comunicaciones y Reince Priebus, hasta hace unos momentos el jefe de gabinete de la Casa Blanca, lo que no termina de entenderse es por qué a Scaramucci le desagrada tanto el jefe de gabinete, un hombre al que alterna llamándolo "Reince Penis" (Reince Pene) y "Rancid Penis" (Pene Rancio), según un consejero de la Casa Blanca.

La aspereza primero surgió durante la transición presidencial. Ambos hombres habían sido cordiales hasta entonces. Se conocieron seis años atrás, cuando Scaramucci era un recaudador de fondos de la campaña de Mitt Romney y Priebus era presiente del Comité Nacional Republicano. Interactuaron de manera pacífica durante la campaña de Donald Trump, en tanto Scaramucci aparecía en televisión en eventos de donadores.

Tras la victoria de Trump, Priebus fue nombrado jefe de gabinete y Scaramucci, según una persona cercana a la transición, estaba seguro de estar en la lista de los que obtendrían posiciones importantes dentro de la administración. (Las fuentes para esta historia pidieron anonimato para poder discutir detalles de las conversaciones sensibles).

Mientras preparaba su estrategia hacia el gobierno, Scaramucci alcanzó un acuerdo —el cual aún está bajo escrutinio normativo— para vender su participación en su fondo de capital de riesgo, SkyBridge Capital, al conglomerado chino HNA Group y otra empresa. Asumió que estaría a cargo de la oficina de relaciones públicas, un puesto que ocupó Valerie Jarrett durante la administración Obama. Lo tenía todo planeado, de acuerdo con los consejeros de la Casa Blanca. Identificó a 2,500 líderes empresariales influyentes de todo Estados Unidos y hasta se le ocurrió una manera ingeniosa de nombrarlos: Equipo Trump 2500. Él creía que estas personas ayudarían a presionar al Congreso para que apoyaran la agenda del presidente.

Joshua Roberts / Reuters
Priebus evitó que Scaramucci obtuviera una posición importante en la administración actual cuando le dijo a Trump que Scaramucci "lo había usado", según una fuente. Scaramucci ahora llama a Priebus "Pene Rancio".

Pero los planes de Scaramucci se frustraron a inicios de enero. Ahí es donde Priebus, según una persona de la confianza, tanto del presidente como de Scaramucci, le dijo al presidente "Te usó".

"¿Pero, cómo?" Trump le preguntó a Priebus, según la misma fuente, que ha hablado con varias personas dentro de la Casa Blanca sobre esta conversación.

Priebus entonces le dijo a Trump que él sentía que a Scaramucci le habían ofrecido demasiado por su participación en el fondo SkyBridge. La negociación, insinuó, olía mal, como si el grupo chino HNA Group esperara favores por parte de la administración por ese precio tan inflado. La fuente también dijo que Priebus había mencionado que había tráfico de correos entre Scaramucci y los chinos para comprobarlo.

La Casa Blanca rechazó esta versión de los hechos y se rehusó a que Priebus estuviera disponible para comentar al respecto.

Finalmente, a Scaramucci no le ofrecieron el trabajo.

Pero no se rindió. Le preguntó al yerno de Trump, Jared Kushner, que lo acercara hasta la puerta. De acuerdo con dos personas enteradas de las conversaciones, Kushner le aseguró que él no creía que Scaramucci fuera "malintencionado", "pero no importa lo que yo piense", agregó. Priebus ya había sembrado la duda en la mente de Trump.

Scaramucci entonces intentó con el consejero del presidente, Steve Bannon, quien, de acuerdo con esas dos personas, explicó que estaba demasiado ocupado intentando salvar su trabajo de las redes de otro asesor, Stephen Miller, como para gastar tiempo o esfuerzos intentando ayudar a Scaramucci.

Un amigo de Scaramucci dijo que se quejó de que alguien en la Casa Blanca había sumido que sus finanzas eran motivo de sospecha por su ascendencia italiana. Scaramucci también tomó el comportamiento de Priebus como una muestra de que se sentía inseguro en su puesto de trabajo. "Intentaré las cosas de la manera en que Washington funciona", Trump le dijo a su círculo más cercano cuando nombró a Priebus jefe de gabinete, según el confidente de Scaramucci y Trump. La implicación era clara: si la forma en que funcionan las cosas en Washington no funciona, entonces el magnate neoyorquino lo haría a su manera.

Finalmente, Scaramucci acudió a Keith Schiller, el guardaespaldas más longevo del presidente. Le pidió a Schiller que lo pusiera al teléfono con Trump para que pudiera presentar sus quejas directamente. El presidente escuchó, según su amigo mutuo, y dijo que encontraría un puesto para Scaramucci tan pronto como pudiera.

En junio Scaramucci fue nombrado vicepresidente y director de estrategias de Export-Import Bank. Pero el incidente de Priebus se mantuvo en su cabeza.

Entonces el 11 de julio, cuando Donald Trump Jr. estaba en problemas por haberse reunido el verano pasado con varias personas cercanas al gobierno ruso, Scaramucci vio una oportunidad. De acuerdo con el amigo mutuo, Scaramucci le dijo a todos con los que había hablado ese día, incluido el presidente, que estaba seguro de que la persona que había revelado detalles de la reunión había sido Priebus. Scaramucci planteó el caso, no necesariamente basado en evidencia, que con todas las filtraciones que atacaban a las administración, raramente alguna le pegaba directo a Priebus.

Diez días después, Scaramucci fue nombrado director de Comunicaciones de la Casa Blanca. El anuncio mencionaba que le reportaría directamente al presidente, un movimiento inusual que saltaba al jefe de gabinete.

Priebus se resistió, insistió que Scaramucci le reportara a él. Pero Trump ignoró a su jefe de gabinete. No solamente el director del fondo al que Trump conocía desde hace más de 20 años estaría oficialmente a cargo de la prensa, sino que también supervisaría la reorganización de la Casa Blanca. Scaramucci parecía haber obtenido su revancha.

Por lo menos hasta el jueves en la tarde. En una entrevista con The New Yorker, Scaramucci llamó a a Priebus un "esquizofrénico paranoico jodido" y explicó como él, comparado con Bannon, "no está intentando chuparse su propio pene". Ahora el futuro de Scaramucci en la Casa Blanca es menos claro, aún cuando Trump supuestamente "amó" el estallido.

Dos fuentes cercanas al presidente dijeron que los mismos rasgos que tanto han atraído a Scaramucci a Trump —tenacidad, franqueza, arrogancia ilimitada— podría terminar poniendo en peligro su nuevo trabajo si continúa robando los ciclos de noticias del presidente. Pero esas mismas fuentes dijeron que por el momento está a salvo.

"Recuerda mis palabras: Anthony será un director de comunicaciones excepcionalmente bueno", dijo Sam Nunberg, un exasesor de Trump que aún habla con el presidente. "Su carrera muestra que es un excelente comunicador. Espero que mantenga la frente en alto".

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.

También te puede interesar:

- Con un tuit, Trump nombra a John Kelly nuevo jefe de gabinete

- Trump asegura que en la Casa Blanca 'se pelean por ver quién lo quiere más'

- Scaramucci se parece tanto a Trump que la gente cree que es su 'Mini Me'