UN MUNDO MEJOR

Estas botellas de plástico llenas de agua y blanqueador iluminan casas sin electricidad

1.2 mil millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a la electricidad.

26/07/2017 12:58 PM CDT | Actualizado 26/07/2017 1:11 PM CDT

En un esfuerzo para llevar luz a comunidades sin electricidad, un proyecto pionero utiliza una herramienta inesperada: viejas botellas de plástico.

Liter of Light, un proyecto de la organización sin fines de lucro MyShelter Foundation, con base en Filipinas, suministra luz a hogares pobres de todo el mundo con acceso limitado o inexistente a la electricidad, por medio de la recolección de botellas de plástico a las que llenan con agua y blanqueador y luego cuelgan del techo. Las botellas llenas de ese líquido refractan la luz de fuera hacia dentro de las casas, iluminando como si se tratara de una bombilla.

"Aquí las casas están tan juntas que no tienen ventanas; se trata de poblados caseríos que tienen un mar de acero encima de ellos", le dijo al HuffPost Illac Díaz, un filipino que hizo referencia a las áreas más pobres del país.

"Eso es bueno cuando llueve, pero no les llega luz en todo el día".

Pero las botellas de luz de blanqueador, que fueron concebidas originalmente por el mecánico brasileño Alfredo Moser, quien colaboró con MyShelter para llevarlas a todo el mundo, tienen un defecto: solo funcionan con el sol.

Para resolver ese problema, el grupo añadió un mecanismo mediante el cual las botellas funcionan de noche como lámparas solares. Al depositar un tubo de ensayo con una pequeña bombilla LED en la botella, misma que se conecta a un mini panel solar, la botella refracta la luz externa durante el día, pero también se puede utilizar como bombilla durante la noche

Liter of Light
Liter of Light bleach bottles are shown inside a roof -- one viewed from the outside (left) and the other from the inside at night.

Ademas de utilizar las lámparas de botellas de blanqueador y las bombillas solares nocturnas, el grupo también convierte las lámparas de keroseno en lámparas solares.

Desde su presentación en 2012, Liter of Light ha dotado de luz a 850 mil hogares en más de una docena de países, como Filipinas, Egipto y Colombia. Las simples botellas de blanqueador representan hasta cinco por ciento de sus luces, dijo Díaz, siendo la mayoría botellas solares, lámparas de keroseno y focos de calle.

Con 1.2 mil millones de personas sin electricidad en todo el mundo en 2014, las botellas de blanqueador de Liter of Light ofrecen una solución barata y fácil de elaborar en casa. También son una alternativa a las lámparas de keroseno que se utilizan a menudo en hogares pobres en todo el mundo, en lugar de luz eléctrica, pero que suponen riesgo de fuego y emiten gases peligrosos en detrimento de la salud de las personas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Para elaborar las botellas de luz de blanqueador, la gente simplemente debe mezclar tres mililitros de blanqueador en un litro de agua, dice Díaz. La mezcla dura unos cinco años, luego de lo cual simplemente se cambia el agua.

Para las lámparas solares, la fundación entrena mujeres para construir los circuitos desde cero, dice Díaz. La mujeres pueden vender las lámparas en los pueblos por unos 10 dólares cada una, lo que les genera un ingreso, tras asegurarse de que la gente sepa fabricar y reparar sus lámparas.

Liter of Light
Two kids holding Liter of Light bottles with a solar-powered LED inside.

El grupo se asegura de que todos los materiales para sus luces provengan de las localidades; asimismo, suben videos a YouTube para que cualquiera sepa cómo fabricarlas.

Para Díaz, todo empieza con enfrentar un problema común en los proyectos contra la pobreza: la sustentabilidad.

Él explica cómo algunas organizaciones bienintencionadas ingresan artículos a países pobres que luego entorpecen la cadena de ventas de los empresarios locales, lo que genera problemas adicionales cuando los artículos se averían y requieren de reparaciones costosas.

"Si no puedes fabricarlas o repararlas localmente, no hay manera de ser independiente" dice Díaz. "Se trata de piezas sencillas disponibles en el mercado, las mujeres pueden conseguirlas hasta en tiraderos de electrónicos. Queremos crear una revolución solar desde abajo".

Liter of Light
A solar-powered street lamp from Liter of Light

Otro problema que Liter of Light quiere atender es el del desperdicio plástico. Al utilizar botellas de deshecho, el grupo pretende reducir la basura en las comunidades en donde trabaja.

Filipinas es uno de los cinco países que contribuyen con casi la mitad de todo el plástico que acaba en los océanos del mundo, según el reporte de 2015 de Ocean Conservancy.

"Las botellas de plástico están por todas partes ", dice Díaz. "Somos una isla y somos uno de los países que más arrojamos plásticos al mar, por lo que contribuimos con el plástico que hay en los océanos.

Alrededor de 8 millones de toneladas de plástico acaban en el mar cada año, dice un reporte de 2016 del Foro Económico Global. Lo cual representa vaciar un camión lleno de plástico cada minuto en el mar.

Díaz calcula que con sus luces, la fundación ha reciclado cientos de miles de botellas de plástico. Pero el grupo aún no le llega a la gente que inicialmente esperaba. En 2013, Liter of Light quería abarcar a un millón de personas. Ahora creen que lograrán esa meta en 2020.

Las botellas de luz de plástico "son algo que todos pueden hacer. Debes entender el ingenio de la gente que no tiene tantos recursos: han tomado sus ideas y las han desarrollado en sus propios patios. Eso es lo que queremos. Una nación de emprendedores de patios solares que no tengan que depender de nuestra fundación", dijo Díaz.

Liter of Light
A family sitting by a solar-converted kerosene lamp from Liter of Light.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.

También te puede interesar:

- Ya podemos hablar de la escena de sexo de Game of Thrones... ¿verdad?

- ¿Tinder machista? ¡Ay, cómo crees! Estas 10 situaciones le quitan la careta

- Abandonan a cría de lobo marino en una caja