ESTILO DE VIDA

Lo seis lugares más raros donde mujeres han dado a luz

En un Uber, por ejemplo.

21/07/2017 10:01 AM CDT

Para la mayoría de las mujeres el el lugar donde dan a luz es bastante normal, como un hospital o su casa,

Pero un 2% aproximadamente no corre con la misma suerte.

Aquí hay seis lugares extrañísimos donde mujeres han visto nacer a sus hijos.

1. En un Uber.

Un chofer de Uber no esperaba hacer un trabajo especial cuando recogió a Erica Davidovich y a su esposo, Niv, para llevarlos al hospital.

La madre de cuatro hijos dio a luz en el asiento trasero del auto porque no llegó a tiempo al hospital. Los paramédicos llegaron después del parto; sin embargo, indicaron al chofer Raymond Telles cómo ayudar durante el parto.

2. En el supermercado

Hacer la despensa no es normalmente lo más emocionante de nuestra semana.

No fue lo que ocurrió en el caso de Ashleigh Miller-Cross, que no sabía que estaba embarazada porque había dado a luz a su primer hijo sólo 8 meses antes. La mujer parió en el baño de la tienda, que le regaló un año de pañales a la madre.

3. En el jardín

Candace Marie había estado experimentando dolores durante la noche, pero asumió que eran contracciones Braxton Hicks.

Sin embargo, cuando se despertó en la mañana su fuente se rompió. Sólo tuvo tiempo de salir de su casa, cuando la cabeza del bebé de deslizaba; así que se sentó en el jardín delantero y pidió ayuda a su pareja para sacar al bebé.

4. En un estacionamiento

Una pareja tuvo que detener su camino al hospital en medio de la noche. El bebé nació en un estacionamiento.

5. Mientras dormía

SWNS

Alice Payne, de 23 años, despertó de una siesta de una hora sólo para descubrir que ya había dado a luz a su bebé.

Payne estaba en el hospital y fue inducida médicamente al parto, pero la máquina no detectó sus contracciones.

Pensando que aún faltaba tiempo para el nacimiento, los doctores le dieron medicina para dormir. La sorpresa fue que el bebé nació durante esa siesta.

6. Justo afuera de la sala de maternidad

PAULA DAMORE

Paula D'amore llego al hospital cinco minutos tarde.

Las contracciones de D'amore's comenzaron en su casa pero se volvieron más intensas y frecuentes cuando iba en el coche.

Cuando bajó del coche en el hospital, sintió salir la cabeza de su bebé. "Senti su cabeza y pensé 'Oh, Dios mío, está pasando justo ahora", dijo.