MÉXICO

Sus raíces tan profundas como su sueño de llegar a la Guelaguetza

19/07/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 19/07/2017 9:04 AM CDT

A sus 22 años, siendo las 11:50 del 17 de julio de 2017, Jesús Armando Rodríguez Cruz ve realizado el sueño de su vida.

Santiago Ruiseñor.
Jesús Armando Rodríguez Cruz.

Y el nudo en la garganta que se agrietaba apenas unos minutos antes, se desata y se quiebra al grito de "Viva Santiago Niltepec", porque en él se agolpaban los años de planeación, los ahorros comenzados desde la secundaria. En este momento, Armando siente la gloria de un medallista olímpico.

Santiago Ruiseñor.

Vestido con el traje de gala de su pueblo, conformado por un "charro 24" --el sombrero que distingue al tehuano--, una pechera de manta, pantalón negro y huaraches de charol. Armando tiene tras de sí a 12 parejas de baile, una orquesta de 12 músicos, una cantante y a tres personas que sostienen un estandarte de Santiago Apóstol. Pero también una vista parcial de la ciudad de Oaxaca desde la altura del Cerro del Fortín.

Santiago Ruiseñor-

Santiago Ruiseñor.

Ahí están los trajes de cadenilla, los bordados de flores grandes, los tejidos combinados, los tápalos --una vestimenta muy antigua usada en el Istmo de Tehuantepec--; pero también las trenzas caídas, el paseo de velas y flores para pedir una buena cosecha, la regada de frutas y los sones regionales de Istmo que se despliegan de manera inédita en el Auditorio Guelaguetza en el primer "Lunes del Cerro".

Santiago Ruiseñor.

Santiago Ruiseñor.

Desde que Armando estaba en la secundaria, recuerda su padre Jesús Armando, comenzó a ahorrar para ver materializado este sueño que hoy se le despliega bajo los pies: que su pueblo fuera reconocido, "porque realmente Niltepec ha permanecido minimizado por otras poblaciones, incluso, me atrevo a decir que había regiones aquí en Oaxaca que desconocían de la existencia de Santiago Niltepec", dice el joven de 22 años en entrevista con el HuffPost.

El sueño que no dura más de 18 minutos sobre el escenario implicó un trabajo muy duro, de varios años de investigación, de ir recobrando los pedazos de memoria de la voz de las ancianas, de ir revisitando con fotos y videos las costumbres y tradiciones de ese pueblo.

Santiago Ruiseñor.

Santiago Ruiseñor.

Fue una iniciativa propia, por querer que mi población fuera reconocida. Guelaguetza es una gran ventana y fue una gran oportunidad para que el mundo entero conociera Santiago Niltepec."

UN SUEÑO POR EL QUE NO SE DUERME

Armando tiene un día sin dormir, dando detalles a los peinados de las bailarinas, alistando los trajes, bordando, haciendo lo necesario para que todo esté impecable.

Santiago Ruiseñor.

Santiago Ruiseñor.

Lo que llevó a esta noche de vigilia fue la solicitud que presentó en diciembre pasado ante el Comité de Autenticidad para Guelaguetza para que el pueblo fuera evaluado.

En ella, se propone lo que se considera lo más destacado de las tradiciones y costumbres del lugar.

"Seleccionamos las Fiestas en Honor a Santiago Apóstol, por ser la más representativa de nuestro pueblo y, como es la primera vez que participamos, tenemos que seleccionar muy cautelosamente las fiestas que nos representan", cuenta el istmeño en su papel de representante de la delegación de Santiago.

Santiago Ruiseñor.

Santiago Ruiseñor.

La delegación comenzó de cero, con una invitación abierta a la población, a los jóvenes que "amaran su tierra" --la integrante más joven tiene 13 años-- , quienes ensayaron durante 4 meses para, finalmente, ser evaluados el 27 de mayo pasado.

Ensayábamos diario, por ser una delegación nueva teníamos que estar a la altura de las demás delegaciones y gracias a eso fuimos seleccionados."

Santiago Ruiseñor.

El 30 de junio, las calles de Santiago Niltepec se llenaron de humo, de gritería, de una maraña de colores.

"La noticia la recibimos una semana antes de que publicaran las listas. Fue un momento muy emotivo, una satisfacción muy grande, de que todo ese esfuerzo, ese trabajo realizado tuvo sus frutos... fuimos seleccionados... la euforia de la gente del pueblo, con cuetes, bocinas en las calles anunciando la participación de la población de Santiago Niltepec en la Guelaguetza"... a Armando se le amontonan las imágenes y fija su mirada en un punto lejano, pero también se le empiezan a juntar las lágrimas y sus ojos se transforman en unas peceras diminutas.

Regresar o no a la Guelaguetza es una moneda echada al desempeño que tengan en este primer "Lunes del Cerro", a volver a solicitar ser evaluados... pero ya no hay retorno, hay que ayudarle a la suerte y a las circunstancias.

Santiago Ruiseñor.

"Desde pequeños en el Istmo nos inculcan querer tus tradiciones, fui creciendo con eso... era una idea vaga (integrar la delegación) que estaba en mi cabeza, no sé cómo decirlo, hasta que llegamos al objetivo de estar aquí", Armando llega a ese punto en el que las palabras se te hacen nudo, hace una pausa brevísima como para terminar de aceptar lo ineluctable... "La verdad es un sueño hecho realidad. Me siento muy feliz."

Santiago Ruiseñor.

Santiago Ruiseñor.
Santiago Ruiseñor.