INTERNACIONAL

¿Cómo es usar una Mac de los 80 en 2017?

Hay quienes se desviven por una experiencia retro como teclear en uno de los programas más famosos y duraderos de Apple Macintosh.

12/07/2017 1:51 PM CDT | Actualizado 12/07/2017 1:56 PM CDT
Mike Blake / Reuters

Por Adrienne LaFrance

En primer lugar, soy una reportera; y en segundo, soy una escritora, lo que quiere decir que muy seguido me encuentro escribiendo en lugares insólitos. Y no sólo en lo geográfico, aunque también ha sucedido. Yo escribo en todas partes, y con cualquier tecnología que tenga a la mano.

La mayor parte del tiempo tecleo en mi laptop con un procesador de textos simple. Pero antes de ello, escribo mis borradores en mis libretas de reportero, así como en la aplicación de Notes de mi iPhone y en hojas de papel suelto cuando es necesario.

Pero ahora hay una novedad: estoy escribiendo una nota para The Atlantic en McWrite 4.5, el primer programa de procesamiento que se presentó con la Apple Macintosh en 1984 y que se descontinuó una década después. Así que aquí me tienen, sumergida en esta nostalgia por el cómputo de los 80s, pergeñando ideas en una versión simulada del software original, y todo gracias al Internet Archive.

La enorme caja chica de Apple tiene miles de millones de dólares

El único problema es: ¿cómo voy a meter esta nota en el sistema de gestión de contenidos web de The Atlantic en este 2017? (No tiene acentos, ni Ñ, por ejemplo.)

Internet Archive
Así se ve una captura de pantalla con parte de la traducción del texto original de 'The Atlantic' en el simulador de MacWrite 4.5 en Internet Archive.

Pero primero mejor me salgo de aquí y me regreso a mi procesador de textos normal. El reciente simulador en pantalla del Internet Archive (en inglés) le permite a cualquiera con acceso a internet jugar y utilizar docenas de juegos y programas originalmente diseñados para las primeras Apple Macintosh en su más pura y total gloria a blanco y negro en baja resolución.

La principal emoción por los simuladores web es que se quitan barreras al software viejo. La siguiente etapa será que uno puede extraer los datos que se están generando y exportarlos a una computadora actual".Jason Scott, The Internet Archive

Además del MacWrite, la colección de programas incluye MacPaint, Dark Castle, The Oregon Trail, Space Invaders, Frogger, Shuffle Puck, Brickles, Prince of Persia y muchos más. El simulador no solamente detona el software en sí, sino que ubica a los usuarios en el ambiente operativo de la vieja escuela de Mac, lo que significa que, al usarlo, te posicionará en un escritorio similar a los de 1984, en donde tienes que abrir el programa por ti mismo.

Internet Archive

"Esta presentación refleja un cambio en nuestra filosofía, en el contexto de qué es lo que queremos hacer", dijo Jason Scott, un archivista de Internet Archive. Si bien en simuladores previos Scott procedió "echando toda la carne al asador" al liberar cientos de programas a la vez, en esta ocasión abordó una estrategia más metódica y curada. Una de sus razones principales tiene que ver con el control de calidad. Inclusive ahora sigue atendiendo solicitudes de soporte técnico relacionadas con el simulador del MS-DOS que el archivo liberó en 2014 (que incluyen miles de títulos). Pero Scott también sabía cuáles eran los viejos programas de Mac que la gente querría ver desde el inicio.

Apple no tiene misericordia por sus productos viejitos

"El principal era Dark Castle", me dijo Scott. "Todos lo recuerdan porque se trataba de un juego particularmente bien realizado y muy atractivo; sin embargo, quiero señalar que ¡ni siquiera era muy divertido! La gente que lo ha jugado en nuestra simulación Mac no está feliz. Hay reseñas".

Una de estas reseñas dice así: "No podría decir si el simulador es lentísimo y no deja que mis controles respondan bien... ¿o es simplemente un juego terrible? A lo mejor son las dos cosas".

"Los usuarios dicen: 'Ay, esto corre muy lento, no debe ser bueno'", me dijo Scott. "Cuando en realidad lo que deberían decir es que el juego original no era bueno. Sin embargo, se ve muy bonito y los sonidos son hermosos, por lo que sabía que Dark Castle iba a ser un éxito".

Una Apple I se vendió en 100 mil dólares

La verdad es que yo apenas recuerdo Dark Castle de los tiempos en que tenía una Apple IIc. Cuando intenté jugar en el simulador esta mañana, al principio me mataban muy rápido unos murciélagos rabiosos, lo cual debo decir con toda confianza que sólo era un reflejo de mi falta de práctica y no tenía nada que ver con la calidad del simulador. (A mí me parecía que funcionaba muy bien.)

Internet Archive
<p>Screen shot of Dark Castle, as played in the Internet Archive's emulator. </p>

Pero, independiente de qué tan bien jalan, la gran pregunta es si vale la pena tanta lata y trabajo meticuloso de presentar programas antiguos en esta forma.

"Son preguntas existenciales: ¿Para qué servía todo esto? ¿Por qué la gente habría de necesitar los sistemas operativos originales de Mac en esta época moderna?

El Internet Archive se enfocó en la era de la Apple II por varias razones: se trataba de un periodo definido de tiempo, representaba un momento particularmente rico en la historia del cómputo, y la gente sigue interesada en esos años. "A decir verdad, la nostalgia tiene muchísimo que ver en esto", dijo Scott. "Hay gente que entra, mira todo esto y se ponen felices por todo lo antiguo. Ya luego siguen en lo suyo".

Si todo marcha de acuerdo al programa, los siguientes dos simuladores serán para la Commodore 64, que antecede a las primeras Macintosh. Luego vendrá Windows 98, que salió después. ("Pero eso sólo si funciona bien", enfatizó Scott.)

Las 6 novedades de Apple para 2017

Los simuladores suelen tener muchos errores debido a su complejidad. Un sistema basado en un navegador web incluye un motor de simulación que corre dentro del ambiente javascript del propio navegador, y todo va dentro de la computadora en la que éste funciona. "Así que, básicamente, estás trabajando en una computadora dentro de una computadora simulada que está dentro de otra computadora. Es algo loco", dijo Scott.

Son preguntas existenciales: ¿Para qué servía todo esto? ¿Por qué la gente habría de necesitar los sistemas operativos originales de Mac en esta época moderna?"Jason Scott, The Internet Archive

Scott también espera expandir la idea en sí de lo que la gente puede hacer con los simuladores.

"La principal emoción por los simuladores web es que se quitan barreras al software viejo. La siguiente etapa será que uno puede extraer los datos que se están generando y exportarlos a una computadora actual. Eso está a un desarrollo programático de poder suceder. Y eso es lo que la gente eventualmente va a querer y que seguro obtendrá", dijo Scott.

Por lo pronto, el usuario no puede copiar y pegar texto desde el simulador MacWrite a un procesador de textos actual, por lo cual tuve que teclear el inicio de esta nota, letra por letra, a fin de incluir el resultado de dicha simulación en el programa de edición web de mi revista. De cualquier forma, fue más fácil así que lo que fue para mis predecesores en la época en que Macintosh era una novedad. Fue por el tiempo (hace 25 años) en que mi colega James Fallows redactó una enorme pieza para The Atlantic llamado 'Vivir con una computadora (en inglés). En 1982, él utilizó algo llamado Processor Technology SOL-20, que tenía una memoria random de 48k. Para él, era un milagro, lo mismo que los floppy disks que se necesitaban, y la impresora que se conectaba a la máquina echaba impresiones a razón de una página por minuto.

Hasta para alguien que adoptaba la tecnología inicial muy pronto como él, las cosas no eran tan lindas. En ocasiones su computadora simplemente dejaba de funcionar dramáticamente, por lo cual tenía que recurrir a su vieja máquina de escribir Smith-Corona hasta por un mes. Además, Fallows escribió: "Las computadoras pueden provocar otro molesto problema al distorsionar para siempre tu sentido del tiempo".

Lo que él quiso decir es que las computadoras cambian las expectativas de la gente de cuál es nuestra capacidad de hacer cosas y qué tan rápido las podemos hacer. Y esta observación, realizada en 1982 sobre máquinas que son muy diferentes a las que usamos ahora, también me puso a pensar en cómo la tecnología entra en colisión con nuestra percepción del tiempo mientras miramos lo que sucede 25 años después. Lo que alguna vez fueron sistemas milagrosos, ahora corren imposiblemente lento. Consiguen que el software actual (lo mismo el hardware como los teléfonos inteligentes que corre ese software) parezca extraordinariamente novedoso. Mirar un programa de hace 35 años hacer eso para lo que lo diseñaron es también un recordatorio tácito de que las mejores herramientas que tenemos ahora, tarde o temprano quedarán absurdamente limitadas.

Y esto lo podemos saber porque mucha gente, de manera inesperada, guardó objetos como floppy disks y computadoras viejas. "De hecho, conservo el SOL-20, con todo y su carcasa tipo nuez", me dijo Fallows recientemente cuando le pregunté qué le había pasado a su viejo procesador de textos. Scott, del Internet Archive, dice que tiene abundantes propuestas de gente que quiere compartir los programas que han mantenido por décadas.

"Una persona no se sentía cómoda enviándonos sus floppies por correo, así que mejor le enviamos nosotros el equipo", dijo Scott. "Y ahora nos va a traer un software único o, por llamarle de una forma, sumamente raro". Sus programas, que se añadirán al simulador, incluyen juegos originales que son muy buscados por los coleccionistas, así como por lo menos un paquete de software que nunca estuvo disponible para el público.

"Esta simulación trae a la efervescencia de la cultura contemporánea la existencia de todos estos viejos programas", dijo Scott. "No sólo se quedaron como palabras en una página".

Pero, en mi caso, son, palabras en una página. Palabras producidas en la vieja y familiar fuente Chicago que se materializan en mi pantalla (en inglés) tal como lo recuerdo de hace mucho tiempo.

Aquí mismo puedes probar (y en su caso, recordar) cómo es teclear en MacWrite 4.5:


Este texto se publicó originalmente en TheAtlantic.com y fue traducido del inglés.

Tal vez te interese:

- VIDEO Feliz cumpleaños, iPhone

- Cosas que el nuevo iPhone ya no traerá

- El nuevo campus de Apple que Steve Jobs soñó