UN MUNDO MEJOR

Mujeres oaxaqueñas empoderadas rodando juntas

Chicas Bici-bles combate la violencia, trabaja en favor de la equidad de género y los derechos sexuales y reproductivos y promueve el autoestima y el trabajo en equipo.

06/07/2017 5:24 PM CDT | Actualizado 06/07/2017 5:55 PM CDT

"La bici sí me ha cambiado", dice Rosa, una chica Bici-ble de 14 años. Ella asegura que andar en bicicleta la liberó: "antes era muy tímida. No me gustaba hablar con personas extrañas". Tampoco le gustaba salir sola a la calle, "porque sentía que me iban a robar". Dice que ahora ya no le teme a las personas, platica, convive y sale sola, sin miedo. Se siente más alegre, cambiada.

Rosa vive en los alrededores del basurero localizado en Villa de Zaachila, el más grande de Oaxaca. Ella es una de las jóvenes que ha tomado la bicicleta como arma de empoderamiento y que ha cambiado su vida a partir de ella, nos cuenta Bárbara Lazcano, Coordinadora de Comunicación y Vinculación, Solidaridad Internacional Kanda A.C. (SiKanda).

El uso de la bicicleta en este rincón de Oaxaca responde a sus altos niveles de violencia de género, tan sólo 61.2% de las mujeres mayores de 15 años han sufrido algún tipo de violencia, desde escolar (Oaxaca ocupa el primer lugar nacional de mujeres violentadas en los centros educativos, ENDIREH, 2006) hasta familiar, emocional, psicológica y física, sin olvidar la violencia y la explotación sexual.

Lo anterior, sin mencionar los altos índices de embarazo adolescente que se registran.

SiKanda - Solidaridad Internacional Kanda AC
SiKanda brinda talleres, capacitación y acompañamiento a estudiantes de tres escuelas secundarias de la zona.

(La bici) te quita el miedo. Y los beneficios que te da es que te distraes, ya no eres la misma. Cambia todo. Se te quitan los miedos, o bueno si un día estás triste sales a dar una vuelta y te distraes y te relajas, ya no te sientes inconforme con ese sentimiento. Para mí, mi bici es como mi amiga, porque sabe lo que pienso. Rosa

Villa de Zaachila (que en zapoteca significa "larga hoja de verdolaga") fue la última capital zapoteca, después de la caída de Monte Albán. Es un municipio que se localiza en la región de Valles Centrales, a seis kilómetros de Oaxaca.

En este municipio, SiKanda ha registrado diversos tipos de violencia hacia las adolescentes. Y han identificado que la situación de dependencia de los adultos y la justificación social del uso de la violencia dificultan la prevención y erradicación de este problema.

SiKanda - Solidaridad Internacional Kanda AC
"Iniciamos este grupo hace dos años, por agosto. A mí me gustó mucho, me llamó mucho la atención, y me anoté. Estuve feliz. Iba a talleres de grafiti, fotografía, aprendimos sobre derechos y prevención de violencia": Rosa.

Rosa cuenta que a ella le daban miedo los borrachos y los pandilleros "pensaba que me iban a hacer algo", a asaltar, o a gritar, a secuestrar o a violar.

"En lugares como Zaachila, las pandillas se convierten en el espacio de participación e identidad de los jóvenes varones. El ejercicio de la violencia se vincula con la experiencia de lo que significa "ser hombre", explica Bárbara.

Por eso, Chicas Bici-bles trabaja también con hombres adolescentes porque otro de sus compromisos es el de la promoción de las masculinidades positivas, que reconozcan y respeten a sus pares mujeres.

Rodando, las adolescentes demuestran que pueden ir tan rápido y tan lejos como sus pares hombres. Bárbara Lazcano

SiKanda - Solidaridad Internacional Kanda AC
Desde 2009, SiKanda trabaja con recicladores informales (pepenadores) y sus familias, en y alrededor de basureros en el estado de Oaxaca.

El colectivo Chicas Bici-bles arrancó a inicios de 2016 y está integrado por jóvenes adolescentes de entre 14 y 16 años, que habitan los alrededores del basurero localizado en Villa de Zaachila. A su alrededor viven más de 15 mil personas; sus habitantes, además de carecer de diversos servicios públicos, son víctimas de discriminación.

Gracias a Chicas Bici-bles, las jóvenes han mejorado su autoestima y se han apropiado de su autonomía, han avanzado en el aprovechamiento escolar y han ayudado en el ahorro de sus familias. Además, ahora las madres de familia también quieren tener acceso a la bicicleta como medio de transporte.

Finalmente, la comunidad en su conjunto ha estado trabajando en la modificación de los estereotipos de los adolescentes.

La actual es la segunda generación del proyecto, en total han participado 25 adolescentes que se han cuestionado el uso de la violencia, han reconocido su capacidad de ejercer sus derechos, han derribado barreras de género y están exigiendo a las instituciones que les aseguren una vida libre de violencia.

La bici, finaliza Bárbara Lazcano, impacta no sólo a nivel individual sino también comunitario. De ahí la importancia de que las jóvenes rueden, así se se hacen más visibles dentro de la comunidad y reclaman el espacio público que les pertenece.

La bicicleta es una herramienta que históricamente ha estado ligada a la libertad de las mujeres: fue utilizada por sufragistas y feministas para retar los estereotipos que impiden que la mujer pueda sentirse autónoma, fuerte y libre.Bárbara Lazcano

También te puede interesar:

- Lo que revela el incendio en el Palacio de Bellas Artes

- VIDEO: La primera dama de Polonia 'torea' a Trump

- Si Frida dependió económica y sentimentalmente de Diego, ¿por qué llamarla feminista?