ESTILO DE VIDA

Si reventarte un barrito es tan malo, ¿por qué los profesionales lo hacen?

Nos sumergimos al tema de las extracciones faciales y lo que provocan en tu piel.

05/07/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 05/07/2017 6:00 AM CDT
AOL

Reventarse los barritos es malo y deberías evitarlo completamente, o al menos eso es lo que nos han repetido una y otra vez, pero eso de hacerle caso cada vez que se asoma un puntito blanco, es otro tema.

Así que si reventar tus espinillas es tan malo, ¿entonces por qué se practican las extracciones faciales? ¿Y por qué nadie ha tratado de evitar que la Doctora Revienta Espinillas trate a sus pacientes?

El hecho es que, eso de reventar los barritos, no es tan malo... pero lo mejor es dejarlo en manos de los expertos.

"Cuando se habla de reventar las espinillas, nosotros, los dermatólogos, solemos pensar en un baño apenas iluminado, uñas sucias, y pus brotando por todas partes", dijo a HuffPost Australia Jo-Ann See, dermatóloga y vocera del Colegio Australiano de Dermatologistas.

"Pero es diferente cuando sabes algo sobre las espinillas y cómo extraerlas".

"Es algo que está bien si se hace en una forma controlada, y muchos dermatólogos profesionales lo hacen".

Un experto es alguien que tiene el equipo adecuado para realizar extracciones exitosas sin provocar demasiado estrés en la piel.

"Hay muchas formas diferentes para tratar el acné, pero en el caso de una extracción, lo mejor es hacerlo correctamente con un extractor de comedón", dijo See, en referencia al nombre que los dermatólogos dan a los barros o espinillas. "Y eso es lo que yo uso".

"Se trata de un removedor de puntos negros o blancos. Sólo tienes que pellizcar la superficie de la piel, colocar el removedor y el comedón brotará.

"No hay que apretarlo cuando se esté rompiendo el folículo".

Una extracción de espinillas no es necesariamente negativa, pero si lo hace uno mismo, es más probable que el daño sea mayor que el beneficio.

"Cuando te metes al baño y te pones a pellizcar, lo haces de lado a lado", dice See. "Lo malo es que con ello rompes el folículo, lo que dejará una cicatriz, y nadie quiere eso"

"Cuando tú lo revientas, presionas toda la piel y dejas cicatriz".

"Asimismo, algunas veces cuando revientas una espinilla, no te das cuenta de que se trata de más de uno... hay otros mas. Y luego se vuelven a formar".

Además, no todos los barros son iguales. Así que si te compras tu propio extractor de comedones, podrías no estar usándolo correctamente. Y a pesar de lo satisfactorio que pueda ser un buen apretón del granito, podría no ser el mejor tratamiento.

"En torno al tratamiento del acné, cada persona es diferente", dice See. "Lo ideal es limpiar de acné a tu paciente, pero hay muchas maneras de conseguirlo".

"Por ejemplo, hay muchos productos recetados que son muy buenos para eliminar las espinillas y los barros. Pero algunos podrían ser difíciles de eliminar y, en esos casos, lo más razonable es removerlos".

"Cuando se trata de un barro muy grande, un dermatólogo podría optar por inyectar un poco de esteroides para simplemente derretirlo de inmediato. Esto provee un gran alivio inmediato a los casos de barros profundos provocados por las hormonas"-

A fin de cuentas, lo mejor es que dejes tu cara en paz o, por lo menos, haz una cita con un experto para que te den un tratamiento adecuado.

"Si bien puedes quedar un poco irritada de la cara cuando vas con un profesional, eso es nada si lo comparas con lo que podría pasar si te lo haces tú misma", dice See.

"Si lo haces tú sola podrías quedar peor que antes por las rupturas en tu piel. Y es peor, mucho peor, si tu piel es más oscura.

"Y aquí hablo de cuatro, cinco o hasta seis tipos de piel... si eres libanesa, asiática, india, latina... Cuando te apachurras provocas una híper pigmentación postinflamatoria, con la cual te quedará una marca café en tu piel".

También te puede interesar:

-Este es el porqué de que en México los blancos son ricos y los pobres morenos

-De la sociedad de castas a #LadyPrieta (y una corrección)

-Lo que tendríamos que hacer para acabar con el racismo en México, según Alexandra Haas