ENTRETENIMIENTO

Courteney Cox dice 'basta' a los rellenos faciales

La actriz comprendió que lo natural le va mejor.

23/06/2017 7:52 AM CDT | Actualizado 23/06/2017 7:53 AM CDT
Getty Images

Hace casi un año Courteney Cox, actriz que interpretaba a Monica en Friends, reconocía abiertamente en un programa de televisión que se había excedido con sus retoques estéticos. La intérprete, de 53 años, aseguraba que había "hecho cosas" de las que se arrepentía y que en una ocasión se puso demasiado bótox y no podía mover la cara.

En una entrevista con New Beauty publicada este 21 de junio, Cox ha relatado cómo fue el proceso de ir retocando su aspecto. "Vas a un médico que te dice 'Estás genial, pero ayudaría una pequeña inyección aquí o un rellenador allá'. Así que sales y no estás mal y piensas que si nadie se da cuenta está bien. Entonces alguien te habla de otro médico. 'Esta persona es increíble. Se lo hace a Fulanito que parece tan natural'. Entonces lo conoces y te dice 'Deberías hacerte esto'. Lo siguiente que sabes es que tienes capas y capas", explica.

"No tienes ni idea, porque es gradual, hasta que dices 'Oh, mie..., esto no tiene buen aspecto. Y es peor en las fotografías que en la vida real", añade Cox.

HUFFPOST

La actriz cuenta además que ha dado carpetazo a esa etapa y ha dejado que todos sus rellenos faciales se disuelvan. "Soy tan natural como puedo serlo. Me siento mejor porque parezco yo misma. Creo que ahora parezco más la persona que era. Espero que así sea", afirma a la publicación.

"Necesitas movimiento en la cara y más si tienes una piel como la mía. No son arrugas, son líneas de sonreír. He tenido que aprender a aceptar el movimiento y darme cuenta de que los rellenos no son mis amigos", reconoce la actriz. "No sé qué traerá el futuro pero sé quiero permanecer natural".

Evolución de Courteney Cox

También te puede interesar:

- Nos reservamos el derecho de admisión

- A esto le cierra AMLO la puerta de no ceder en sus alianzas

- Una propuesta fotográfica de belleza mexicana sin estereotipos

Este artículo se publicó originalmente en El HuffPost