INTERNACIONAL

El pastor evangélico chileno que agredió así a la comunidad LGBT del mundo

Llamó 'trapo de inmundicia' a la bandera LGBT.

21/06/2017 4:10 PM CDT | Actualizado 21/06/2017 4:19 PM CDT

El pastor Javier Soto fue expulsado del foro del programa chileno El Interruptor, luego de haber colocado en el suelo y pisoteado una bandera LGBT.

El pastor fue invitado para conversar sobre el papel de la iglesia evangélica en el marco de la candidatura a las elecciones presidenciales que se realizarán en Chile el próximo 19 de noviembre de 2017.

Durante los poco más de cinco minutos que se compartieron vía YouTube, el pastor provocó constantemente a la audiencia, a los realizadores del programa y al conductor José Miguel Villouta.

El conductor comenzó la entrevista preguntándole a qué edad había conocido la religión evangélica. Antes de continuar, el pastor le comentó que había llevado a Jesucristo como invitado y que necesitaba orar para continuar.

Una vez que Soto terminó de rezar, el conductor le preguntó que si le parecía correcto rezar sin respetar las creencias del otro, por ejemplo en caso de que hubiera ateos presentes: "¿No debería preguntarse antes, 'puedo rezar'?". El pastor le dijo que no le parecía incorrecto.

Podemos dar testimonio de sus pensamientos, de lo que le agrada de Chile y lo que no, le invitamos señor que se haga presente en este programa con nosotros, aconsejando y sanando a todo aquel que necesite ser sanado en este día.

Finalmente comentó que había conocido la religión evangélica en el año 98.

Después dijo que debía hacer algo antes de seguir: Sacó la bandera del arcoíris, popularizada por Gilbert Baker en 1978, la colocó en el suelo y la llamó "trapo de inmundicia". Puso sus pies en ella.

El conductor no dejó pasar más tiempo y le dijo que para él "eso es una falta de respeto".

El pastor contestó que era para hacer más ameno el programa.

Finalmente señaló que usaba la bandera como parte de su campaña para hablar en contra de los candidatos a la presidencia que están en favor de la agenda de la diversidad sexual.

José Miguel Villouta le pidió que levantara la bandera y la sacara del set para continuar con la conversación. El pastor se negó. Fue hasta que la editora de contenidos del canal le dijo que era ofensivo y que si había sido invitado era para hablar respetuosamente. Le pidió que levantara la bandera. Finalmente Soto dijo si lo hacía, cortaría la entrevista.

Ella aceptó.

Finalmente ganó la tolerancia y el respeto a la diversidad.

Con información de Excélsior

También te puede interesar:

- Las dos versiones sobre la riña entre los alumnos del Cumbres e Irlandés

- Así suena un orgasmo que no es fingido

- Marihuana para uso medicinal legal en México a partir de hoy