MÉXICO

Peña incrementó el uso de software espía que también utilizó Calderón

En los últimos dos sexenios, el uso de tecnología espía contratada por el gobierno mexicano ha sido utilizada de manera discrecional para investigar políticos, periodistas y activistas sin orden judicial.

20/06/2017 12:05 PM CDT | Actualizado 20/06/2017 1:14 PM CDT
Cuartoscuro

El espionaje contra civiles y detractores del gobierno creció de manera notable durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto en comparación con su antecesor, Felipe Calderón, quien utilizó la "guerra contra el narco" como justificación para realizar espionaje político mediante la contratación de software especializado.

En febrero de 2007, a tan solo dos meses de iniciar su "guerra contra el narco", el gobierno de Calderón adquirió equipo de espionaje israelí, desarrollado por la empresa Verint Systems, por 2 millones 963 mil dólares, según el contrato 5-Inlec-07-M-0002, difundido en un sitio web de la Administración Pública de Estados Unidos. Estos equipos contaban con capacidad para intervenir chats, correos electrónicos, llamadas de teléfonos móviles y fijos y redes internas de comunicación.

"Lo que documentamos fue el inicio de un programa cibernético de espionaje, financiado por el gobierno de EU y aprobado por el gobierno de Felipe Calderon sin consulta con el Congreso", cuenta el periodista Luis Gullermo Hernández, autor del reportaje que reveló la política de espionaje del gobierno panista, publicado por el extinto periódico El Centro.

"El gobierno de Calderón intentó desmentir el asunto, pero los documentos que cotejamos, así como la licitación, no dejaban lugar a dudas: desde 2007 existe la intervención a las telecomunicaciones en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR", señala Hernández en entrevista con el HuffPost.

De este modo, Calderón dio su aprobación para que el Departamento de Estado estadounidense instalara equipos de espionaje en México, los cuales fueron utilizados para investigar a ciudadanos mexicanos a través de la Agencia Federal de Investigación (AFI), la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

Tiempo después, tras las filtraciones sobre el espionaje realizado por la NSA difundidas por el excontratista de la CIA, Edward Snowden, se dio a conocer que Estados Unidos espió al gobierno de Calderón mediante el software espía instalado por el gobierno estadounidense en territorio mexicano.

En 2015, la organización Wikileaks publicó más de mil 500 correos electrónicos y 400 gigabytes de información del Hacking Team, una empresa italiana dedicada a la venta de equipo de espionaje.Dicha filtración reveló que en los últimos dos sexenios, el gobierno de México era uno de los principales clientes de la empresa italiana en la compra de software para espionaje.

El gobierno mexicano gastó 5 millones 808,875 euros para adquirir e instalar un malware desarrollado por el Hacking Team, conocido como Galileo. Las adquisiciones fueron hechas por gobiernos locales (Distrito Federal, Estado de México, Durango, Querétaro, Puebla, Campeche, Baja California, Tamaulipas y Yucatán), dependencias y agencias federales, a través de empresas intermediarias.

El Estado de la vigilancia, R3D

Pero la política de espionaje se disparó con la llegada del PRI a Los Pinos. De acuerdo con información del CISEN, obtenida por la revista Contralínea, el gobierno de Calderón realizó 249 intervenciones de espionaje de octubre de 2010 a 2012 a través del equipo adquirido por el Hacking Team. En los primeros tres años del sexenio de Peña Nieto el número subió a 1 mil 825 intervenciones del CISEN, siendo 2014 el año con mayor número de casos de espionaje, año en que ocurrió la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la publicación sobre el reportaje de la Casa Blanca en Aristegui Noticias.

CISEN

En octubre de 2015, el periodista Raymundo Riva Palacio reveló que el gobierno de Peña Nieto espió números telefónicos de periodistas y funcionarios a través del CISEN, sin que existiera una orden judicial de por medio, con el argumento de que se trataba de asuntos de "seguridad nacional".

"No se sabe cuántos teléfonos de actores políticos y sociales, de agentes económicos o periodistas, tiene interceptado el CISEN, pero la sábana con los números, que corresponde a un periodo específico este verano, muestra un enorme abanico de intervenciones. De acuerdo con el documento, hubo 729 intervenciones telefónicas, aunque una decena de personas espiadas aparece con números adicionales", señaló el periodista, al citar un documento clasificado del CISEN.

"Hay una serie de nombres de personas que no son públicas o empresas de seguridad, comercializadoras, de asistencia pública e inclusive de una televisora. Pero también, sin saberse el nombre pero sí en dónde se contrató la línea, un teléfono registrado por el Consejo de la Judicatura Federal. En cuestión de nombres, hay varias líneas intervenidas que fueron contratados por Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo, y los teléfonos celulares de la afamada conductora de radio Carmen Aristegui, y de quien esto escribe", agregó Riva Palacio.

En agosto de 2016, una investigación sobre espionaje contra un activista de Emiratos Árabes Unidos, realizada por el Citizen Lab con sede en la Universidad de Toronto, reveló el uso del malware Pegasus, desarrollado por la firma israelí NSO Group. Y al hacer un rastreo de los servidores usados por este sofisticado software espía, fue que comenzaron a destaparse los casos de espionaje a periodistas y activistas mexicanos.

"El Citizen Lab empezó a escanear y mapear internet para intentar encontrar servidores asociados a NSO Group. Así es como detectamos servidores asociados a México", relató John Scott Railton, experto del Citizen Lab y autor del análisis forense que permitió comprobar la presencia del software vendido al gobierno mexicano en los mensajes enviados a activistas y periodistas.

Resulta innegable que, ante la evidencia presentada sobre cómo las medidas de vigilancia han sido utilizadas en la práctica, existen grandes incentivos para utilizar la vigilancia de manera ilegal, incluso arriesgando la propia seguridad de la ciudadanía que los proponentes de la vigilancia sin controles dicen proteger".El Estado de la vigilancia fuera de control, informe de R3D

"La primera vez que escuché sobre NSO Group fue en una conferencia de seguridad hace un par de años. Un hombre que conocí en la conferencia me dijo que ellos eran los mejores en lo que hacían -vigilancia móvil-, lo que me sorprendió porque yo había estado cubriendo la ciberseguridad durante cuatro años y nunca había oído hablar de ellos. "Es por eso que son los mejores", fue su respuesta", relató la periodista de The New York Times, Nicole Perlroth, en un texto que detalla el trasfondo de las investigaciones de espionaje gubernamental en México.

"Comencé a preguntar sobre NSO Group con mis fuentes en las agencias gubernamentales y, sin falta, cada que lo hacía, la persona se volvía notablemente asustadiza. Claramente, había tocado un acorde, y tuve la sensación de que NSO Group era un secreto bien guardado. Finalmente, una de estas personas habló. Estaban preocupados por la creciente lista de clientes de la compañía y por el hecho de que las herramientas de la NSO estuvieran siendo utilizadas por gobiernos que no tenían exactamente brillantes antecedentes de derechos humanos", conitnuó la reportera sobre los primeros indicios de la firma NSO Group.

Fuentes cercanas que conocen a fondo los casos de espionaje y los informes forenses del Citizen Lab, revelaron al HuffPost México que además de los casos que se han hecho públicos, existen políticos y personas de la sociedad civil que han podido comprobar la intervención en sus comunicaciones privadas mediante el malware Pegasus.

Sin embargo, dichas personas han decidido reservarse el derecho de dar a conocer otros casos de espionaje que se acumulan a los realizados contra periodistas de Aristegui Noticias, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Televisa, y activistas de organizaciones como el Centro Prodh, IMCO y El Poder del Consumidor.

::.

Te puede interesar:

Activistas y periodistas espiados piden crear grupo independiente que investigue al gobierno mexicano

Así funciona el software Pegasus con el que gobiernos pueden espiar teléfonos

Documentan 88 intentos de espionaje gubernamental contra periodistas y activistas

Acusan espionaje del gobierno contra activistas para beneficiar a refresqueras