ENTRETENIMIENTO

VIDEO: Jorge Campos (sí, el exportero) le llevó serenata a Salma Hayek

Sucedió en el programa de radio de “El Piolín”, en Estados Unidos.

19/06/2017 12:26 PM CDT | Actualizado 19/06/2017 4:42 PM CDT

¿Quién diría que Salma Hayek y Jorge Campos son amigos? Esto se descubrió la semana pasada durante el programa de radio El show de Piolín, que se transmite en Estados Unidos, al que acudió la actriz que se encuentra promocionando la película Beatriz at Dinner, junto al director Miguel Arteta.

Al inicio del programa, Piolín, como es conocido el conductor, presentó a Hayek con una línea cronológica de todos sus logros, para luego preguntarle sobre aquella ocasión que le llevó bebidas a la Selección Mexicana de Futbol. Al parecer, la actriz no recordaba muy bien esa anécdota, pero en cuando el titular del show le mencionó el nombre de Jorge Campos, y le enseñó una foto del exportero, el tono de Hayek y su gesto cambiaron.

Pero lo que parecía una simple foto, resultó ser una videollamada, así que Hayek y Campos empezaron a platicar y contar los años que tienen sin verse en persona. Para acabar esa mala racha, la mexicana, que reside en Londres, invitó al también comentarista de deportes a su casa en Europa. "Te voy a llevar a Francia para que le des consejos a mi marido, porque el equipo de Rennais nos está dando muchos dolores de cabeza". Y es que cabe mencionar que el esposo de Hayek, Francois Pinault es dueño del equipo mencionado.

La plática se puso aún más interesante cuando entró al estudio un mariachi, cortesía de Jorge Campos. Este detalle casi hace llorar a Hayek, quien interpretó junto al conjunto mexicano la canción "Veracruz", de Agustín Lara.

Al final del tema, la veracruzana de 50 años, agradeció el detalle y se limpió los ojos para evitar que le salieran las lágrimas.

Michael Regan - FIFA via Getty Images

También te puede interesar:

. 'Wonder Woman' pierde el primer lugar en taquilla en Estados Unidos (al menos este fin)

- El ¿#BusDeLaLibertad? que llegaría a Los Pinos

- El INEGI reveló nuestra pigmentocracia