NEGOCIOS

Estos empresarios mexicanos ya abrieron las puertas al futuro del bitcoin

El precio del bitcoin avanza a pasos agigantados: pasó de 20 mil pesos en enero a 50 mil pesos en junio de 2017.

18/06/2017 10:27 AM CDT | Actualizado 18/06/2017 10:56 AM CDT
Cortesía
David Noriega, propietario de seis tiendas de cómics Fantástico en la Ciudad de México, junto a un cajero de bitcoins.

Grandes empresas globales como Microsoft, Dell, Steam aceptan bitcoins como método de pago, mientras que en México son pocos pero comprometidos los negocios que ya le apuestan a esta criptomoneda.

La evolución de la moneda virtual como forma de pago en México contrasta con Japón, un país donde la criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto se prevé que sea aceptada por alrededor de 260 mil comercios para este verano, provenientes de 4 mil 500 empresas, y en donde los aeropuertos están próximos a contar con cajeros de bitcoins.

Además el uso de esta moneda se volvió muy atractivo porque el precio del bitcoin avanza a pasos agigantados: pasó de 20 mil pesos por unidad en enero de este año hasta poco más de 50 mil pesos en junio.

Si bien México aún pareciera encontrarse lejos de un ecosistema similar, algunos pequeños empresarios ya tienen claro hacia dónde va el futuro de los pagos al aceptar las criptomonedas en sus locales.

El HuffPost México habló con los empresarios mexicanos que ya aceptan la criptomoneda, cuya principal lucha es el desconocimiento de sus clientes de que pueden pagar con bitcoins.

Mobla, 70 año de tradición en Guanajuato

Cortesía

José Miguel Magaña escuchó hablar por primera vez sobre los bitcoins cuando estudiaba la universidad. Fue en uno de sus proyectos académicos que habló con personas que buscaban nuevas ideas para hacer start ups tecnológicas, a inicios del 2013.

Tiempo después, en un viaje de negocios por China y Asia fue que conoció a Darren Camas, cofundador y CEO de BitNexo, una plataforma que permite hacer transferencias entre Asia y Chile con un menor costo que las remesadoras tradicionales.

Cuando me mandó una cantidad de bitcoins a mi cuenta y la pude pasar a mi cuenta de banco Inbursa, fue que se me hizo más interesante y empecé a comprar algo de bitcoins", dijo.

"En el 2014, él (Darren Camas) me hizo la primera transferencia de bitcoins a mi cuenta, me dijo que era muy fácil pero yo pensaba que era imposible convertirlo a pesos; cuando me mandó una cantidad de bitcoins a mi cuenta y la pude pasar a mi cuenta de banco Inbursa, fue que se me hizo más interesante y empecé a comprar algo de bitcoins", relata.

La familia de José se ha dedicado a la fabricación de muebles desde hace más de 70 años. "Mi papá toda su vida hizo muebles clásicos, y yo acabo de empezar con Mobla, que es una colección de muebles modernos que empezamos hace como tres o cuatro años con decoraciones de casas y proyectos locales".

Al abrir su tienda, José tuvo desde el inicio la visión de crecer con base en la tecnología, y por ello no sólo acepta bitcoin como medio de pago, sino que también ofrece el servicio de cajero. "Si alguien llega con bitcoins y quiere pesos mexicanos, yo hago una conversión donde obviamente tenga una utilidad, y le doy dinero por los bitcoins que me pase a mi cuenta".

Cortesía

Sin embargo, en los dos años y medio que lleva aceptando bitcoins, sólo ha recibido un pago en esta criptodivisa, y entre tres y cuatro personas han preguntado al respecto, comenta José.

Si les intentas explicar qué es una criptomoneda piensan que les vas a robar; no la conocen ni saben de lo que se trata", dijo.

"El mercado en México no está nada preparado; si les intentas explicar qué es una criptomoneda piensan que les vas a robar; no la conocen ni saben de lo que se trata, y es difícil explicarles esa realidad, pero cada vez en menor medida. Ya se empieza a confiar, es cuestión de tiempo para que la moneda se empiece a aceptar en más lugares", dijo.

Fantástico: comics chilangos con cajeros de bitcoins

Cortesía

Además de ser propietario de las seis tiendas de Fantástico Cómics, David Noriega es un libertario apasionado de la tecnología que considera que el bitcoin va a revolucionar la civilización de una manera similar a como lo hizo el internet.

El concepto de bitcoin le llegó mediante la revista Reason Magazine en el 2011, y le llamó la atención la propuesta que las criptomonedas ofrecían como medio de pago. Por ello es que comenzó a aceptar esta divisa en sus tiendas, con el objetivo de impulsarla y de demostrar que sí se puede usar.

Su confianza en la criptomoneda le llevó a poner un cajero de bitcoins en el 2014 en una de sus tiendas, lo cual se haría recurrente en cada una de las seis que existen en la actualidad.

"Como tengo facilidad de importar cosas porque mi negocio de cómics a eso se dedica, tuve la posibilidad de poderlo traer", explicó.

No obstante, matiza, la gente no usa los bitcoins para sus compras en este momento, ya que se utiliza principalmente como una forma de ahorro o de inversión especulativa, por lo que como medio de pago no es muy viable por el momento.

"Realmente la gente no lo usa para comprar las cosas, porque si tienes pesos y bitcoins, prefieres gastar tus pesos (...) Hasta el momento no pasan de 10 transacciones (las que ha recibido); sí me han pagado en bitcoins, ya hemos hecho pruebas pero es prácticamente cero el número de transacciones".

Para David, lo que hace falta es un ecosistema de criptomonedas, donde la gente que recibe bitcoins también pueda pagar en la misma divisa; "si yo recibiera bitcoins en mis tiendas, (lo ideal sería) que yo pudiera pagarle a mis proveedores también con bitcoin, y ellos a sus proveedores y así, que se le de la vuelta. Llegará el momento en el que cuajará todo, pero mientras tanto es un medio de ahorro, una moneda de reserva".

Evgenia, la fotógrafa que conoció bitcoin por The Good Wife

Cortesía
@LuisGarvan

Evgenia Kostiaeva conoció a los bitcoins un día estaba viendo la serie de televisión 'The Good Wife', cuando los abogados se enfrentan a un nuevo caso que involucra a las criptomonedas y todavía no saben cómo resolverlo.

A partir de entonces, y con ayuda de Maxim, su esposo y aficionado del bitcoin, esta fotógrafa originaria de Rusia y nacionalizada mexicana decidió aceptar las divisas en Vallarta.Photo, el estudio de fotografía que comparte con su esposo en Puerto Vallarta, Jalisco, el cual se dedica a capturar momentos familiares y románticos, como bodas.

Ahora en el mundo digital, que se está desarrollando tan rápido, tenemos las criptomonedas, que no solamente son bitcoins, sino muchas otras", dijo.

"Pienso que el mundo está cambiando; hace cientos de años la gente primero usaba metal como el oro y la plata como dinero, y luego se pusieron de acuerdo para usar el papel, que tiene valor pero es más como imaginario; ahora en el mundo digital, que se está desarrollando tan rápido, tenemos las criptomonedas, que no solamente son bitcoins, sino muchas otras".

Evgenia tiene razón. De acuerdo con CoinMarketCap, hay al menos 138 criptomonedas que tienen una capitalización de mercado superior a 10 millones de dólares, entre las que además de bitcoin, destacan ethereum, ripple, NEM, IOTA y litecoin, por mencionar algunas. Tomando en cuenta aquellas que tienen un menor nivel de capitalización de mercado, actualmente se cuentan más de 800 criptomonedas.

Esta fotógrafa comenzó a aceptar bitcoin como una forma de pago desde hace un par de meses, por lo cual aún no ha recibido pagos en este formato. Sin embargo, esto no desanima a Evgenia, cuya confianza en la divisa le convence de que no está de más aceptar bitcoins en su negocio.

"Siento que sí es bueno poder ofrecerlo porque no sabes qué tan rápido pueda cambiar el mundo; vivimos en una época digital, entonces siento que están pasando las formas tradicionales (de pago). Creo que no tardará en llegar un cliente que me quiera pagar en bitcoins".

La fotógrafa considera que la falta de pagos en bitcoins se debe en gran parte al desconocimiento sobre la divisa. "El círculo de las personas que los usa aún es chiquito; es principalmente la gente que tiene que ver con programación, etcétera, ¿sabes? Pero poco a poco está extendiéndose".

La barbacoa veracruzana que acepta bitcoins

bhofack2
.

Rubén García conoció los bitcoins cuando su valor estaba en 3,000 pesos por unidad (actualmente es de más de 50,000 pesos). Debido a su comportamiento y las estadísticas que mostraban cómo subía y bajaba el valor de la moneda, siempre recuperando su valor, Rubén decidió incursionar primero como especulador de la moneda.

Actualmente Rubén es propietario de Barbacoa del Puerto, un restaurante en Xalapa Enríquez, Veracruz, quien al conocer que también en México también había métodos de pago de parte de empresas como Bitso (un exchange mexicano, plataformas donde se pueden comprar y vender bitcoins), decidió incluirla en su negocio.

A Rubén le tomó nueve meses recibir su primer pago en bitcoins, pero tres años después de que comenzara a aceptarla, las transacciones en esta divisa han sido más de 100, lo que adjudica principalmente a dos factores: la cercanía de la Universidad Veracruzana con su negocio, y la promoción que hace de la criptomoneda para que cada vez más gente la conozca mediante publicaciones, pláticas y foros.

Soy el segundo negocio en el estado de Veracruz y el primero en Xalapa que acepta bitcoins, y desde entonces sí ha crecido mucho en popularidad", dijo.

"Cuando empecé a anunciar que aceptaba bitcoin como método de pago, nadie sabía qué era el bitcoin, sólo ciertas personas (...) La mayoría de los pagos provienen de universitarios. Soy el segundo negocio en el estado de Veracruz y el primero en Xalapa que acepta bitcoins, y desde entonces sí ha crecido mucho en popularidad; cuanto más saben de eso, más se interesan".

Rubén procesa los pagos de bitcoins en su smartphone a través de una aplicación de Bitso.

Se pone la cantidad a cobrar en pesos mexicanos, se convierte a bitcoin y se genera un código QR para que pase el pago. "Es bastante fácil", considera.

Aunque acepta bitcoins, la estrategia del veracruzano con las criptomonedas es como un vehículo de inversión, por lo cual no gasta los bitcoins que ingresan a su negocio. Por ello es que el potencial estallido de una burbuja de bitcoins, que resuena cada vez más en foros y medios de comunicación, le preocupa como inversionista, mas no como pequeño empresario.

El primer pago que recibí hace tres años ya vale entre 10 y 15 veces más, entonces realmente sí creo que bajará (el valor), en las especulaciones así está previsto, pero así como baje va a volver a subir", dijo.

"Sí creo que haya una burbuja, pero cuando estalle no me afectará tanto a mí; de hecho pienso captar más bitcoins. El primer pago que recibí hace tres años ya vale entre 10 y 15 veces más, entonces realmente sí creo que bajará (el valor), en las especulaciones así está previsto, pero así como baje va a volver a subir. No es algo que me afectaría porque mi economía familiar no está basada en los bitcoins, es una inversión".

Una casa de huéspedes en Oaxaca

Cortesía

El Diablo y la Sandía es una casa de huéspedes en Oaxaca que María Crespo abrió hace seis años, atraída por la idea de recibir gente en su casa y vivir de eso por su gusto por la hospitalidad. "Lo tengo lleno casi todo el año", refiere.

Sin embargo, la aceptación de bitcoins no ha tenido efecto. "Fue desde que abrí el negocio cuando contraté a un programador que me hizo la página web, y él estaba muy entusiasmado con los bitcoins, me explicó qué eran y cómo funcionaban, y me creó una cuenta. Me dijo que me convenía aceptarlos porque así abría mi mercado a otras posibilidades".

María es de los pocos hoteles que acepta este medio de pago en México, y el único en Oaxaca. Sin embargo, su penetración ha sido poca, y en estos años sólo algunos encuestadores y reporteros le han preguntado sobre su aceptación de la criptomoneda, pero no ha recibido ningún pago de este tipo.

Siento que si lo promoviera más quizá habría un mayor interés", dijo.

La pequeña empresaria adjudica esta situación a la falta de promoción de su negocio como un lugar que acepta bitcoins. "Sólo hice mi página web y ya (...) Comencé a aceptarlos sólo porque me dijo esta persona que me convenía y ya, pero no me clavé yo con los bitcoins ni los promoví. Siento que si lo promoviera más quizá habría un mayor interés".

A pesar de que se podría decir que ya cuenta con la infraestructura necesaria para recibir este medio de pago, María Crespo no tiene planes de impulsar los bitcoins en su negocio en el corto plazo.

"No veo mucho interés tanto con la gente en México y en el mundo; un poco por parte de los gringos pero tampoco es que lo usen tanto. También me muevo mucho en Estados Unidos pero tampoco veo mucho movimiento", consideró.

También te puede interesar:

El mexicano que vivió en las entrañas de Silicon Valley dice que el futuro está en....

El mezcal de este guerrerense desaparecerá por culpa del crimen

Así es como las mujeres pueden salvar a la economía en México y el mundo