ESTILO DE VIDA

¿Cómo saber si las redes sociales te están provocando ansiedad?

Necesito. Más. Likes.

17/06/2017 7:00 AM CDT
Getty Images/iStockphoto

Cerca de 40 millones de mexicanos revisan Facebook cada día, por lo que podemos decir que los medios sociales juegan un papel muy importante en nuestra vida diaria.

Por supuesto que el uso de las redes sociales conlleva numerosos beneficios, pues lo que obtienes corresponde directamente a el uso que le des. Pero para algunos, ya dejaron de ser un pasatiempo y son fuente de gran ansiedad.

"Nos enfrentamos ahora a gente que casi tiene miedo de estar en los medios sociales", dijo a HuffPost, Amanda Lambros, miembro clínico de la Facultad de Servicios de Salud de la Universidad de Curtin.

"Sus cuerpos presentan síntomas de ansiedad cuando revisan Facebook, Twitter o cualquier cosa parecida. Incluso abrir la aplicación causa ese nivel de ansiedad.

"Las redes sociales se pueden volver algo tremendamente adictivo en nuestras vidas y, en ocasiones, provocan mucho daño dependiendo del uso que se les des. Es una de las cosas que tiene el poder de beneficiarnos, o tener un efecto terriblemente negativo, dependiente e cómo se use".

La ansiedad de las redes sociales no es un término médico establecido, pero muchos consultores de salud mental las consideran un factor que provoca ansiedad a los usuarios... estén o no conectados.

"La gente que utiliza los medios sociales con frecuencia reporta que tiene algún tipo de reacción cuando lo hace", dijo la doctora Bridianne O'Dea, investigadora del Black Dog Institute.

"Algunas cosas que experimentan en el preciso momento en que las usan, cuando ven algo y esto provoca una reacción, o también cuando no las están usando. Algo se desata cuanto no las han checado o también porque están conscientes de que pasan algunas cosas en los medios sociales cuando ellos no están conectados".

"Hay personas que se vuelven adictos a los likes o a leer los comentarios", dice Lambros. "Cuando abren una aplicación ya están anticipando que algo va a pasar o que algo pasó desde la última vez que se conectaron".

"Les sudan las palmas de las manos o no se sienten bien o sienten cosas raras en el estómago. La piel del pecho puede enrojecer y subir hasta el pecho o las mejillas".

"Se tiene la sensación de querer evitar esto a toda costa. O, más exactamente, de querer evitar esto, pero al mismo se siente una gran necesidad de ver qué está pasando".

Los síntomas pueden ser menos físicos pero pueden afectar el estado de ánimo en general.

"Algo que puede hacerse, y que es algo muy sencillo, es ver cómo te sientes cuando entras a las redes sociales y luego ver cómo te sientes después", sugiere O'Dea.

"Esa puede ser una muy buena forma de entrar y ver si te afecta lo que estás viendo o si estar expuesto a las redes sociales te hace sentir peor acerca de ti mismo, o del mundo, o de tu red".

"Si te das cuenta de que algo está pasando, y normalmente te das cuenta por diferentes motivos, tal vez quieras hacerte unas preguntas. '¿Qué pienso de las redes sociales que me hace sentir de esta manera? ¿Es el contenido al que estoy expuesto?¿O es lo que provoca ver los posts de otras personas, o las noticias, o lo que está en mi muro?'

"Una de las cosas que puedes hacer es limitar tus posts. Si te das cuenta de que algunos te alteran o te preocupan puedes decidir limitarlos. Eso siempre funciona".

Tanto Lambros como O'Dea señalan que es bueno alejarse un poco de las redes sociales, aunque en realidad, señalan, puede ser muy difícil hacerlo.

"Si te provoca tantas molestias trata de evitarlo", dice Lambros. "Aunque decir y hacer es algo totalmente distinto. La necesidad de conectarse es mucho más fuerte que la posibilidad de hacerlo".

En vez de desconectarse totalmente, O'Dea sugiere buscar formas de limitar la interacción con las redes sociales.

"Algunas personas cuentan que quitaron aplicaciones de sus teléfonos y que eso les funcionó", dice. "Así es que todavía forman parte de Facebook y pueden checarlo mientras están en su escritorio, pero no pueden hacerlo desde el teléfono. De esta forma puedes limitar el uso y monitorearlo".

Por último, si sientes que las redes sociales afectan tu vida negativamente en más de una forma, la mejor solución podría ser la ayuda profesional.

"Hay ocasiones en las que te das cuenta de que estás pensando en el contenido de lo que acabas de ver y te comparas con eso y las comparaciones resultan ser negativas", dice O'Dea. "Cuando eso empieza a pasar y se prolonga, y te das cuenta de que lo haces más de una vez, el impacto en tu salud mental podría ser malo".

"En el momento en que te das cuenta de que se está afectando algún aspecto de tu vida, si no puedes ir a trabajar, o no puedes socializar, mi consejo sería que fueras a hablar con alguien al respecto", agrega Lambros.

"Es mejor buscar ayuda antes que después. Y si te sientes avergonzado o piensas que 'esto es demasiado estúpido como para comentarlo, así es que no lo voy a hacer', entonces ese es el mejor momento para buscar ayuda".

Te puede interesar:

Esta gurú del 'fitness' demuestra lo engañoso que puede ser Instagram

La ciencia explica nuestra obsesión por Instagram

6 trucos de relajación para gente que odia meditar