MÉXICO

Un fallido operativo de la DEA detonó la masacre de Allende

Una investigación de ProPublica revela que información clave para detener a líderes Zetas fue notificada al gobierno mexicano... y los funcionarios pusieron en aviso a los capos que arrasaron un pueblo en Coahuila.

14/06/2017 9:00 AM CDT | Actualizado 14/06/2017 1:39 PM CDT
ProPublica, NatGeo

Lo que ocurrió en Allende es una historia de traición, intriga y muerte. Una historia en la que un operativo de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos detonó la venganza de los líderes del cártel de los Zetas que terminó por arrasar a un pueblo en Coahuila.

A seis años de la masacre de Allende, ocurrida en 2011, los testimonios de las víctimas y agentes que participaron en un fallido operativo para capturar a los capos Miguel Ángel Treviño (Z-40) y su hermano Omar (Z-42), permiten reconstruir una historia que había permanecido velada ante la incapacidad del gobierno mexicano para investigar el caso y castigar a los culpables.

Así lo revela el reportaje publicado por la periodista Ginger Thompson, titulado Anatomía de una masacre, elaborado en conjunto con ProPublica y National Geographic, en el que se relata la manera en que la DEA entregó información sensible a funcionarios del gobierno de Felipe Calderón, quienes pusieron sobre aviso a líderes Zetas de que habían sido traicionados y podrían ser capturados. Un acontecimiento que detonó uno de los capítulos más violentos en los más de 10 años de la llamada "guerra contra el narco".

"A diferencia de la mayoría de los lugares en México destrozados por la guerra contra las drogas, lo que pasó en Allende no se originó en México. Comenzó en Estados Unidos, cuando la DEA logró un triunfo inesperado. Un agente persuadió a un importante miembro de los Zetas para que le entregara los números de identificación rastreables de los teléfonos celulares que pertenecían a dos de los capos más buscados del cártel, Miguel Ángel Treviño y su hermano Omar", señala el reportaje.

"Entonces, la DEA se la jugó. Compartió la información con una unidad de la policía mexicana que, por mucho tiempo, ha tenido problemas con filtraciones de información, aunque sus miembros habían sido entrenados y aprobados por la DEA. Casi de inmediato, los Treviño se enteraron de que habían sido traicionados. Los hermanos planearon vengarse de los presuntos delatores, de sus familias y de cualquiera que tuviera un vínculo remoto con ellos", agrega el texto.

El reportaje recoge testimonios con habitantes de Allende que presenciaron la matanza. Algunos de ellos impactantes.

"Con todo lo que estábamos viviendo, desconfiábamos de todos. Nos dábamos cuenta de que había una situación de doble gobierno; no sé si me explico: el gobierno oficial de Coahuila y lo que es la delincuencia, que tenía el mando. Sabíamos que la policía ya estaba infiltrada", señaló Evaristo Rodríguez, veterinario y vicealcalde de Allende en aquella época.

Otra persona identificada como Márquez, un vendedor de hot dogs, relató la siguiente historia sobre los hechos ocurridos el 18 de marzo de 2011.

"Dos amigos míos se dedicaban a recolectar y vender chatarra. Se dieron cuenta de que el rancho estaba en llamas y los dueños ya se habían ido. Así que fueron — el papá y su hijo — para ver si había algo de valor para cargar. Vieron una freeza [un congelador] al lado de la carretera, una freeza grande. Y la quisieron mover. Pero estaba muy pesada. Y el padre dijo: 'Ven ayúdame, vamos a echarla pa'rriba.' La abrieron y había dos cuerpos ahí adentro. Huyeron", señaló el vendedor.

Un testimonio que se suma al de otros políticos como el entonces alcalde de Piedras Negras.

"Hubo un punto en el que empezamos a ver señales de que [los Zetas] habían empezado una especie de toma hegemónica de todas las actividades comerciales. Además del tráfico de drogas y de armas, echaron a andar compañías y negocios en el sector de servicios, en bienes raíces, en la construcción", indicó Fernando Purón, presidente municipal de Piedras Negras.

"Todos les tenían miedo. Los Zetas eran más fuertes que el gobierno, ¿entiende? Eran más fuertes económicamente. Mejor organizados. Estaban mejor armados. Todos les tenían miedo y, los que no, habían sido comprados", agregó el exedil.

La información que fue de la DEA al gobierno de México... y los Zetas

La trama comenzó cuando el agente Richard Martinez, de la DEA, y el fiscal federal adjunto Ernest Gonzalez, detuvieron a Jose Vásquez, Jr., el distribuidor de cocaína más importante de los Zetas en Texas.

Los agentes presionaron a Vásquez para que cooperara con las autoridades estadounidenses a cambio de que la madre y esposa del vendedor de droga no fueran encarceladas. Fue entonces que Vásquez aceptó conseguir para la DEA las claves de los teléfonos de los hermanos Treviño. Y cuando la DEA consiguió información sensible para la captura de los capos, la compartió con elementos de la policía federal en México, desde donde se avisó a los líderes Zetas que habían sido traicionados.

"Conseguí todos los números: el de 40 y 42, y de todos ellos. No sabía lo que iban a hacer con ellos. Pensé que iban a intentar interceptarlos o algo así. Nunca pensé que iban a mandar los números de vuelta a México. Les dije que no hicieran eso, porque iban a causar la muerte de mucha gente", aceptó Vásquez.

Y así ocurrió. Los Zetas llegaron al poblado de Allende armados con camionetas blindadas y desaparecieron entre 60 y 300 personas para vengarse de la familia Garza, un "prominente clan de rancheros y mineros", en el cual, algunos de sus integrantes participaban activamente con los Zetas. Y todo esto, porque el Z-40 y Z-42 pensaron que una persona de nombre José Luis Garza Jr. los había traicionado.

Los criminales incendiaron ranchos, desaparecieron y asesinaron a una enorme cantidad de gente mientras el terror se esparcía como pólvora. Al día siguiente llegaron con maquinaria para derrumbar casas de sus enemigos y prácticamente arrasar con el pueblo entero.

Y a pesar de que los capos fueron capturados en 2013 y 2015, las secuelas de la masacre de Allende siguen latentes entre sus pobladores. El gobierno mexicano nunca resolvió el caso y la DEA se lavó las manos por lo sucedido, aún cuando oficiales de la agencia sabían que había un enorme riesgo de que funcionarios corruptos del gobierno mexicano alertaran a los Zetas.

"Con respecto a lo que pasó en México y las repercusiones de la filtración, la postura oficial de la DEA es la siguiente: es por completo culpa de Omar y Miguel Treviño. Estaban matando gente antes de que aquello pasara y mataron gente después de que se entregaron los números. La DEA hizo el trabajo de ir por ellos e intentar enfocar y dedicar nuestros recursos en sacarlos del negocio. Al final tuvimos éxito en este sentido", señaló Russ Baer, portavoz de la DEA.

A seis años de la tragedia, se desconoce el número exacto de víctimas que dejó la masacre de Allende.

En octubre pasado, el investigador del Colegio de México, Sergio Aguayo, señaló en entrevista con el HuffPost que el gobierno de Estados Unidos debía reconocer su responsabilidad en la llamada guerra contra el narco, luego de que el académico dio a conocer una investigación para documentar la masacre de Allende.

::.

Te puede interesar:

EU debe asumir su responsabilidad en violencia en México: Sergio Aguayo

'El País' de España expone vínculos entre Moreira y los Zetas

"Guerra contra el narco" contamina la escena de los derechos humanos: expertos