ESTILO DE VIDA

Tu oficina te está matando

Pasamos el 90% de nuestro tiempo en la oficina.

15/06/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 15/06/2017 6:00 AM CDT
sturti via Getty Images

La contingencia ambiental, que se declaró el mes pasado por los altos niveles de contaminación registrados, nos recluyó a la mayoría en espacios cerrados, donde se supone "estaríamos a salvo".

Pero no es así.

La Organización Mundial de la Salud advirtió la existencia (y sus efectos) de la mala calidad del aire interior... ¡desde 1984! Con el paso del tiempo, ecologistas terminaron por denominar aquellos postulados como el "síndrome del edificio enfermo".

¿A qué se refiere?

La calidad del aire dentro de edificios donde vivimos o trabajamos puede ser mala debido al uso de sustancias tóxicas contenidas en materiales de construcción, así como a la utilización de solventes de limpieza de dudosa procedencia. Éstos, por supuesto causan estragos a la salud.

Pero la calidad del aire no es lo que hace que un edificio tenga repercusiones perjudiciales para nuestra salud, su diseño en pocas ocasiones mejora activamente la salud de sus ocupantes.

Getty Images/iStockphoto

Evaluación del nivel de bienestar

Existen rankings que evalúan diversos factores para determinar el nivel de bienestar que ofrece un edificio a las personas que lo ocupan, particularmente espacios de trabajo. Y a partir de esas valoraciones se ha construido, en conjunto, una serie de mejores prácticas que garanticen estándares más elevados en la edificación de estos recintos.

Uno de los organismos que se encargan de dichas certificaciones es "The International WELL Building Institute", corporación estadounidense de beneficiencia y estos son algunos de sus criterios:

* Calidad del aire

* Calidad del agua

* Nivel adecuado de luz

* Nutrición (cuántos establecimientos de comida hay cerca, y de qué tipo)

* Fitness (qué tanto promover el ejercicio su diseño)

* Comodidad (condiciones del mobiliario

* Mente (qué tantos distractores existen en el ambiente).

La certificación se determina entonces de acuerdo con la capacidad de un proyecto para satisfacer esos criterios y se renueva cada tres años.

"Pasamos el 90 por ciento de nuestras vidas en el interior" Rick Fedrizzi, director ejecutivo del instituto.

Hablamos anteriormente sobre los beneficios utilitarios que trae a una empresa el bienestar de sus colaboradores, pues la salud es el secreto de la productividad de los corporativos.

Así que ahora visualiza tu oficina: ¿tiene suficiente espacio?, ¿cuenta con suficiente luz?, ¿cómo está la temperatura? Evalúa tu espacio de trabajo y no de ser el óptimo, toma las medidas pertinentes. Pues tu salud va primero.

También te puede interesar:

-El viaje que me demostró que el trabajo perfecto sí existe

-¿Quién vigila que las empresas respeten derechos humanos?

-La adicción al trabajo no te hace más productivo