MÉXICO

Salud en Chiapas: construyen hospitales pero sólo para la foto

En el estado más pobre del país, el propio gobierno reconoce que 31 hospitales y clínicas están cerrados. No tienen médicos, medicinas ni equipo, aún cuando se inauguraron en actos oficiales, que sólo sirvieron para la foto.

14/06/2017 10:00 AM CDT | Actualizado 14/06/2017 11:23 AM CDT

Por: Margarita Vega/Animal Político

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y el secretario de Salud, José Narro, inauguraron el 11 de mayo pasado un nuevo hospital en el municipio de Yajalón. Costó, según presumieron, 530 millones de pesos y dijeron que beneficiaría a más de 300 mil chiapanecos, que finalmente verían cumplido un viejo anhelo: servicios de salud dignos, de calidad y a la mano.

Pero el gusto les duró poco a los indígenas de la montaña norte del estado, una de las regiones más pobres de todo el país. Apenas se fueron los funcionarios, el hospital cerró, los doctores desaparecieron y hasta los aparatos médicos se llevaron.

La inauguración del hospital sólo había sido un montaje.

A tres semanas del acto oficial de inauguración, el hospital permanece cerrado y apenas abre dos horas a la semana para que algunos doctores puedan dar consulta.

El secretario de salud de Chiapas, Francisco Ortega, reconoce que el hospital está cerrado y que, aún cuando ya fue formalmente inaugurado, falta por concluir varias etapas antes de la apertura. Justifica que esté cerrado, porque "por protocolo" ningún hospital abre de un día para el otro.

El funcionario anunció que será hasta el 18 de julio cuando el hospital funcione al 100%, es decir, dos meses después de la inauguración oficial encabezada por Velasco y Narro.

Pero Yajalón no es el único caso. El secretario de Salud reconoce oficialmente que son 31 hospitales y clínicas las que no dan servicio.

En Chiapas es costumbre construir clínicas y hospitales... y cerrarlas al día siguiente del acto protocolario o dejarlas en el abandono.

En el municipio de Oxchuc, a dos horas de Yajalón, desde el sexenio pasado se comenzó a construir el Hospital Básico Comunitario que habría de servir para desahogar la demanda que enfrenta el hospital local. Sigue sin funcionar.

El hospital local prácticamente agota todos sus recursos en atender pacientes con tracoma, una infección bacteriana que deja ciego a quien la padece. El nuevo hospital debía servir para partos y cirugías.

Como no sirve, las mujeres con complicaciones en el parto o aquellos que requieren una cirugía deben irse directamente a San Cristóbal de las Casas, a dos horas de distancia de Oxchuc.

La construcción se terminó en el 2015. Ya cuenta incluso con equipo de rayos X y un ultrasonido. Pero el hospital no tiene personal médico, está cerrado y en total abandono.

La única persona que puede entrar es el velador, encargado de que nadie ocupe el inmueble ni se robe los equipos, que llevan años empacados, llenándose de polvo. Incluso el presidente municipal tiene que hacer gestiones para que lo dejen entrar.

El gobernador ha hecho diversos recorridos por este hospital y en cada visita anuncia una próxima apertura. Incluso, según los informes de gobierno de Manuel Velasco, tan sólo este sexenio se han invertido 33.8 millones en este hospital de 12 camas, que cuenta con una sala de expulsión y labor para atender partos, un pequeño quirófano y áreas de recuperación, que no se usan.

Sobre el hospital de Oxchuc, el secretario de Salud de Chiapas dijo que "por una cuestión financiera" y de recursos humanos el estado no ha podido abrirlo.

HOSPITALES CERRADOS, UNA CONSTANTE

Pero a poco menos de una hora de San Cristóbal de las Casas, en Huixtán, se ve la misma escena: hay un hospital nuevo sin utilizar que podría evitar que sus más de 21 mil habitantes se desplacen 32 kilómetros hasta la ciudad más cercana para cualquier urgencia médica.

El gobierno estatal habla de un funcionamiento "parcial" del centro de salud debido a que en uno de los dos edificios que lo conforman hay un par de doctores que dan consulta de 8 de la mañana a 2:30 de la tarde y eso porque los pobladores presionaron al presidente municipal para que los contratara. Los médicos aseguran que no cuentan con instrumental ni medicamentos, ni siquiera para atender la diarrea, frecuente en estas fechas. Si los habitantes de Huixtán se enferman fuera de ese horario tienen que pagar los 30 pesos del transporte que los lleva a San Cristóbal, en donde es más fácil encontrar un doctor en horas no hábiles. En tanto, la parte de hospitalización permanece cerrada.

En este caso, la inversión ha sido de 21.5 millones de pesos desde 2012 y aunque el gobernador ha prometido que pronto lo pondrá en operación, no se consideraron recursos en el presupuesto de 2017 para su equipamiento.

Animal Político visitó además el centro de salud ubicado a un costado del Hospital Gómez Maza, en Tuxtla Gutiérrez, que también está cerrado, así como el Centro de Vacunología de San Cristóbal de las Casas, una obra con la que el gobierno local pretendía concentrar la inmunización de la región y que ahora se encuentra prácticamente en ruinas tras años de abandono.

Médicos, enfermeras e integrantes de organizaciones civiles afirman que son 24 los centros de salud, hospitales y centros de vacunología que se encuentran en la misma situación.

Sin embargo, la Secretaría de Salud de Chiapas reconoció que actualmente hay 31 hospitales o centros de salud que están cerrados por falta de recursos para terminar la obra, equiparlos o contratar personal para su funcionamiento. Tan sólo para la contratación de médicos, enfermeras y empleados administrativos se requieren 350 millones de pesos cada año, cantidad que el gobierno local se encuentra "gestionando" con la Federación.

EN YAJALÓN TIENEN HOSPITAL SÓLO PARA LA FOTO

Tanto la Secretaría de Salud federal como el Gobierno de Chiapas difundieron a la prensa fotografías de Narro y Velasco platicando con pacientes en la nueva sala de espera o con mujeres acostadas en las camas del hospital de Yajalón: pero desde que los funcionarios se fueron, ninguna de esas áreas se han vuelto a utilizar.

"Hoy por fin, junto al secretario Narro estamos haciendo realidad esta promesa, haciendo realidad este compromiso y entregando el hospital general de 30 camas; este nosocomio es un triunfo de ustedes porque durante muchos años a base de esfuerzo, trabajo y gestión social, lo lograron, muchas felicidades", dijo el gobernador durante la inauguración.

Pero la promesa sigue sin cumplirse: la gente de Yajalón que necesita atención médica todavía tiene que acudir al viejo hospital de la comunidad, en el que los pacientes ya no caben en la sala de espera debido a la alta demanda, hay desabasto de medicinas y no se cuenta con especialistas los siete días de la semana. Cuando no son atendidos ahí, tienen que trasladarse a San Cristóbal de las Casas o a Villahermosa, en Tabasco, ambos a cuatro horas en auto.

"Al inaugurarse se supone que hay apertura del servicio y las clínicas de las comunidades cercanas están mandando pacientes porque se supone que ya abrió, la semana pasada se llenó el hospital de esa gente, pero nada, los mandaron de regreso o se vinieron para acá (el viejo hospital)", cuenta Sara González, quien espera informes de la salud de un familiar mientras acomoda a toda su familia en la banqueta frente al viejo hospital de Yajalón, pues la sala de espera ya está llena.

"Este hospital ya está saturado, dicen que el Seguro Popular cubre todo, pero por el ultrasonido nos bajaron 200 pesos, la medicina tuvimos que ir a comprarla porque aquí no tienen nada", agrega.

Médicos del viejo hospital confirmaron que algunos de sus colegas acuden un par de días a la semana al nuevo hospital para dar consulta de ginecología, pediatría y traumatología, pero que a dos semanas de la inauguración, no tenían fecha para mudar los servicios al nuevo edificio.

"A veces vienen algunos doctores a dar consulta, pero como para tapar el ojo al macho, yo no sé para qué hicieron este monstruo si ni lo van a usar", aseguró dos semanas después de la inauguración un vecino del hospital que prefirió no dar su nombre.

Durante la ceremonia también se prometió la entrega al municipio de una ambulancia aérea, equipada para atender urgencias y trasladar órganos en donación. Sin embargo, la matrícula del helicóptero, XB-NMB, es propia de una aeronave privada, pues las destinadas al servicio público comienzan con las siglas XA y las de uso del Estado con las siglas XC, de acuerdo con la Ley de Aviación Civil vigente.

Ni ambulancia aérea ni hospital. En Chiapas, se habla de servicios de salud dignos y de calidad, pero para muchos chiapanecos la atención médica sólo es la que escuchan en discursos y sirve para la foto.

Ve aquí el reportaje en Animal Político.

*Este reportaje fue financiado por Gire. Grupo de Información en Reproducción Elegida.

También te puede interesar:

El gobernador de Chiapas abusa de su destreza al caer de una yegua

Las trabajadoras del hogar, una nueva fuerza política

Universidades públicas demuestran maestría en desvíos por más de 3 mil mdp