ESTILO DE VIDA

La ciencia detrás del producto para el cuidado de la piel que está revolucionando la industria de la belleza

¿Quieren pruebas? Ganó un Premio Nobel.

13/06/2017 6:30 AM CDT | Actualizado 13/06/2017 6:30 AM CDT

El mundo de los productos para el cuidado de la piel y toda la industria de belleza es un juego muy lucrativo. Es una industria multimillonaria que depende de sus consumidores, en su mayoría mujeres, que quieren verse más bellas, relucientes y más jóvenes.

Es parte de la búsqueda de la eterna juventud que perpetúa esta imagen con el uso de jóvenes modelos e imágenes aspiracionales en la publicidad. La industria es tan complicada y desalentadora para los consumidores que cuesta trabajo ver y discernir lo que realmente funciona.

¿Cómo podemos separar la terminología de moda y los planes de mercadotecnia de la verdad? La respuesta está en la ciencia.

"Empezamos esta compañía en 2001. Durante los primeros años estuvimos desarrollando una nueva plataforma de producción para producir factores para el crecimiento humano. Así es que lo que ahora hacemos es algo que no vimos hace algunos años. Nuestra intención no estaba dirigida a los cosméticos y al cuidado de la piel, pero aquí estamos ahora", dijo el doctor Bjorn Orvar al HuffPost Australia.

La compañía a la que se refiere se llama Bioeffect, una marca para el cuidado de la piel con bases científicas que nació y se produce en Islandia. Orvar es el vicepresidente ejecutivo y el director del equipo científico de la marca y cuenta con un doctorado en genética molecular de las plantas.

"Habíamos desarrollado este sistema para producir factores de crecimiento humano en las plantas. La idea era vender estos factores de crecimiento a los investigadores de células madre de todo el mundo. Sin embargo, vimos que algunos de los factores de crecimiento que estábamos produciendo eran muy importantes para la piel, hacen cosas muy sorprendentes en el piel", dice Orvar.

A partir de allí, la compañía dividió su enfoque. Siguió su trabajo con células madre para la industria médica, pero también empezó a buscar factores de crecimiento y su aplicación para el cuidado de la piel.

"Pensábamos que algunas compañías de todo el mundo estarían usando estos factores de crecimiento para el cuidado de la piel. Descubrimos que sí, algunas compañías los estaban usando, pero pensamos que nosotros podríamos hacerlo mejor".

Así es que ¿qué son 'factores de crecimiento'? Para empezar, se llaman 'activadores de células'.

"Son pequeñas proteínas que están en nuestros cuerpos. Tenemos decenas de diferentes factores de crecimiento en nuestra piel, así es que es algo natural para ella. Estas proteínas se llaman mensajeros celulares. La células humanas se comunican entre ellas, se hablan utilizando estos factores de crecimiento. Si tu cuerpo le quiere pedir a la célula vecina que haga algo, el cuerpo produce un factor de crecimiento y lo suelta, y entonces éste va y da el mensaje y le dice a la célula vecina lo que se supone que tiene que hacer. Los factores de crecimiento son famosos por ser los comunicadores del desarrollo de las células madre", explicó Orvar al HuffPost Australia.

Bioeffect produce estos factores de crecimiento, o activadores celulares, mediante la bioingeniería de la réplica basada en una planta de lo que pasa naturalmente con una proteína humana en una planta de cebada. Decidieron usar cebada debido a su sistema biológico cerrado. Se fertiliza a sí misma, lo que significa que el polen no polinizará flores de otra planta, que es algo que siempre preocupa a los escépticos. Originalmente el plan era vender estos factores de crecimiento a las grandes compañías de cosméticos para que los utilizaran con sus propios productos. Pero hubo algunos problemas.

"Se introdujeron estos factores de crecimiento en 2008 en el mundo cosmético y tuvimos una respuesta muy positiva. Nos reunimos con muchas de las principales compañías de cosméticos del mundo, pero nos dimos cuenta de que podía ser un negocio difícil para nosotros porque, en primer lugar, en ese entonces, las compañías tenían conocimientos limitados de estos productos.

"En segundo lugar, iban a utilizar estos factores de crecimiento en sus fórmulas tradicionales lo que nosotros sabíamos mataría la actividad de estas proteínas. Sabíamos que podíamos ganar dinero unos años, pero después todos se darían cuenta de que no hacían nada. Y eso no tiene nada que ver con los factores de crecimiento, tiene que ver con la fórmula", dijo Orvar.

Desde ese momento quedó claro para Orvar que tenían que formular y producir su propia línea de productos, pero la idea enfrentó cierta resistencia. Los científicos 'verdaderos' no siempre brincan ante la oportunidad de crear productos para la piel, así es que Orvar tuvo que hacer labor de convencimiento. La prueba que necesitaban los científicos estaba en los resultados.

"En 2010 se lanzó Bioeffect y fue el primer producto en el mundo basado en biotecnología de las plantas. 18 meses después de su lanzamiento, sólo con propaganda de boca en boca, una de cada tres mujeres en Islandia estaba usando Bioeffect. Claro que ese tipo de propaganda es peligrosa, especialmente en una sociedad pequeña como Islandia. Las palabras viajan muy rápido y si el producto era malo, en pocos días lo sabría todo el mundo", dijo Orvar.

La marca empezó con un producto, el Bioeffect Serum. Es un líquido claro en una botella de vidrio que sólo contiene 7 ingredientes. Se aplican de dos a cuatro gotas en las noches (sin nada encima) y las células rejuvenecen y producen densidad en la piel, elasticidad y aumentan la humedad lo que reduce las líneas de expresión y las arrugas.

Lo interesante es que cuando usas el suero te das cuenta de que realmente no se absorbe en la piel, más bien la cubre. Esto es porque los activadores de células del producto son demasiado grandes como para penetrar la piel.

"Existen muchos retos cuando se trabaja con factores de crecimiento. Uno de ellos es el tamaño. Como sabrás, tenemos limitaciones para los ingredientes cosméticos para su penetración. Los factores de crecimiento del suero son de 10 a 15 veces más gruesos como para penetrar la piel. Y allí es cuando nos cuesta explicar: ¿cómo podemos usar esto en un producto cosmético porque el tamaño es demasiado grande? Nunca va a penetrar", dice Orvar.

Veámoslo así: lo que está trabajando aquí no son los ingredientes por sí mismos sino el mensaje que están enviando. Piensen que los activadores celulares son los directores que le dicen a las células qué hacer. Envían el mensaje a las células, las estimulan para que hagan lo que solían hacer antes de que la edad y las agresiones del medio ambiente limitaran su capacidad. El mensaje lo es todo. Fácil, ¿no?

Obviamente existen otros retos cuando trabajas con factores de crecimiento. Además del costo.

"Si un gramo de oro cuesta alrededor de 30 euros, entonces un gramo de factor de crecimiento puede costar entre 80 mil y 200 mil euros. La pureza del factor de crecimiento es otro reto, es difícil producirlo. Es la fórmula; hay que ser muy específicos en la manera de formular estos factores de crecimiento", dice Orvar.

La culminación de todo esto es un producto poderoso pero con un precio justo. El suero cuesta 195 dólares australianos en Australia (2,683 pesos mexicanos) pero dura alrededor de 6 meses. Bioeffect mantiene los costos lo más bajo posible con una presentación sencilla (pero atractiva), sin celebridades o embajadoras de belleza y poca o casi nada de publicidad.

El éxito de la marca se acredita con los resultados. Además de la pruebas de doble ciego que conduce la propia marca, el producto se ha probado varias veces, incluso por la doctora Martina Kerscher, que es una experta de gran renombre en la dermatología estética que realiza muchos trabajos de investigación y escribe para diversas publicaciones de dermatología. Su estudio de media cara, que se hizo sin que la marca lo supiera, demostró que el grosor de la piel aumentaba un 60% y la densidad en más de 30%, lo cual no se había escuchado jamás.

El doctor Ronald Moy, profesor de dermatología de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA (en EU) y presidente de la Academia Americana de Dermatología, condujo otro estudio independiente. En su conclusión, Moy dijo que los resultados por el uso de este suero eran los mejores que había visto en sus 30 años de carrera.

Bioeffect es la marca con mayor stock y que más vende en la prestigiosa tienda departamental Colette en París. Se vende más que el tabaco y el alcohol en British AIrways y cuenta entre sus muchos fans a Karl Lagerfeld y a Mick Jagger. Aunque probablemente la cereza del pastel es que la ciencia detrás del uso de los activadores de células en la piel humana recibió un premio Nobel de Medicina.

Además del suero, que es el producto estrella, Bioeffect tiene también un tratamiento de 30 días, productos para el cuerpo, suero de día, crema de día para piel seca y una para piel mixta, y un exfoliante volcánico en Australia. Lo que es más emocionante es que próximamente se presentará un nuevo suero que además de los beneficios del suero original, combatirá la hiperpigmentación.

Es importante señalar que este producto se aplica sobre la piel limpia y que no se puede aplicar ningún otro producto hasta 10 minutos después para que los activadores celulares hagan su trabajo. Si se aplica otra cosa inmediatamente después detendrá el mensaje. En la noche realmente no se necesita nada encima del suero, y en el día se puede aplicar bloqueador o maquillaje encima y sólo hay que esperar el tiempo señalado.

Te puede interesar:

Baba de caracol: lo de moda para el cuidado de la piel, pero ¿en verdad funciona?

La (muy engañosa) promesa de la eterna juventud