NEGOCIOS

El CEO de Uber, Travis Kalanick, pide licencia indefinida

Travis Kalanick se tomará un tiempo fuera de la compañía para recuperarse de la muerte de su madre.

13/06/2017 12:55 PM CDT | Actualizado 13/06/2017 12:56 PM CDT

Travis Kalanick pidió licencia a su cargo como CEO de Uber tras la muerte de su madre, de acuerdo con el reportero Mike Isaac del New York Times.

"El mail de la compañía acaba de ser enviado en todo el mundo. Travis Kalanick se tomará un tiempo fuera de la compañía para lamentar la muerte de su madre", dijo.

"Para reflexionar, trabajar en mi persona y construir un equipo de liderazgo de clase mundial", dice que es "es difícil poner un plazo, es indeterminado", dijo.

Kalanick no ha dicho cuando planea regresar a la compañía, según información de Bloomberg.

La noticia, que reportaron fue compartida en todo el mundo por mail, se da después de que se dio a conocer que la junta directiva de Uber habló de cambios en el liderazgo de la empresa en una reunión el 11 de junio, incluyendo la licencia para Kalanick - en medio de un período de intensa turbulencia para la compañía después de la tragedia personal del CEO.

Kalanick fundó Uber en 2009 como una startup pequeña que eventualmente se convirtió en el gigante del servicio compartido de transporte, con un valor de casi 70 mil millones de dólares. Pero Kalanick, de 40 años, también se ha enfrentado a cientos de críticas sobre el ambiente laboral tóxico en Uber y sobre su comportamiento personal.

En febrero, la exingeniera de Uber Susan Fowler escribió un blog personal sobre la cultura sexista dentro de la compañía que se volvió viral. Fowler describió cómo un gerente le pidió sexo, luego fue discriminada por la dirección y presionada por la gente de recursos humanos por reportar la conducta de los empleados hombres dentro de la empresa.

En respuesta a las críticas, Kalanick pidió al ex ex fiscal general de los Estados Unidos, Eric Holder, dirigir una investigación sobre las prácticas de Uber con la ayuda del miembro de la junta directiva y la ex editor en jefe de HuffPost, Arianna Huffington. Uber también contrató a la firma de abogados Perkins Coie, para investigar específicamente sobre acoso sexual y otras quejas.

Después de que las acusaciones de Fowler se hicieran públicas, dos de los primeros inversionistas de Uber, Mitch y Freada Kapor, hablaron e instaron a la compañía a cambiar de ruta.

"El éxito excesivo de Uber en términos de crecimiento de cuota de mercado, ingresos y valoración es impresionante, pero nunca puede excusar una cultura plagada de falta de respeto, exclusión, falta de diversidad y tolerancia para el acoso en todas las formas", escribieron en febrero.

"Uber ha tenido innumerables oportunidades para hacer lo correcto", agregaron. "Creemos que hemos llegado a un callejón sin salida."

En otro signo de desconfianza dentro de la compañía, el presidente de Uber, Jeff Jones, renunció abruptamente después de tan sólo seis meses de trabajo, que inició en marzo, diciendo que sus "creencias y el enfoque de liderazgo" eran aparentemente incompatibles con los de Uber.

En junio, la investigación de la firma de abogados Perkins Coie llevó a Uber a despedir a 20 empleados. El bufete examinó 215 reclamaciones sobre discriminación, acoso sexual, intimidación y comportamiento poco profesional. Un centenar de reclamos resultó sin acción; 31 requerían que los empleados recibieran capacitación adicional; Siete avisos por escrito; Y 57 seguían siendo objeto de revisión.

"Los cambios culturales han estado en marcha en la empresa durante meses", dijo una portavoz de Uber a HuffPost después de los despidos. "Avanzando, estamos más comprometidos que nunca con cambiar la página, queremos cambiar".

Mientras tanto, la revisión más amplia de Holder fue sometida a la junta directiva de Uber, quien votó por unanimidad para aceptar todas sus recomendaciones el 11 de junio.

Emil Michael, vicepresidente de negocios de Uber y mano derecha de Kalanick, dejó la compañía al día siguiente, después de que Holder recomendó su partida, informó The New York Times.

La compañía también contrató a tres líderes femeninas de alto nivel para abordar sus problemas de gestión, servir como una voz independiente en el consejo y ayudar a reparar la imagen pública de la compañía.

Pero una de las mayores amenazas a la marca ha sido el propio Kalanick.

En junio, Recode publicó un correo electrónico que Kalanick escribió a los empleados en 2013, antes de una fiesta en toda la compañía. El correo electrónico contenía blasfemias, establecía reglas para tener relaciones sexuales con compañeros de trabajo y advertía de una multa de "$ 200 por vomitada".

A principios de este año, Kalanick fue ampliamente criticado después de que fue capturado en video gritándole a un conductor Uber. El video muestra a Kalanick discutiendo la estructura de tarifas de la compañía con el piloto de Uber, Fawzi Kamel, al final de un viaje. Kamel, que compró un coche más bonito para conducir por el servicio "negro" de lujo, le dice a Kalanick que "perdió $ 97,000 por su culpa".

En respuesta, Kalanick responde: "¿Sabes qué? A algunas personas no les gusta asumir la responsabilidad de su propia mierda, culpan a todo el mundo de su vida".

-Buena suerte -añade Kalanick, sarcásticamente, antes de cerrar la puerta.

Kalanick reconoció que necesitaba ayuda en una disculpa que escribió a los empleados después de que apareciera el video.

"Está claro que este video es un reflejo de mí - y la crítica que hemos recibido es un fuerte recordatorio de que debo cambiar fundamentalmente como un líder y crecer", escribió. "Esta es la primera vez que he estado dispuesto a admitir que necesito ayuda en el liderazgo y tengo la intención de conseguirlo".

Uber también ha luchado con problemas más allá de su cultura corporativa.

En enero, la empresa enfrentó la demanda de los usuarios por romper la huelga de taxistas en Nueva York en solidaridad por el veto migratorio del presidente Donald Trump. El hashtag #DeleteUber se volvió viral y más de 200 mil personas eliminaron la aplicación de sus teléfonos. La protesta sólo fue sofocada una vez que Kalanick anunció que renunciaría al consejo de asesoría económica de Trump.

La compañía también está luchando contra una demanda para continuar su programa de conducción autónoma. Mientras tanto, Lyft, el competidor de Uber, ha seguido recobrando fuerza.

Kalanick ha limitado sus comentarios públicos desde que su madre murió y su padre fue herido en un accidente de canotaje en mayo.

También te puede interesar:

Segundo al mando de Uber renunció y el CEO tendrá que tomar una decisión

Con despidos, Uber quiere limpiar su imagen de compañía sexista

Las aseguradoras se quejan de los choferes de Uber