UN MUNDO MEJOR

Hombres, no es verdad que "necesiten" sentarse con las piernas abiertas

Cerrar las piernas no provoca ni esterilidad ni impotencia, tampoco es un desafío contra su virilidad.

12/06/2017 12:26 PM CDT | Actualizado 12/06/2017 12:39 PM CDT
Getty Images

Mujeres del mundo, la providencia al fin nos está escuchando, así que no desaprovechemos nuestra oportunidad de gritar todavía más fuerte.

Son muchos los temas en los que las mujeres han perdido espacio desde hace tiempo. Se traducen en micromachismos y microviolencias, que son nombrados así más por estar normalizados socialmente que por tratarse de detalles pequeños.

Desde el ignorar el consenso hasta ser conscientes de que la suma de todos estos actos de violencia contra la mujer llegan a traducirse en feminicidios, hay decenas de actitudes machistas que urge extinguir.

El manspreading es una de ellas.

El manspreading es una práctica masculina con la que han tenido que lidiar en su mayoría quienes viajan en transporte público.

Si te ha tocado ir sentada y tener que comprimirte porque el hombre de al lado está sentado con las piernas bien abiertas, sabes a qué nos referimos.

Afortunadamente, repetimos, las cosas están cambiando.

Un biólogo de formación (@dragon_mecanico) compartió en Twitter una reflexión, científicamente comprobada, en la que se opone a los argumentos socialmente replicados que aseguran que los hombres se sientan así por una necesidad biológica.

Abrir las piernas no mejora en nada la temperatura testicular que asegura la correcta formación de espermatozoides, asegura Rafa de la Rosa.

Cerrar las piernas —insiste— no es incómodo ni doloroso por el hecho de que haya algo colgando entre las piernas de los hombres.

Estos son los argumentos de Rafa, incluyen un par de materiales gráficos que facilitan la explicación.

Twitter
Twitter
Twitter
Twitter