POLÍTICA

Divisiones, golpeteo interno y crisis de credibilidad de partidos, en la última escala rumbo a 2018

Tras las elecciones en Edomex, Coahuila y Nayarit, la disputa por el 2018 entra a una nueva etapa. Y los políticos ya comenzaron a hacer sus movimientos.

12/06/2017 12:45 PM CDT | Actualizado 12/06/2017 2:56 PM CDT
Henry Romero / Reuters

Una izquierda dividida, golpeteo interno en el PAN y un PRI sumido en una profunda crisis. Ese es el escenario de la política mexicana a un año de que se celebren las elecciones presidenciales de 2018.

Aunque las aguas todavía están muy revueltas para hacer predicciones fiables sobre qué ocurrirá en los comicios del próximo año, los principales partidos políticos siguen entrampados entre conflictos internos y la búsqueda de alianzas.

AMLO y el PRD: crónica de una disputa anunciada

Los reproches entre el líder de Morena y puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, y la dirigencia del PRD, lejos de terminar, dejan más dudas sobre la división de la izquierda.

Esto, luego de que López Obrador cerró la posibilidad de una alianza con el PRD, luego de que la líder del sol azteca, Alejandra Barrales, anunciara que buscaría junto al PAN la construcción de un frente contra el PRI rumbo a 2018, justo antes de los comicios del pasado 4 de junio. Una jornada en la que la alianza PAN-PRD se quedó con Nayarit, mientras al tricolor le alcanzó para retener, con todo y acusaciones de fraude, Coahuila y Estado de México.

"Que se apruebe o no la decisión de ir juntos con el PT en las elecciones presidenciales del 2018. Por congruencia, es mi punto de vista, no podemos marchar juntos con esos partidos, me refiero, para ser claro y preciso: al PRI, PAN, PRD, Verde, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza", advirtió López Obrador durante el Congreso Nacional de Morena.

Y aunque Barrales ha afirmado que el PRD "baila al son que le toquen", en el sol azteca todavía no descartan del todo una alianza con Morena... o con el PAN. Pero la apuesta es ir en alianza con uno u otro partido.

"Dice que no va a ser promiscuo político para no promover la unidad de las izquierdas", señaló el perredista René Bejarano, quien fuera un viejo aliado de Obrador. "¿Y entonces fue promiscuo en 2006, fue promiscuo en 2012?", cuestionó Bejarano, al considerar que AMLO prefirió perder el Edomex antes que ceder a algunas de sus posturas para cohesionar a las izquierdas.

Llama la atención la negativa de AMLO a realizar alianzas no sólo con el PRD, sino también con Movimiento Ciudadano, cuyo alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, es el favorito en las encuestas para la gubernatura de Jalisco. Un partido que, además, abrió las puertas en la Cámara de Diputados dentro de su bancada a integrantes de Morena como Ricardo Monreal y Luisa María Alcalde, durante la LXII Legislatura.

De ahí que el dirigente Dante Delgado consideró, en mayo pasado, que el llamado de AMLO para que MC declinara a favor de Morena fueron "balandronadas" del tabasqueño. "¿No se dieron cuenta que ni siquiera respondimos?", dijo Delgado.

Los golpes bajos en el PAN

Todavía no se había declarado un ganador definitivo en las elecciones de Coahuila y el PAN ya evidenciaba una fractura interna. Así ocurrió cuando la exprimera dama, Margarita Zavala, no dejó pasar ni un día de la elección para atacar al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, en la disputa por la candidatura presidencial.

Una situación que provocó la molestia y las críticas de panistas como Diego Fernández de Cevallos y otros militantes del PAN, quienes consideraron que las críticas de Zavala debilitaban al PAN para impugnar la elección en Coahuila. Sin embargo, esta molestia no impidió que la esposa del expresidente Felipe Calderón comenzara una gira por todo el país para tratar de tomar ventaja en la construcción de su candidatura presidencial.

Una disputa en la que Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya aparecen como los otros dos con mayores posibilidades de contender por la candidatura, en una guerra interna a la que se han sumado otros políticos como Juan Carlos Romero Hicks, el exsecretario de Hacienda y excanciller, Luis Ernesto Derbez y el senador bajacaliforniano Ernesto Ruffo.

"Yo estoy absolutamente concentrado, primero, en defender nuestros triunfos, particularmente el triunfo en Coahuila, y en segundo, en prepararnos para 2018, al que el PAN llega más fuerte que nunca", declaró Ricardo Anaya al asegurar que el conflicto no es con Zavala o Moreno Valle.

El PRI, en busca de candidato

A pesar de que el cuestionado triunfo en Coahuila y Estado de México dio cierto respiro a la dirigencia del PRI, la crisis de credibilidad que enfrenta el tricolor ha provocado una ausencia notable de aspirantes para la sucesión presidencial de 2018.

Tanto así, que el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, señaló que lo más probable es que el tricolor cuente con candidato presidencial hasta el primer trimestre de 2018, según declaró en entrevista con El Financiero-Bloomberg.

De este modo, la baraja priista sigue siendo amplia: el secretario de Salud, José Narro; el todavía gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y hasta el exlíder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Sin embargo, uno de los que ha vuelto a sonar es el titular de la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade, quien estaba prácticamente sin ninguna posibilidad de contender a la presidencia tras el gasolinazo. Pero la ligera recuperación de la economía mexicana en las últimas semanas, le da un nuevo respiro a Meade, quien aunque no es un militante priista, esto puede ser considerado una ventaja ante la crisis de popularidad que enfrenta el tricolor en las encuestas.

::.

Te puede interesar:

Propone AMLO a Morena cancelar cualquier alianza con el PRD rumbo al 2018

Zavala culpa a Anaya de derrota en Edomex y debilitamiento del PAN

El PRI retiene bastiones pero no sale indemne en comicios estatales mexicanos