ESTILO DE VIDA

Cómo mejorar tu memoria en seis pasos fáciles

Ve planeando una siesta

12/06/2017 11:08 AM CDT | Actualizado 12/06/2017 12:23 PM CDT
valentinrussanov via Getty Images

¿Te acuerdas de que existía un mundo antes de los smartphones, cuando te sabías de memoria muchísimos números de teléfono y los marcabas en un aparato con auricular para hacer una llamada?

Muy probablemente lo que haces ahora es dejar el trabajo a tu lista de contactos y tú muy raramente, si es que lo haces, te aprendes de memoria un número.

Aunque esto es muy práctico para la vida diaria, el hecho es que la tecnología está cambiando la forma en que nos acordamos de las cosas, y esto no es necesariamente bueno. Y en una sociedad con un creciente número de enfermedades neurológicas que afectan la memoria, como la demencia y el Alzheimer, tal vez querrías empezar a trabajar pronto para mejorar tu memoria.

¿Buenas noticias? Pues que sí es posible. He aquí cómo.

1. Replantea la forma en que consideras tu memoria

"Creo que mucha gente piensa que la memoria es un gabinete en el que guardamos nuestras historias personales, pero en realidad es algo mucho más constructivo que eso", Muireann Irish, profesora adjunta de psicología, explica al HuffPost Australia.

"Tienes que estimular la memoria, no es un proceso pasivo. Tienes que poner atención a la información. No es suficiente leer una página y asumir que la información se quedará guardada, o que el inconsciente la archiva. Necesitas prepararte y ensayar.

Lo que nos lleva a ...

2. Repite, repite, repite

Todos hemos estado en esta situación en la que nos presentan a alguien en una fiesta y en segundos nos olvidamos del nombre de esa persona. Resulta que no es suficiente oír su nombre, tienes que poner algo de tu parte.

"La simple repetición puede ser útil, dice la doctora Tamsyn Van Rheenen de la Universidad de Melbourne al HuffPost Australia. "Así es que cuando conoces a alguien y escuchas su nombre, trata de repetirlo algunas veces en la conversación para ayudar a que se vaya a tu memoria a largo plazo".

3. Hazte pruebas

"Las pruebas son básicas. Ponte realmente a prueba para ver si conoces la información. Es como tratar de imitar a los estudiantes cuando están estudiando, no sólo están leyendo y reconociendo material, están almacenando material y asegurándose de que pueden recuperarlo.

"Éste es un método activo, lo que significa que no se trata de leer y ser pasivos".

Así es que si retomamos el ejemplo de los números telefónicos, Irish sugiere retarte a ti mismo para marcar en lugar de ir a la lista de contactos.

"Marca los números cada vez. Ponte a prueba. Esto significa que estás asociando el número a la persona y marcando activamente los dígitos, así es que estás probando dos aspectos de la memoria".

4. Socializa

Te apuesto a que no esperabas esto, ¿o sí? Pero el hecho es que la tecnología ha cambiado nuestra forma de interactuar, y esto ha afectado nuestra memoria.

"Cada vez que subimos cosas a Facebook, estamos documentando", dice Irish. "De hecho, nos estamos moviendo hacia un escenario en donde estas herramientas digitales están reemplazando el acto social de la memoria.

"Antes ibas a visitar a alguien a su casa y platicaban y recordaban. Hablabas de las novedades con otras personas y eso es un proceso social muy importante. Ahora es muy probable que recurramos a Internet en lugar de llamar a un amigo, y eso ha cambiado totalmente la forma en que recordamos las cosas".

5. Haz ejercicio

"Existen una serie de estudios que demuestran que practicar con regularidad un ejercicio de intensidad moderada, como caminar, trotar o incluso algo de trabajo de resistencia, se asocia con un incremento en la estructura del cerebro que se llama hipocampo, que es una de las principales estructuras de la memoria en el cerebro", dice Irish.

"Además de eso, el ejercicio promueve la neurogénesis, que literalmente significa nacimiento de nuevas células del cerebro. Con esto se sugiere que hay una relación entre el ejercicio que puede facilitar la neuroplasticidad".

Van Rheenan agrega: "Existen cada vez evidencias mayores que demuestran que los estilos de vida saludables, así como las actividades que enriquecen el intelecto como la lectura, ayudan a prevenir los efectos negativos del envejecimiento del cerebro en las habilidades del pensamiento.

"Así es que, por ejemplo, en dos personas con demencia de la misma edad, la persona que haya participado en más actividades que estimulen el intelecto, que haya tenido una vida más sana y haya practicado más ejercicio, pueda tener un declive cognitivo menor (incluida la pérdida de memoria) que la otra, incluso si ambas tienen el mismo grado de deterioro cerebral".

6. Sueño (eso incluye las siestas)

"Dormir es muy importante para la integridad de la memoria. Es cuando nuestros recuerdos se consolidan, se solidifican y se transfieren a la memoria a largo plazo", dice Irish.

"Si no dormimos bien no consolidamos bien. Todos sabemos que después de un largo viaje la memoria no funciona igual".

Para llevar las cosas un poco más lejos, se ha sugerido que puede ser bueno tomar siesta de poder después de tratar de aprender algo. Toma una siesta después de una fuerte sesión de estudio. Existen pruebas de que una breve siesta puede ayudar a mejorar el aprendizaje.

Este artículo se publicó originalmente en The Huffington Post Australia.

También te puede interesar:

-¿Cómo prepararte mejor para una carrera?

-Personas con discapacidad cuentan cosas que hace la gente que la verdad no ayudan

-No te rías de mí por llorar la muerte de mi perro