ESTILO DE VIDA

6 trucos de relajación para gente que odia meditar

Intenta una de estas estrategias simples pero efectivas.

12/06/2017 4:35 PM CDT | Actualizado 12/06/2017 5:45 PM CDT
da-kuk via Getty Images

Si sufres de estrés y ansiedad existen muchas probabilidades de que alguien en tu vida haya mencionado la meditación como medio para lidiar con ellos. Los psiquiatras suelen recomendar esta terapia, por una buena razón, ya que las investigaciones basadas en unos 19 mil estudios sobre meditación encontraron que la meditación consciente puede aliviar el estrés psicológico.

A pesar de esa información, la meditación no es para todos. Y puede que tampoco sirva a la gente que experimenta severos ataques de estrés.

Yo padezco de ansiedad crónica generalizada, lo que significa que siempre estoy experimentando cierto nivel de tensión o estrés. La mayor parte de las veces puede controlarla, pero de vez en cuando, me golpea muy fuerte sin advertencia alguna y mi día se arruina por completo.

En la universidad, mi terapeuta me recomendó probar con la meditación para aliviar mi ansiedad. Al principio estaba feliz con la idea de intentarlo. Traté con una variedad de estilos, desde la meditación Zen, que se centra en la respiración, hasta la meditación con sonidos primordiales, que, pues se trata de hacer sonidos primordiales.

Nada funcionó. Muchas veces me sentía más ansiosa después de una sesión de meditación de 15 minutos que lo que había estado al principio. Y no soy la única. En general, la meditación puede ser más difícil para gente con ansiedad crónica porque tienen más pensamientos provocados por el estrés que la gente normal, según explica el psicólogo clínico Mitch Abblett.

Dicho esto, también existen otras formas de alcanzar el mismo nivel de relajación sin sentarse con las piernas cruzadas en el piso. Todas tienen su origen en la técnica llamada "método de distracción". Forma parte de la Terapia racional emotiva del comportamiento del doctor Albert Ellis, quien trabaja bajo la idea de que la forma de pensar de una persona está intrínsecamente ligada a su funcionamiento emocional.

El método consiste en hacer actividades básicas que pueden ayudarte a controlar tu ansiedad. La psicóloga Anjhula Mya Singh Bais explica que las distracciones pueden ayudar a la gente a "ver con objetividad asuntos que provocan molestia de una forma que es a la vez pragmática y útil en un ambiente de baja intensidad, baja presión y con poca exigencia".

Lo que ella quiere es que la gente se relaje haciendo algo simple y funcional, que se reagrupe y tal vez reconsidere un asunto que estaba provocando ansiedad desde un lugar más equilibrado.

A continuación presentamos seis sugerencias de actividades que pueden calmar tu cerebro sin meditación, basados en la opinión de expertos y en mi experiencia personal.

1. Manualidades, incluyendo aunque no exclusivamente, colorear, cerámica o tejido.

Trabajar con las manos lleva la energía hacia algo productivo, y muchas veces termina siendo lindo o incluso una hermosa creación.

"El arte calma el sistema nervioso porque cuando nos enfocamos en actividades creativas, nuestra atención se aleja de las preocupaciones constantes", dice la terapeuta neoyorquina Kimberly Hershenson. "Esto ayuda a que el sistema nervioso se regule y permite que nuestro cerebro tenga espacio para procesar asuntos difíciles".

Getty Images/iStockphoto

2. Todo tipo de yoga

Existen una variedad de beneficios que vienen con la práctica de yoga, y una mente más tranquila es uno de ellos. Básicamente se trata de meditar activamente, lo cual es maravilloso para la gente propensa a la ansiedad porque permite que enfoques tu respiración y tu cuerpo sin quedarte atorado en la cabeza.

"El yoga ayuda a construir concentración y es una buena forma de mejorar la concentración en general", explica Silvia Polivoy, sicóloga clínica y cofundadora de Thevine Spiritual Center. "Además, fortalece la memoria y mejora la capacidad cerebral".

Si eres nuevo en yoga, te recomiendo los videos online de Lesley Fightmaster.

Getty Images/iStockphoto

3. Camina

Puede sonar muy sencillo, pero al igual que yoga, caminar al aire libre, sin teléfono, ayuda a reubicar la energía de la ansiedad en un acto físico y permite ver el mundo alrededor. He aquí una buena manera de empezar, cortesía de la psicoterapeuta Melissa Divaris Thompson:

"Mientras más puedas acercarte a la naturaleza mejor. Camina con conciencia. Observa tu respiración. Siente la superficie que pisas en cada paso que das".

Getty Images

4. Cantar, tararear y silbar.

Muchas veces canto o silbo para regresarme al presente. Automáticamente se aligera mi estado de ánimo y se regula mi respiración si estoy hiperventilando. Lo mejor es que no tienes que ser bueno para cantar para que esto funcione.

stock_colors via Getty Images

5. Escribe antes de dormir

Esto es especialmente bueno para gente cuya ansiedad afecta su sueño. David Ezell, director clínico y director general de la empresa proveedora de terapias Darien Wellness, recomienda escribir con pluma y papel para escapar de las pantallas distractoras.

"El objetivo es aliviar la presión de los pensamientos análogos como pasa en un tanque demasiado lleno de H2O", escribe en un Email. "Le digo a mis pacientes que piensen que su brazo en una manguera y que la libreta el recipiente hacia donde fluye el agua".

Getty Images/iStockphoto

6. Cocinar

La cocina está llena de tareas básicas que te permiten enfocarte en todo tipo de figuras, olores , sabores y texturas. Una vez que terminas, puedes practicar mindfulness mientras comes.

Tu método de distracción personal puede no estar en esta lista. Pero sigue experimentando con diferentes estrategias y seguro lo encontrarás.

izusek via Getty Images

También te puede interesar:

-Una forma fácil de comenzar a comer sano: 6 reemplazos de alimentos

-5 señales de que tu entrenamiento está funcionando

-Tu condición física puede determinar qué tanto sudas