INTERNACIONAL

El asesinato de elefantes asiáticos por su piel desata una nueva crisis de caza furtiva

Los cazadores furtivos no va solo por el marfil: "Hemos encontrado madres y crías brutalmente asesinadas y desolladas", dice un defensor de elefantes.

11/06/2017 8:08 AM CDT | Actualizado 11/06/2017 8:08 AM CDT
La amenaza de caza furtiva que enfrentan los elefantes en Myanmar ha alcanzado niveles de "crisis", advirtió el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) esta semana.
WWF/Christy Williams

El día de Navidad del año pasado, una cría de elefante asiático de dos meses fue encontrada vagando sola cerca de la ciudad balnearia de Chaungtha, en la región de Ayeyarwady de Myanmar.

Funcionarios forestales encontraron el cuerpo mutilado de la madre de la cría al día siguiente. La hembra había sido asesinada por cazadores furtivos, su piel arrancada de su cuerpo.

Advertencia: Imágenes perturbadoras abajo.

La caza furtiva de elefantes ha sido un problema durante mucho tiempo en Myanmar, pero había algo inusual y preocupante sobre el espeluznante descubrimiento: el elefante asiático en peligro de extinción era una hembra, y fue asesinada por su piel.

A diferencia de sus familiares africanos, los elefantes asiáticos no cuentan con los colmillos largos que los cazadores furtivos buscan para el marfil. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), esto ha permitido que las elefantas de Myanmar escapen en gran parte del interés mortal de los cazadores furtivos, dando como resultado poblaciones silvestres desequilibradas en las que las hembras superan significativamente a los machos.

Pero una reciente —e indiscriminada— oleada de asesinatos de elefantes en Myanmar sugiere una nueva amenaza para todos los elefantes de la nación, y posiblemente también a los de otros países. Los cazadores furtivos ya no solo buscan los colmillos de los elefantes, sino también la piel y otras partes del cuerpo.

Hemos perdido más elefantes en los últimos cinco meses, que en todo el 2016. Esto es alarmante.Rohit Singh, agente judicial especial de WWF

WWF dijo esta semana que al menos 20 elefantes asiáticos muertos y desollados, incluyendo hembras y crías, han sido encontrados en las regiones Bago Yoma y Ayeyarwady de Myanmar desde enero.

"Esta es una crisis de caza furtiva muy grave que estamos enfrentando", dijo Rohit Singh, un especialista en cumplimiento de la ley de vida silvestre de WWF, a HuffPost a través de Skype el jueves. "Hemos perdido más elefantes en los últimos cinco meses que en todo el 2016. Esto es simplemente alarmante".

Los cazadores furtivos usan flechas con veneno para matar a los elefantes, les disparan a los animales antes de acecharlos mientras padecen una muerte lenta y dolorosa. A continuación, cortan los cadáveres, arranca la piel en tiras y cortan las partes del cuerpo vendible como las patas (se dice que es "sabroso") y los penes (para su uso en la medicina tradicional).

"Con el comercio de la piel, todos los elefantes son objetivo", dijo Singh, desde su oficina en la capital de Camboya, Phnom Penh. "Hemos encontrado madres y crías brutalmente asesinadas y desolladas".

WWF
Autoridades de Myanmar revisan el cadáver mutilado de un elefante.

La población de elefantes se ha reducido en Myanmar desde al menos el 2012.

El gobierno dijo en enero que la caza furtiva de elefantes en el país se multiplicó por diez desde entonces, impulsada por una creciente demanda no solo de marfil, sino de piel de elefante y otras partes del cuerpo.

Myanmar tiene la segunda población mundial de elefantes asiáticos (la India tiene más). Aunque los números exactos son desconocidos, WWF dijo que el país del sudeste asiático puede tener tan solo 1,500 elefantes ahora en vida silvestre.

WWF
Los elefantes son asesinados por su piel en Myanmar.

La creciente demanda de piel de elefante en Myanmar parece provenir de una nueva "moda" en la medicina tradicional. Los orígenes de esta tendencia siguen siendo un misterio, dijo Singh. Sin embargo, las pieles de elefantes han aparecido con mayor frecuencia en los mercados locales de todo el país, donde se anuncia como una cura milagrosa para los problemas de la piel como eczema e incluso espinillas.

Singh se apresuró a señalar que no hay evidencia científica que sugiera que esto es cierto. "Es solo piel", dijo. "No hay valor medicinal".

Añadió que no está claro si la piel de elefante es realmente incluso un producto "tradicional". "Hemos oído algunos casos en África donde la piel de elefante se ha utilizado con fines medicinales, pero en Asia, esta es la primera vez que estamos escuchando sobre ello", dijo. "Puede que no tenga valor tradicional".

WWF
Una muestra de piel de elefante cerca de la Golden Rock Pagoda de Myanmar.

En enero, los reporteros de la AFP describieron a vendedores con rebanadas de piel de elefante, a un precio de unos pocos dólares por pulgada cuadrada, al pie de la famosa pagoda de la roca dorada en el estado Mon de Myanmar.

"La piel del elefante puede curar enfermedades de la piel como el eccema", dijo un dueño de una tienda, que también vendía espinas de puerco espín y pieles de serpiente. "Quemas pedazos de piel en una olla de barro. Luego retiras la ceniza y la mezclas con aceite de coco para aplicarla en el eccema".

The Guardian informó esta semana que también se han encontrado productos de elefante de Myanmar también a través de la frontera a China, donde la demanda de partes del cuerpo como trompas, patas y penes está en aumento. La piel del elefante es "particularmente en auge" para los propósitos de la medicina tradicional, de acuerdo con el diario.

Singh dijo que hay una preocupación grave de que la reputación "medicinal" de la piel de elefante se puede propagar por toda la región y en otros lugares, lo que aumenta la demanda y plantea una amenaza potencial para los elefantes en todo el mundo.

"Sabemos, por ejemplo, lo que está sucediendo con los rinocerontes", dijo, refiriéndose a cómo la demanda de cuerno de rinoceronte en medicina tradicional asiática ha alimentado una crisis de caza furtiva no solo en Asia, sino también en África. "Sabemos que esta demanda repentina ejerce una gran presión sobre una especie, y si queremos proteger el futuro de los elefantes de Myanmar, debemos actuar ahora, y necesitamos abordar el problema antes de que se salga de control".

WWF
La trompa de un elefante cuelga de una rama en Myanmar.

WWF lanzó una campaña esta semana llamada "Save Their Skins", en un esfuerzo por aumentar la conciencia y los fondos para combatir la crisis de caza furtiva en Myanmar. La organización dijo que ahora trabaja en estrecha colaboración con el gobierno de Myanmar para entrenar y equipar a los guardabosques con tecnología anticaza furtiva para abordar el problema en el terreno. WWF dijo que también planea involucrar a las comunidades locales en el tema y para encontrar formas de amortiguar la demanda de partes de elefantes.

La Wildlife Conservation Society también trabaja con funcionarios locales para desarrollar un plan de acción de conservación para proteger a los elefantes de Myanmar. El plan de 10 años se dio a conocer en enero.

Los elefantes asiáticos son considerados una especie en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En los últimos 50 años, más del 60% de las especies se han perdido en la naturaleza.

"Todo el mundo habla del elefante africano y de las amenazas que enfrentan", dijo Singh esta semana, "pero el elefante asiático tampoco ha sido afectado".

También te puede interesar:

- Elefantes bebé son salvados por tribus kenianas

- La humanidad está a punto de 'lograr' una nueva extinción masiva de especies

- Cazadores matan a un rinoceronte por su cuerno en un zoo francés

Esta historia se publicó originalmente en la edición estadounidense del HuffPost.